Skip to content

La jornada continua y los enfrentamientos

17 enero 2010

.

Así comienza el artículo “Tiempos escolares” de Rafael Feito Alonso, Doctor en Sociología de la Universidad Complutense:

 “Desde hace varios años, cada mes de febrero, numerosos colegios públicos de Educación Infantil y Primaria estallan en un conflicto sin precedentes con motivo del posible paso de la jornada escolar ordinaria (de 09.30 a 13.00 y de 15.00 a 16.30, o media hora antes o incluso después)  a la jornada continuada (de 09.00 a 14.00)…”

Hace 10 años, Mariano Fernández Enguita, Catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca, realizó un estudio sobre la jornada escolar y en su informe “La hora de la escuela” señaló:

“… todo depende de que las autoridades lo pongan fácil o difícil y de que los padres se posicionen a favor o en contra. Si las primeras lo ponen fácil y los segundos apoyan, todo discurre por un camino de rosas. Si las autoridades se oponen, entonces vienen la campaña de los profesores ante los padres, primero, y, si éstos se suman, la movilización, después. Si las autoridades arbitran un procedimiento y los padres se oponen, lo que se produce es un fuerte enfrentamiento y una fractura de la comunidad escolar —y, tal vez, de cada una de sus partes—. Si las autoridades no se oponen frontalmente pero regulan el proceso de forma más o menos estricta, se produce un cúmulo de irregularidades…” (p.20)

Internet ha mejorando considerablemente las comunicaciones y facilitado el intercambio de información. Hasta hace poco, la mayoría de los padres ignoraba la existencia de “Tiempos escolares” o de “La hora de la escuela” y no hubiera sido fácil procurarse una copia. Ahora, cualquier buscador de internet encuentra estos documentos y se pueden consultar desde casa, por lo que se están poniendo de moda entre los padres preocupados por este tema.

Pero me temo que la facilidad de encontrar tanta información agravará el problema de los enfrentamientos que se producen cada año en las comunidades educativas. Los padres hoy en día son capaces de aportar objetividad a los debates sobre la jornada continua que se producen en los centros y pueden cuestionar e incluso contradecir, tanto la información de los proyectos de jornada continua como la opinión del profesorado, que no suelen apoyar sus afirmaciones en datos contrastados.

Os adjunto el enlace de un colegio de Madrid que se encuentra en pleno proceso de cambio de jornada. Lamentablemente, en este centro, ya se están produciendo los inevitables e innecesarios enfrentamientos que cada año genera la jornada continua.

“Es difícil imaginar un proceso más dañino para la escuela y para las relaciones entre los sectores implicados en su funcionamiento.” (“La hora de la escuela” p. 32)

Y coincido con el autor de “Tiempos escolares” cuando concluye:

“… creo que es un enorme error dejar al albur de cada centro la decisión sobre el tipo de jornada. Ésta debiera ser objeto de una regulación general. Cuando el proceso discurre centro a centro los niveles de información de las familias –pero también de los profesores– son escandalosamente bajos hasta el extremo de que en estas condiciones no se puede adoptar sensatamente una decisión….”

.

Entrada publicada por Cristina.

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. Lucas permalink
    18 enero 2010 10:24

    En mi opinión, no corresponde a los padres determinar cual es el horario más adecuado para la educación de los niños. Pero después de “sobrevivir” a un proceso de cambio de jornada, creo que éste tampoco es el objetivo de la jornada continua. Los enfrentamientos ocurren porque el profesorado es parte interesada en este proceso. Sus argumentos para justificar el cambio de horario no son objetivos y su proyecto no está documentado por lo que es imposible contrastar la información. Y ahora con internet, los padres lo saben. La jornada escolar debería regularse por ley.

  2. Razzle permalink
    18 enero 2010 14:18

    Totalmente de acuerdo. El proceso de cambio de horario provoca malestar y enfrentamientos inútiles en la comunidad educativa, y todo para implantar un horario cuya eficacia para mejorar la educación no está demostrada. Se tendría que regular el horario escolar con una ley.

  3. Pablo permalink
    18 enero 2010 18:13

    Si hace 10 años que se escribió “La hora de la escuela”, ¿qué ha hecho nuestra administración durante todo este tiempo para evitar los enfrentamientos en los colegios por este tema?

  4. Madre permalink
    18 enero 2010 19:14

    Hola,
    Dentro de poco votaremos el cambio de jornada por tercera vez en tres años. Es un proceso que desgasta las relaciones en la escuela. Creo que no corresponde a los padres aprobar o denegar una mejora laboral del profesorado, y menos tener que enfrentarse con los maestros de sus hijos por no estar de acuerdo con el cambio de horario. Me parece perjudicial para la escuela pública seguir mezclando el horario de los niños con el horario del profesorado, porque todo indica que el horario que lógicamente quieren los docentes, no es el más adecuado para los niños.
    Si los padres no han aprobado la jornada continua durante dos años seguidos, significa que no la quieren. Pero el profesorado insiste. No voy a ir a votar para protestar, como muchos padres de este colegio de Madrid.
    Un saludo.

