Skip to content

Porque los centros con jornada continua no vuelven a la jornada partida

7 abril 2010

 .

.

.

.

.

.

.

.

En Facebook hay actualmente dos grupos de docentes, uno en Aragón y otro en Valencia, que reivindican la jornada continua. Algunos de sus miembros han escrito sobre las ventajas laborales que este horario supone para el profesorado: “acabar antes de trabajar, comer en casa, tener la tarde libre, poder hacer la siesta, conciliar su vida familiar y laboral…”. Pero si los padres tienen que decidir el horario escolar de sus hijos, y votar a favor o en contra del cambio de jornada, les interesa mucho más saber si este modelo puede mejorar la calidad de la educación de los niños. Hace unas semanas, consultamos a los profesionales de estos grupos para interesarnos por las mejoras pedagógicas que acompañan la jornada continua, pero de momento, no han respondido, por lo que suponemos que no existen tales mejoras.

Entonces, si la jornada continua no mejora la calidad de la educación de los niños y que además, todas las comunidades pioneras en implantar este horario registran en la actualidad un elevado porcentaje de fracaso escolar, ¿por qué los centros educativos mantienen la jornada continua y no vuelven a la jornada partida?

La legislación contempla dos procedimientos para volver a la jornada partida. El primero es la evaluación que realiza anualmente el profesorado en sus centros y cuyo resultado determina si se mantiene o no este horario. Pero hay un problema, porque según los docentes de Facebook, la jornada continua mejora considerablemente sus condiciones laborales y, en consecuencia, el profesorado es parte interesada en esta evaluación. Y si los docentes tienen un interés personal en que se mantenga la jornada continua, me pregunto, ¿son objetivas e imparciales sus evaluaciones?, luego ¿son fiables los resultados de estas evaluaciones?

Las evaluaciones se basan en una serie de indicadores que suelen ser los mismos en todos los centros, pero resulta que ninguno de ellos es medible y, por tanto, los resultados no son rigurosos. Además, todo lo que no se puede medir no se puede controlar, y lo que no se controla no se puede gestionar. Por ejemplo, “el rendimiento académico”: ¿Cómo mide el profesorado el rendimiento de sus alumnos? ¿Y cómo llega a la conclusión que es mayor con la jornada continua que con la jornada partida, si ni siquiera existen estudios científicos que lo demuestren? ¿Limitarán su análisis a comparar las calificaciones que ellos mismos ponen a sus alumnos? O “la atención y fatiga del alumnado y profesorado”: ¿cómo miden los docentes la atención y la fatiga?

Los cuestionarios para conocer el “grado de satisfacción” de la Comunidad Educativa, tampoco aportan rigurosidad a esta evaluación. ¿Cómo se mide la satisfacción? Para determinarlo, el profesorado ha elaborado tres cuestionarios, que son similares en todos los centros: para las familias, el alumnado y los docentes.

  • Las familias: Los cuestionarios no son anónimos, porque aunque exista la opción de no mencionar los datos personales en la hoja, el anonimato se pierde en el momento en que el hijo la entrega a su maestro. Luego, ¿qué contestan unos padres para no disgustar a los maestros de sus hijos, cuando les preguntan si están contentos con la jornada continua o prefieren volver a la jornada partida, lo que empeoraría las condiciones laborales del profesorado?
  • El alumnado: Cuando se les pregunta a unos niños menores de 11 años si “prefieren tener clase sólo por las mañanas” y si “con la jornada continua organizan mejor su tiempo libre para jugar y estar con sus amigos”, las respuestas son obvias.
  • El equipo docente: según los comentarios de los docentes de Facebook, la jornada continua supone una mejora considerable de sus condiciones laborales, así que también son obvias las respuestas del profesorado en lo que se refiere a su grado de satisfacción con la jornada continua.

