Skip to content

Un proceso dañino

24 diciembre 2009

.

En esta época del año, muchos centros educativos están inmersos en el proceso para modificar la jornada escolar, un proceso que me parece muy dañino para la Educación en nuestro país.

Durante años, las familias sólo tuvieron acceso a la información que les facilitaba el profesorado en el “Proyecto de jornada continua” y a su opinión profesional respecto a los supuestos beneficios de este modelo para la Educación de los alumnos.

Hoy en día, con internet, las familias tienen acceso a mucha más información: estudios, artículos de prensa, la opinión de otros profesionales de la Educación, de las Federaciones de AMPA (que a veces no coincide con la opinión de la junta directiva de la AMPA de su colegio), los testimonios de otras familias cuyos hijos tienen la jornada continua… Opiniones a favor o en contra, pero opiniones que hacen reflexionar a unos padres que se muestran mucho más críticos cuando el profesorado intenta convencerles de las bondades de la jornada continua. Y el problema es que, precisamente, el profesorado intenta convencerles, pero no les demuestra que este modelo mejorará el aprendizaje de los niños. Muchas opiniones profesionales a las que tienen acceso los padres, no coinciden con la opinión del profesorado, y los resultados que ofrecen actualmente las comunidades pioneras en implantar este modelo (Andalucía, Canarias…) tampoco son un buen ejemplo.

Los padres hoy en día, saben que la jornada continua es una reivindicación del profesorado para equiparar su jornada laboral con el resto de los funcionarios, y mejorar su conciliación laboral y familiar. Y aunque puede que sea legítima, a muchas familias les resulta difícil apoyar una reivindicación que podría perjudicar la educación de sus hijos.

Por una parte, pretendemos recuperar la consideración social y el reconocimiento profesional de todo un colectivo, pero por otra, nuestras normativas obligan a los padres a contrastar la información que facilitan los docentes, a cuestionar su opinión profesional, a verificar la exactitud de sus argumentos, para descubrir que no todas sus afirmaciones se ajustan a la realidad. En nuestro sistema hay muchos profesionales magníficos, pero por causa de este proceso, hay docentes que pierden credibilidad, la confianza y el respaldo de muchas familias, y su actuación perjudica a todo el colectivo.

En una entrevista publicada en la Revista ESCUELA, José Gimeno Sacristán, Catedrático de Didáctica de la Universitat de Valencia dijo:

“Los maestros van a dejar de ser un grupo social de referencia en la medida en que sólo se preocupan de sus propios intereses”.

“Todo el mundo sabe que tras la idea de hacer coincidir la jornada laboral de los maestros con la jornada escolar de los niños, lo único que hay son ventajas laborales para los maestros”.

 

Un cordial saludo.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. Lorenzo permalink
    26 diciembre 2009 12:02

    Yo no tenía una opinión formada, pero los maestros insistían en cosas que no se aguantaban: ¿cambiar el horario para que niños de 3 años estén acostumbrados a este horario cuando fuesen al instituto?; ¿para aumentar las actividades extraescolares?, ¿por qué no las aumentan con la jornada partida?; reducir los viajes al colegio: ¿para mejorar el aprendizaje de los niños?; conciliar la vida familiar/laboral: no puedo conciliar con mis hijas saliendo a las 16h30 porque trabajo por las tardes, ¿cómo voy a conciliar si salen a las 14h? y como yo, muchos padres que trabajan en oficinas y comercios.
    Un planteamiento muy raro viniendo de unos maestros que me hizo sospechar que detrás de la propuesta se escondía algo. Y cuando empiezas a recabar información te das cuenta que no se trata de una mejora para la educación de los niños, sino de una reivindicación laboral. Me sentí engañado, traicionado por los maestros de mis hijas. Nunca había tenido motivos para no confiar en su opinión, ahora tenía de sobras. No se aprobó la jornada continua, pero ya no es lo mismo. Ellos también están más distantes con los padres que según ellos, “les denegaron la jornada continua”. Un proceso muy malo, malísimo para el sistema educativo.

  2. Consideración permalink
    26 diciembre 2009 15:46

    Últimamente se habla mucho de la autoridad de los docentes. Yo creo que la consideración y al autoridad se ganan. En nuestro colegio el proceso provocó muchas tensiones, hubo alguna que otra subida de tono cuando los padres se mostraron escépticos ante los argumentos del profesorado y cierto docente llegó a perder las formas. La mutua confianza está malherida y al final para nada, porque la jornada continua no se aprobó.