    • vanessa bargondia de pablo permalink
      18 octubre 2010 15:38

      hola: en mi centro ya hemos votado en el 2010 para la jornada continua y me gustaria saber que puedo hacer para que este nuevo curso 2010-2011 podamos volver a votar pues nos quedamos a 8 votos .

      • Antonio V. permalink
        18 octubre 2010 20:54

        Si la votación de este año ha sido como año experimental, votaréis dentro de unos meses (no llegará al año).

        Si la votación ha sido para la implantación definitiva y queréis volver es más complicado.
        Primero tendrás que ver el proyecto que se votó por si acaso dejaron alguna vía de escape y que se pueda volver a votar al pasar un período de tiempo.

        En caso de que no exista esa posibilidad, tendrás que convencer a los maestros para que en el Claustro aprueben la modificación de tiempos escolares (cosa improbable), después en el Consejo Escolar debe de aprobarse por mayoría de 2/3, (tampoco es fácil teniendo en cuenta que los padres somos minoría), si superas los dos primeros pasos el tercero es fácil solo tendrás que hacer un proyecto de modificación de tiempos escolares (si lo haces como el que suelen hacer ellos no te será complicado) y esperar que salga la votación.

        Si no olvido nada en Castilla la Mancha es así, en otras Comunidades no se como lo harán pero debe ser algo parecido para que no haya vuelta atrás.

        He intentado contestar lo más brevemente posible a tu pregunta si tienes dudas se puede ampliar la respuesta.

      • Madre permalink
        18 octubre 2010 21:19

        Vanessa, ¿por qué queréis volver a votar si el curso pasado no se aprobó el cambio de horario? ¿No se debería respectar la voluntad de la comunidad educativa?

  5. Pix permalink
    18 enero 2010 20:29

    Gracias a internet, los padres tienen acceso a todos los documentos, estudios, informes, artículos de prensa y opiniones disponibles en la red y cada vez será más difícil convencerles de las bondades de la jornada continua, sobre todo, cuando los argumentos para justificar su implantación no son irrefutables.

  6. Cazio permalink
    19 enero 2010 7:27

    La ley ofrece al profesorado la oportunidad de mejorar sus condiciones laborales y, comprensiblemente, los docentes aprovechan esta oportunidad.
    En lo que ya no estoy de acuerdo, es que se haga creer a los padres que la jornada continua sería una maravilla para la educación de sus hijos y que mejoraría su rendimiento, cuando en realidad no hay nada que demuestre que esto sea cierto. Cada vez más padres tienen acceso a la información disponible en internet, encuentran documentos que contradicen los argumentos del profesorado y cada vez, será más complicado persuadirles de las bondades de la jornada continua.
    Yo creo que es un error mezclar un tema educativo con un tema laboral, y delegar en las familias la responsabilidad de elegir el horario escolar, traspasándoles el malestar que cualquier negociación laboral conlleva.

  7. Madre permalink
    19 enero 2010 14:46

    Resulta difícil confiar en unos profesionales que niegan la validez de los estudios que se han publicado sobre este tema, y basan sus argumentos en criterios de satisfacción y en la opinión de expertos anónimos para afirmar que la jornada continua es mejor par la educación de los niños.

  8. Tea permalink
    19 enero 2010 16:47

    Yo creo que sería lo mejor. Los conflictos en nuestro centro por el tema de la jornada continua fueron muy desagradables y no sirvieron para nada. No se cambió el horario y dos años después todavía hay padres y docentes resentidos con los padres que no estaban de acuerdo con la jornada continua.

