Skip to content

El proyecto y el debate

23 enero 2010

.

Cuando un centro plantea cambiar el horario escolar, la comunidad educativa inicia un debate sobre la conveniencia de implantar la jornada continua, y durante varias semanas, madres, padres y docentes analizan las ventajas de reducir los desplazamientos diarios al centro, la siesta de los alumnos de educación infantil, el aumento de las actividades extraescolares etc…

¿Son éstas las causas del elevado porcentaje de fracaso escolar que ha invadido nuestro país?

Y el proceso para modificar la jornada escolar termina por dividir, enfrentar, fracturar toda la comunidad educativa.

Me llama la atención un artículo publicado en Magisnet.com: “Un informe desmonta ocho afirmaciones comúnmente aceptadas como verdades”.  El artículo habla de un informe sobre la escuela obligatoria sueca que han elaborado tres economistas que “describen la escuela como una organización con una meta (producir conocimiento) y con ciertos recursos (en primer lugar, los profesores).”

“Si una empresa hiciera lo que hace la escuela pública no sólo quebraría sino que antes tendría que soportar la ira de los accionistas por la falta de transparencia económica. Han estudiado la escuela obligatoria sueca –que matricula a los alumnos entre los siete y los 16 años de edad– con la ayuda de estadísticas oficiales de todo tipo, basándose en primer lugar en cifras y resultados correspondientes al periodo 1999-2009.”

Por supuesto, no podemos comparar España a Suecia, porque la situación en ambos países es muy diferente.

Pero quizás podríamos hacer el mismo planteamiento que estos economistas con la escuela pública española: ¿quebraría la escuela pública si fuera una empresa?

No soy economista y no lo sé. Pero lo que puedo afirmar, es que el proyecto de jornada continua de nuestro centro, no sería aceptable en una empresa privada.

Un proyecto es la base a partir de la cual se va a producir, fabricar, construir algo, y tiene que describir con exactitud  los objetivos que se quieren alcanzar y la manera de conseguirlos, con datos precisos tomados con todas las garantías de fiabilidad, y una planificación del seguimiento del proyecto para poder detectar posibles desviaciones y tomar las acciones correctivas oportunas. En la empresa privada, un proyecto es un trabajo de equipo, con responsables de realizar cada una de las tareas necesarias para alcanzar los objetivos en el plazo estipulado.

Pero en el proyecto de jornada continua no hay nada de todo esto: no hay ninguna planificación, no hay acciones de mejora y por tanto, no hay plazos de implementación ni responsables, ni siquiera hay una pequeña bibliografía para poder verificar la información.

En una empresa privada este planteamiento sería inconcebible: no se puede invertir en materias primas, recursos humanos etc…  par iniciar una producción basándose en suposiciones y teorías, porque si el producto acabado no funciona, la empresa puede quebrar.

En fin, es una opinión personal, pero creo que la calidad de los proyectos tendría que mejorar y que en vez de perder el tiempo enfrentándose por un horario escolar, que por su sola implantación no resolverá ninguno de los problemas de nuestra educación, sería mucho más interesante que padres y docentes trabajarán en equipo para debatir temas importantes como la mejora de los resultados escolares o el análisis y la mejora de los resultados de las pruebas de nivel que realizan algunas Comunidades Autónomas.

 

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Juanjo permalink
    23 enero 2010 22:48

    Una vez más suscribo vuestro punto de vista. El proyecto de nuestro centro también me pareció un poco “light”, sobre todo por haber sido elaborado por unos docentes. Lo que pasa es que en muchas empresas privadas, trabajamos con procedimientos, manuales de calidad, requerimientos etc… Pero en la administración pública, es posible que no haya nada de todo esto.
    Los enfrentamientos por desgracia, no sé si se pueden evitar, creo que depende en gran medida del equipo directivo y de lo transparente que es el proceso.
    Y es cierto que es una gran pérdida de tiempo, porque el profesorado invierte una parte importante de su tiempo en elaborar un proyecto y organizar un proceso de debate y consulta que en realidad les beneficiaría a ellos, pero no a todos los alumnos del centro.
    En cuanto a lo de trabajar en equipo, sería perfecto, pero en seis años, la única reunión que tuvimos con el profesorado fue para hablar del cambio de horario, supongo porque lo exige la normativa.