  3. Roxy permalink
    26 diciembre 2009 17:47

    Estoy de acuerdo. ¿Cómo van a recuperar el prestigio, si hay docentes que no son sinceros y que se enfadan cuando los padres no se dejan convencer?

  4. Animato permalink
    26 diciembre 2009 23:39

    Vivimos en una sociedad de la información. Lo que valía hace quince o veinte años ya no vale ahora. Procurase un ejemplar de “La hora de la escuela” podía resultar toda una odisea para las familias hace diez años. Ahora basta teclear el título del informe en la barra de Google y tenemos acceso a él en unos segundos. De la misma forma, conocer la opinión de los expertos y de las asociaciones de madres y padres de alumnos era una labor complicada, de larga duración y a menudo imposible. Hoy sólo hay que teclear las palabras adecuadas en cualquier buscador y disponemos de una apabullante cantidad de información. Ahora es más difícil convencer a las familias de las bondades de la jornada continua, sobre todo si no se pueden aportar estudios rigurosos que demuestren las supuestas bondades de este horario.

  5. Asun permalink
    26 diciembre 2009 23:57

    Estoy de acuerdo. La maestra de mi hijo aprovechó la hora de tutoría para aconsejarme de votar a favor de la jornada continua. Según ella, todo eran ventajas para mi hijo, pero no dijo que su horario laboral mejoraría considerablemente. El proceso es muy dañino, porque la mayoría de los padres saben que la jornada continua es una reivindicación laboral, y esta señora y las demás maestras que hicieron lo mismo en las tutorías, han perdido toda credibilidad.

  6. Cristina permalink
    27 diciembre 2009 9:48

    Uno de los problemas es que el profesorado insiste en que el rendimiento de los niños aumenta con la jornada continua y que existen numerosos estudios de importantes sociólogos y psicólogos que defienden este horario, pero no facilitan referencias bibliográficas para poder contrastar esta información. Así que la pregunta es: ¿hasta qué punto son rigurosos los proyectos de jornada continua?

    En el año 2000, el Catedrático de Sociología Mariano Fernández Enguita ya mencionó la ausencia de esta información en su informe “La hora de la escuela”: “… desfilan como evidencia las pretendidas conclusiones inequívocas de todas las especialidades científicas – sin un solo nombre, ni título, ni fecha, ni referencia precisa, pues hablar es gratis – para confluir en una conclusión a medida: “Eminentes psicólogos, sociólogos y sobre todo los estudiosos de las ciencias de la Educación, tras profundos estudios e investigaciones que los profesionales de la educación constatamos a diario, han llegado a la conclusión de que los biorritmos actúan en proporción geométrica creciente de 9 a 14 horas, alcanzando el punto más [alto] entre las 9 [y] las 13 horas.” Eminencias anónimas (en realidad inexistentes), conclusiones sin resquicio de duda (lo mismo), el horario deseado (cómo no), una mejora ¡¡geométrica!! y un punto álgido ¡¡de cuatro horas!!, y hasta un misterio añadido: ¿cómo se puede seguir creciendo hasta las 14 horas si se ha alcanzado el punto más alto entre las 9 y las 13?, ¿hacia abajo?…”

    Diez años más tarde, los docentes siguen afirmando que hay una amplia literatura científica que concluye que el rendimiento es mayor con la jornada continua, y siguen sin facilitar referencias bibliográficas para contrastar esta información.

  7. Wali permalink
    27 diciembre 2009 11:01

    Por una parte defendemos la escuela pública y por otra, queremos implantar un horario que no ha demostrando su efectividad en las comunidades que llevan años con este modelo, sobre el cual no hay estudios que concluyan que es mejor para los niños, mientras las escuelas privadas no se plantean cambiar el horario y mantienen la jornada partida.