Por tanto, el “grado de satisfacción” no es el resultado de ningún análisis riguroso, sino que corresponde a una apreciación personal del profesorado que podría estar influenciado por otras consideraciones, y a unas respuestas subjetivas de los padres, alumnos y docentes del centro.

Esta evaluación es la misma que se realiza para evaluar la jornada continua con carácter experimental hacia el final del primer curso.

El segundo procedimiento consiste en presentar al consejo escolar una propuesta para volver a la jornada partida y lograr su aprobación. No obstante, si consideramos que la jornada continua es una reivindicación del profesorado para mejorar sus condiciones laborales, ¿es posible que los docentes aprueben una propuesta para volver a la jornada partida? 

En definitiva, aunque la legislación contemple la posibilidad de volver a la jornada partida, en la práctica, la falta de rigurosidad de las evaluaciones y los intereses personales del profesorado, impiden que una vez implantada la jornada continua, aunque sea con carácter experimental, un centro educativo pueda volver a la jornada partida. .

.

Información relacionada:

 

Anuncios
43 comentarios leave one →
  1. 7 abril 2010 10:19

    Es curioso.
    En las Comunidades donde se permite la solicitud del cambio de jornada, por ejemplo en Madrid, para iniciar el proceso hay que contar con el beneplácito de los padres.
    ¿Por que no es igual para evaluar como ha funcionado el cambio y, en su caso, volver a la situación anterior?
    No, una vez que se ha conseguido la jornada intensiva son los profesores los que, con su mayoría en el Consejo, jamas van a permitir un cambio a su situación laboral anterior.
    No son matemáticas, pero como si lo fueran.

    • Pedro permalink
      8 abril 2010 21:19

      Vicente, en el caso del colegio de mi hijo, no son sólo “matemáticas”, sino realidad: el director del colegio, una vez implantada la intensiva, afirmó que era imposible volver atrás. Es más: ni siquiera se podría volver a hablar de ello.

      Curiosamente fueron varios los intentos que el conjunto de actores interesados en la intensiva realizaron hasta conseguir finalmente sus objetivos, tras varios fracasos en votaciones anteriores. Pero la inversa no es ni planteable.

      Y una “perla” final: el mismo director del colegio que apoyó incondicionalmente la intensiva, y que no promovió ningún debate para aclarar posiciones, tras la implantación de esta jornada reconoció públicamente que iba a ser un fracaso..

      Y yo me pregunto: ¿en qué manos estamos dejando nuestros hijos? Tal vez haya que alegrarse de que sea sólo por las mañanas…

  2. Maribel permalink
    7 abril 2010 11:24

    Pues el director de mi colegio, a la pregunta de como o quien evaluaba la jornada me dijo que los profesores y cuando yo le dije que podrían ser los resultados de las pruebas de 6 curso de los chavales me contesto que se puede dar el caso que el grupo sea flojo. Es decir, la jornada continua es buena “per sé” y si los chicos flojean son idiotas por dios no culpar al profesor. Toma ya como para seguir haciendo más preguntas.

    • 9 abril 2010 19:23

      No, si ell@s nunca tienen la culpa de nada.
      Los culpables somos los padres, a los que no nos interesan nuestros hijos.
      O las Administraciones que no les dan medios (???).
      O los niños que son imposibles.
      O una nube marciana posada sobre nuestras cabezas que anula los buenos efectos de su gran hacer.
      O los tsunamis del pacífico.
      O ….

      Pero ellos … ¡¡¡ nunca !!!

  3. Arancha permalink
    7 abril 2010 12:05

    El curso pasado 2009/10 se inicio el proceso en nuestro cole.
    Como presidenta del apa mi papel fue explicar el proceso y uno de los puntos que tenia mi exposicion se referia a esto.

    SOLICITUDES DE LOS CENTROS PARA VOLVER AL REGIMEN DE JORNADA ORDINARIA
    El inicio del procedimiento deberá ser acordado por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros del CE, que incluya la mayoría absoluta de los representantes de los padres de alumnos, así como la mayoría absoluta de los representantes del profesorado.(ART.13 ORDEN 1247/2005)

    Hay que valorar la situación en conjunto, no contar solo con el momento presente ya que el proceso a la inversa es prácticamente irreversible.