  9. 20 enero 2010 8:22

    Bueno, este es un tema que lleva coleando muchos años, como demuestran los estudios realizados por el profesor Feito, por su colega Fernández Enguita, y por otros expertos en educación y sociología que, presumiblemente, no tienen intereses propios en el conflicto.
    Tras estos años de reflexión y búsqueda de razones para un cambio de horario, no he encontrado justificación suficiente que motive el inicio del proceso de cambio a la jornada contínua, como no sea por intereses laborales del profesorado o del sector de padres y madres cuyos propios horarios laborales son, a su vez, intensivos o de jornada contínua.
    La jornada contínua no es ni buena ni mala en sí misma. Tampoco un cuchillo carnicero lo es. Todo depende de cómo se use, con qué finalidad y en qué circunstancias. Con nuestra actual organización social, en la que la mayoría de las familias siguen teniendo horarios laborales mañana y tarde (no todo el mundo es funcionario, o trabaja en banca), en la que los servicios complementarios de educación dependen del bolsillo de las familias (esos servicios que habría que habilitar por las tardes para que los niños no estén en las calles o frente al desaconsejable televisor y las consolas), la jornada contínua crea más problemas que resuelve. Y lo más importante: no mejora ni un ápice el rendimiento educativo ni académico del alumnado.
    Se trata pues, en mi opinión, de una maniobra sindical para la mejora de las condiciones laborales del profesorado. Una pretensión muy lícita y comprensible. El error consiste en pretender que seamos los padres los que tengamos que decidir su implantación. Eso no es más que un síntoma de debilidad de los que gobiernan, al no sentirse con ganas ni fuerzas para enfrentarse a un colectivo que, igual que los controladores aéreos, están acostumbrados a conseguir lo que quieren en base a la amenaza de paralizar el sistema cuando quieran.
    A mí, como padre, no me importa si el profesorado tiene o no jornada contínua o partida. Como ha dicho Madre en su comentario, en Educación se solapan dos horarios: el lectivo (que correspoonde al alumnado) y el laboral (el de los docentes y personal de servicio). Y no tiene por qué ser el mismo en el tiempo. Tal vez se pueda conseguir, moderando salarios, que haya más profesionales con horario contínuo que cubran satisfactoriamente el horario partido (incluso con una hora más) del alumnado.
    Y nosotros, los padres y madres, no debemos entrar en el juego de decidir sobre el horario de los profesionales, como tampoco decidimos sobre el horario de los médicos ni de los policías o bomberos, funcionarios todos que están al servicio de la sociedad.
    Y pienso yo que, con estos argumentos (y con otros mejores todavía) es con los que hay que responder a los docentes que pretenden oficializar el cambio de horario.
    Otro detalle que me viene a la mente: si fuese tan buena la jornada contínua, ¿no creen ustedes que ya la habrían adoptado los colegios privados y concertados hace mucho tiempo? ¿por qué no lo hacen?

  10. 25 enero 2010 13:59

    Las decisiones sobre el horario del centro y de los docentes que en el trabajan no deberían ser tomadas de este modo. Es un tema demasiado sensible para ser tratado de esta manera, no debería trascender a las familias. Creo que es competencia de la Administración regular estos temas.
    Es cuanto menos desagradable la situación que se crea y cuesta mucho esfuerzo dejar de lado las diferencias de opinión tanto entre padres y docentes como entre los propios padres que discrepan.
    Planteándolo de este modo, solo se hace que dejar en entredicho la profesionalidad de los docentes y la competitividad de la escuela pública frente a la privada.

  11. Grupo Jornada Escolar permalink*
    25 enero 2010 19:29

    Hola,

    Gracias a todos por comentar aquí.

    Por si interesa, os facilitamos los enlaces del blog de Claudio y del foro que Eva creó para que los padres de su colegio pudiesen intercambiar opiniones sobre la jornada escolar.

    Un cordial saludo.

    Blog “Educación es el camino y la meta”: http://guisaet.blogspot.com/

    Foro de madres y padres de alumnos: http://www.garciamarquez.foroactivo.es/foro/

  12. María permalink
    30 enero 2010 16:57

    El blog de los padres del colegio de Madrid es una iniciativa muy buena. No es un foro más, es un lugar dónde los miembros de la comunidad educativa intercambian opiniones y reflexionan sobre el tema, y esto lo hace muy interesante. El debate sobre la jornada continua se ha trasladado a internet y es muy positivo.

  13. Kemua permalink
    1 febrero 2010 10:38

    ¿Por qué la jornada continua produce enfrentamientos?

    “La Administración autonómica ha tomado partido y a continuación ha mirado para otra parte. Ha tomado partido porque ha publicado una Orden en la que expresa que la jornada partida es la jornada ordinaria y después ha puesto todo en manos de los padres, los profesores, los centros, las asociaciones y los ayuntamientos, es decir, ha pasado la responsabilidad a otros. Está colaborando en que se produzca un cierto caos y numerosos desencuentros.”

    Es un comentario que publicó la FAPA Francisco Giner de los Ríos y podéis leerlo aquí:
    http://documentos.aplicars.es/documentos/participacion54-dossier_jornada.pdf

  14. jose permalink
    18 febrero 2010 15:20

    La decisión sobre qué jornada escolar es la más adecuada para nuestros hijos (no para los padres)debería ser tomada por las autoridades educativas, Los padres tenemos muy poca o nula información del tema y la poca proviene del profesorado, parte muy interesada en la modificacion.
    Siempre he pensado que el hecho de que las CCAA permitan que los padres decidamos, es una aceptación de las presiones de los sindicatos de enseñanza oara que los profesores consigan la jornada laboral de mañana, reivindicaciòn muy justa pero que debe conseguirse por otros medios, como en otros ámbitos laborales y no utilizando a los padres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s