Skip to content

Los proyectos de jornada continua y el fracaso escolar

2 diciembre 2009

.

Mientras España incumple todos los objetivos que se marcó la Unión Europea para mejorar los sistemas educativos en 2010 e incluso empeora en los más importantes, como las tasas de abandono escolar o el nivel de comprensión lectora, el profesorado de muchos centros educativos ha propuesto a las familias implantar la jornada escolar continua.

Este modelo lleva muchos años funcionando en varias comunidades autónomas y la propuesta consiste en concentrar las clases de los alumnos por la mañana para tener la tarde libre. La jornada continua ahorraría a los alumnos dos desplazamientos diarios al centro y les permitiría disponer de más tiempo libre por la tarde para hacer actividades extraescolares, siempre y cuando sus padres dispongan de recursos suficientes para costearlas. Pero la mayoría de las familias no podría conciliar la vida familiar y laboral, porque los horarios laborales en España no son compatibles con la jornada escolar continua, aunque tampoco lo son con la jornada partida, y el rendimiento de los alumnos probablemente no mejoraría, porque ningún estudio científico concluye que el rendimiento aumente con la jornada continua. Si consideramos que todas las comunidades autónomas que fueron pioneras en implantar este modelo registran en la actualidad un alto porcentaje de fracaso escolar, todo parece indicar que ahorrarse dos viajes diarios y mejorar la organización de las actividades extraescolares, no son medidas eficaces para luchar contra el fracaso escolar. En estas circunstancias, ¿por qué seguir proponiendo la implantación de un modelo que en nuestro país, hasta ahora no ha funcionado?

Los docentes son especialistas en educación, conocen mejor que nadie la situación en los centros escolares y los problemas que puedan tener los alumnos de hoy en día. Sin embargo, años tras año estos profesionales proponen implantar el mismo horario escolar, basándose en los mismos argumentos que ya se esgrimían hace más de veinticinco años ( “Jornada continua o partida en la escuela” es un artículo publicado en 1983, podéis leerlo en PDF en estos enlaces página 43 y página 44.)

Un cuarto de siglo es mucho tiempo para experimentar un horario y aunque intervienen numerosos factores en el fracaso escolar, en España, la jornada continua no está dando buenos resultados. Somos uno de los países de la OCDE con el mayor porcentaje de fracaso escolar y es evidente la necesidad urgente de presentar alternativas modernas, innovadoras, eficaces, con planes de mejora adaptados a los alumnos de la sociedad actual. Posiblemente, también resultaría mucho más interesante y motivador para sus autores.

Por supuesto, es mi opinión, y es muy personal.

El autor del dibujo de arriba es Faro:  www.e-faro.info

Un saludo.

Mail enviado por Patricia

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. un padre permalink
    2 diciembre 2009 20:48

    Desde mi punto de vista, el problema es que no está demostrado que la jornada continua mejora la educación de los niños, pero no hay ninguna duda de que este modelo mejora la organización de algunas familias y el horario laboral del profesorado. En realidad, se mezclan los intereses de los alumnos, de sus familias y de sus maestros y profesores. Por esto algunos centros proponen implantar la jornada continua una y otra vez, hasta que finalmente se aprueba. Y por esto creo que los proyectos de jornada continua se seguirán elaborando y proponiendo año tras año, quizás incluso durante otro cuarto de siglo más, a menos que se cambie la legislación.

  2. Enzo permalink
    2 diciembre 2009 23:18

    Yo creo que en muchos casos se ha perdido de vista lo más importante: la educación de los niños. Al implantar la jornada continua se priorizan aspectos como la reducción de los desplazamientos al centro para la comodidad de las familias o la conciliación de la vida familiar y laboral del profesorado, en detrimento de otros temas relacionados directamente con el aprendizaje de los niños.

    Con la jornada continua es preciso introducir más descansos a lo largo de la mañana, para que los niños puedan mantener la atención (a veces los alumnos tienen dos recreos), por lo que inevitablemente se pierde tiempo lectivo. Pretendemos enseñar a los niños el mismo programa con los mismos métodos de enseñanza, pero con menos horas lectivas. Y creo que estamos subestimando este tiempo que se pierde, porque sólo 10 minutos menos de clase cada mañana son más de 3 horas lectivas de menos al mes.

  3. Pedro García permalink
    3 diciembre 2009 19:57

    ¿El problema del fracaso escolar en España es la conciliación familiar y laboral de unos pocos privilegiados que no tienen que trabajar por la tarde y la organización de las actividades extraescolares?

  4. Omnix permalink
    4 diciembre 2009 21:54

    No soy docente pero creo que también hay fracaso escolar porque los niños no reflexionan lo suficiente y aprenden de memoria pero no razonan. Por esto es tan importante la comprensión lectora. Y con la jornada continua hay menos tiempo para pensar y debatir un tema en clase, porque hay más descansos y por lo tanto, menos horas lectivas.

  5. Padre preocupado permalink
    4 diciembre 2009 22:53

    No se suele hablar de la reducción del tiempo lectivo que supone la jornada continua. Estoy de acuerdo con Enzo, es un tiempo que no hay que subestimar. Pero en realidad, si se añade un recreo de 10 minutos, hay que añadir el tiempo para salir de clase y volver a ella, así que estos 10 minutos fácilmente se convierten en 20. Si los niños pierden 20 minutos de clase cada día en descansos, esto significa que en un mes habrán perdido un total de 6 horas lectivas y 40 minutos.

  6. Juanjo permalink
    7 diciembre 2009 22:54

    Lo cierto es que si analizamos los argumentos para justificar la implantación de la jornada continua, no hay ninguno que demuestre que este modelo sea mejor para la educación de los niños.

    En nuestro proyecto, hay incluso alguno que nada tiene que ver con la Educación de los niños: “Incorporación de nuevos puestos de trabajo para gente desempleada.” Es decir, que la jornada continua permite crear empleos al contratar a monitores para realizar las actividades extraescolares de la tarde, pero sin precisar en ningún momento que quienes pagarán su sueldo serán los padres.

    En definitiva, después de 25 años no hay argumentos pedagógicos sólidos para implantar este horario.

    Saludos.

  7. wali permalink
    10 diciembre 2009 23:52

    Después de 25 años, no hay estudios que prueben que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos. En realidad, todo indica que el tipo de jornada escolar no afecta al rendimiento escolar.
    Entonces, ¿por qué a los proyectos de jornada continua, se les sigue llamando “proyecto de mejora pedagógica”, si no lo son?
    Y si no lo son, ¿para qué seguir implantando este modelo?

  8. Jon permalink
    12 diciembre 2009 10:29

    El proyecto de nuestro colegio no contiene referencias bibliográficas para poder contrastar la información y las mejoras son principalmente organizativas. De unos profesionales de la educación esperaba un análisis más fino y riguroso, con soluciones eficaces para resolver problemas de nuestra educación.

  9. Pablo821 permalink
    14 diciembre 2009 11:25

    Los profesores tienen la capacidad para realizar proyectos mejores pero siempre vuelven a presentar el mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s