  8. Grupo Información Jornada Escolar permalink*
    27 diciembre 2009 20:55

    Hola a todos,

    En el informe “Tiempos escolares” de Rafael Feito Alonso (Doctor en Sociología por la Universidad Complutense) podemos leer:

    “Desde hace varios años, cada mes de febrero, numerosos colegios públicos de Educación Infantil y Primaria estallan en un conflicto sin precedentes con motivo del posible paso de la jornada escolar ordinaria a la jornada continuada (…) El proceso ha derivado en muchos centros en enfrentamientos –entre profesores y familias, y entre familias– y en la negación del diálogo. Todo ello es prueba manifiesta de la falta de madurez de nuestra sociedad civil y de la superficialidad de los hábitos democráticos (…) Lo más lamentable es la distorsión y deterioro de la convivencia democrática que está suponiendo en muchos centros el posible paso de una jornada a otra.”

    Y así empieza Mariano Fernández Enguita (Catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca) el post “Democracia totalitaria” que publicó en su bitácora:

    “Cada mes me llega el caso de otro colegio donde los profesores proponen la jornada continua, una parte de los padres se opone, aquéllos movilizan a la otra, la cosa se envenena y la comunidad se va al carajo…”

    Un saludo.

  9. Pablo permalink
    28 diciembre 2009 11:36

    Andalucía es una de las comunidades autónomas pioneras en implantar la jornada continua.

    Por una parte, el profesorado afirma que la jornada continua es maravillosa para la Educación de nuestros hijos y mejora su rendimiento.

    Por otra, los periódicos publican cosas como ésta: “Andalucía sobrepasa en más del doble el porcentaje de abandono educativo temprano de la UE, con un 38% frente a un 14,9%”

    Y ahora la pregunta es: ¿deben las familias seguir confiando en la opinión profesional de los docentes?

    Por esto es tan dañino este proceso.

    Podéis leer el artículo en este enlace.

  10. María permalink
    29 diciembre 2009 9:55

    Según el filósofo Emilio Lledó, “Lo único que puede dar autoridad y prestigio a la profesión es “el amor a lo que se enseña y el amor a los que se enseña”
    http://www.elpais.com/articulo/educacion/ensenanza/topicos/profesorado/elpepuedu/20091130elpepiedu_2/Tes

  11. Madre permalink
    4 enero 2010 9:27

    Con las TIC ha topado la jornada continua.

  12. Lucía permalink
    9 enero 2010 21:47

    “Los procesos masivos de paso a la jornada continua en España han sido, casi siempre, muy traumáticos, enfrentando a los padres con los profesores; a los padres entre sí o con sus asociaciones y a éstas con sus federaciones; también, aunque en menor medida, a los profesores entre sí; y, a menudo, a todos con la Administración. Estos enfrentamientos han dañado de modo duradero las relaciones dentro de las comunidades escolares, han escindido en algunos casos al movimiento de padres y han favorecido en malestar y el enclaustramiento del profesorado.”

    Mariano Fernández Enguita: “La jornada escolar continua en España: dinámica y efectos”

    En la p.26 de este documento:
    http://forteza.sis.ucm.es/profes/juanfran/crono/SIC_comunicaciones.pdf

  13. Arancha permalink
    15 abril 2010 13:07

    El curso pasado se inicio el proceso de cambio de jornada en el colegio de mis hijos.
    Los padres nos agradecieron y felicitaron a la Junta directiva del APA el trabajo que habiamos realizado, por ser excelente e ingente.

    Fuimos generosas con la comunidad de padres y madres aceptando con nuestro voto que se abriera el proceso aunque personalmente no considerasemos oportuno abrirlo( me refiero al proceso )y asi se pudieran expresar todos los padres.
    Organizamos asambleas informativas, garantizando el respeto y la tolerancia a todas las opiniones.
    Nos esforzamos en traer expertos reconocidos en el tema y presentar un documento para que los padres conociesen los pros y los contras de la jornada escolar continua y no solo la propaganda oficial.

    Creo que con este esfuerzo sirvio para que los padres se pudieran formar un criterio mas ponderado sobre el tema en cuestion.

    ¿ Como se se desarrollo el proceso y si merecio la pena?
    Mi opinion es que no sentiamos esta necesidad los padres segun los resultados.
    Lo peor del proceso fue las tensiones innecesarias que se provocaron. Se erosiono la confianza mutuo que habia

    Antes de seguir abriendo procesos en colegios necesitamos con urgencia que actores principales como la administracion se preocupe los tiempos ecolares y se elabore un estudio riguroso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s