  2. Pablo821 permalink
    23 enero 2010 23:51

    En España la escuela es obligatoria hasta los 16 años y hay más de un 30% de fracaso escolar.
    En una empresa equivaldría a un proceso de producción de 10 años, para fabricar más de un 30% de “productos defectuosos”.

  3. Toni permalink
    24 enero 2010 10:51

    Una de las recomendaciones del informe sueco habla de “metas medibles, metas que deben ser posibles de medir” y justamente, esto es lo que no hay en el proyecto.
    ¿Cómo se mide el aumento del rendimiento de los niños?
    ¿Cumplimentado cuestionarios con respuestas subjetivas sobre la satisfacción con el horario?
    Según dice nuestro proyecto, sí.
    Este será el método que se utilizará para evaluar la implantación de la jornada continua, en el caso de aprobarse. Y como no es un método riguroso, ¿cómo sabremos que el rendimiento de los chavales está mejorando o bajando?.

  4. Kemua permalink
    24 enero 2010 15:01

    En pocas ocasiones, la prensa se hace eco de los problemas que origina el cambio de horario en las escuelas. Parece que es un tema que no vende, que no interesa, aunque creo que el proceso de cambio de horario es muy perjudicial para la escuela pública, porque enfrenta a toda la comunidad educativa y puede llegar a dañar seriamente la credibilidad del profesorado.
    Tampoco entiendo la pasividad de la administración que, después de delegar en los padres la responsabilidad de decidir la jornada laboral del profesorado, sólo hace de árbitro en este proceso. Siempre y cuando lo hace, porque el año pasado en Castilla-La-Mancha tuvo que intervenir el Defensor del Pueblo:

    “El Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha ha remitido un informe a la Consejería de Educación en el que le recuerda a la Administración que la ley «reconoce a las asociaciones de padres de alumnos el derecho de información», al tiempo que le da un tirón de orejas diciéndole que debió contestar a los escritos remitidos por los padres. También advierte de que ha detectado «una mayor falta de autoridad de la Delegación Provincial en todo el proceso para evitar el conflicto originado». Y es que en el caso de Casas Ibáñez la asociación de padres acabó enfrentada al profesorado y dimitió en bloque.”

    Os dejo el enlace: http://www.laverdad.es/albacete/20090312/albacete/padres-alumnos-provincia-sienten-20090312.html

  5. Skiff permalink
    25 enero 2010 23:01

    Se producen enfrentamientos porque los argumentos para justificar la implantación de la jornada continua no están documentados, y es fácil rebatirlos. En cualquier debate, sin argumentos sólidos es difícil defender una postura y entonces a veces se eleva el tono de voz para disuadir al contrario, y empiezan los enfrentamientos.
    Estoy de acuerdo, el proceso es una gran perdida de tiempo. Y, por cierto, creo que no hace ningún favor al profesorado.

  6. Una madre permalink
    25 enero 2010 23:57

    En nuestro colegio no se ha aprobado la jornada continua, lo que quiere decir que no hay ninguna demanda social como aseguraba el proyecto, que la mayoría de los padres no quieren que se cambie el horario, que no creen que la jornada continua mejore el rendimiento y la educación de los niños, que no consideran prioritario reducir los desplazamientos diarios o mejorar la organización de las actividades extraescolares.
    ¿Y para qué sirvió este proceso? Para enfrentar innecesariamente a toda una comunidad educativa y perder la confianza en el profesorado (no todos, pero muchos). No mereció la pena iniciar este proceso.

  7. Patricia permalink
    26 enero 2010 9:17

    Sigo asombrada constatar que el único tema importante del sistema educativo sigue siendo la jornada continua. Al parecer el interés se limita a esta jornada sin preocuparse de la repercusión y menos aun del nivel en el que se están quedando nuestros hijos. Desde que se implanto la jornada continua en el colegio de mi hijo ya no existe ningún “movimiento” de padres que se interesan por lo que pasa en el colegio. Esto demuestra que una vez conseguido este objetivo, la educación ya no intereses para nadie y los que tanto mal estar crearon en el colegio, los mismos que veíamos por las calles parando a los padres para explicarles lo bien de esta jornada, han desaparecido del escenario. Por lo que podemos entender que el compromiso por la educación se limita a conseguir la jornada continua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s