    Se hicieron tres asambleas informativas consecutivas por niveles y la informacion que trasmiti del proceso como la madre que argumento su excepticismo ante la Jornada continua fue igual.

    La directora en un comentario del segundo dia nos informo que el claustro se habia reunido de manera extraordinaria y habia llegado a un acuerdo que si no funcinaba se comprometian a volver a la partida.

    Desde la Junta directiva del Apa apuntamos que eso no se puede prometer, porque:
    Los miembros de los CE y los Claustros cambian
    Con la legislacion en la mano se necesita la mayoria absoluta de los representantes de los profesores en el CE para iniciar el proceso de cambio

    Los padres tenemos que ser conscientes que tenemos la llave para iniciar el proceso inicial, pero que volver a la partida es practicamente imposible

    Arancha

    • Aurora permalink
      8 abril 2010 21:47

      Arancha, coincido contigo en que es imposible, con un argumento adicional: muchos padres no están concienciados con el fracaso de la jornada intensiva. Después se extrañarán cuando fracasen sus hijos y abandonen los estudios…. Y además, los padres que pudieran intervenir en hipotéticos debates estarían mediatizados por la situación de rehenes de nuestros hijos en el colegio, amenaza ante la que muchos hemos debido desistir de seguir adelante con nuestras protestas.

      Y no es malo recordar de vez en cuando el origen de este tema: se ha tratado de un lavado de manos de la Administración, que para no enfrentarse a problemas sindicales con el colectivo de maestros, les ha pasado la pelota de la elección del horario lectivo a los padres, en una vergonzosa ley que es el origen de este desastre. Es ahí donde debiéramos intentar incidir, porque en la situación actual el proceso dentro de los colegios es irreversible.

      Y es vergonzosa la ley porque se ampara en un aparente proceso democrático de toma de esta decisión que es sólo formal. En la práctica, como muchos los que hemos pasado por este lamentable proceso, de democrático ha tenido poco: presiones tremendas de determinados colectivos, eliminación del secreto de voto, engaño sobre los objetivos reales de la elección disfrazando intereses laborales de un colectivo (el de maestros) con mejoras fantasiosas de la calidad educativa. Y, mientras tanto, nuestros hijos, rehenes de la situación, como herramienta de presión de los maestros para lograr sus fines.

      • uno permalink
        8 mayo 2010 20:00

        ¿Cuántos niños están fracasando con la jornada partida?

  4. Pedro permalink
    8 abril 2010 22:09

    Cristina, “chapeau”. Un análisis impecable de la situación, aunque con un matiz pesimista sobre el futuro. Vamos a ver si entre todos se nos ocurre alguna salida. Desde luego no va a ser dentro del statu quo actual, con una ley origen del problema diseñada de forma maquiavélica para que debajo de un manto de democracia se esconde un claro interés de favorecer al colectivo de maestros en detrimento del futuro de nuestros hijo. Una vez se demuestra lo fácil que les resulta a los políticos legislar a corto plazo, olvidándose del largo plazo (después de mí, el diluvio…).

    Por ello, debemos pensar en otra salida, buscando actuar contra esta ley desgraciada, demostrando el error de dejar a los colegios la decisión del horario escolar, decisión que conduce inexorablemente a lo fácil, la jornada intensiva. No, las decisiones duras las deben tomar los políticos, que para eso se supone que los hemos votado. Tienen que quedarse a su nivel, deben ser debatidas a nivel político. Nuestra contribución debiera ser devolver el debate al sitio de donde nunca debiera haber salido, ofreciendo todos los argumentos que tenemos en apoyo de nuestra posición.

    En todo caso, generar este debate a nivel nacional choca con la falta de implicación personal de muchos políticos, que no se ven afectados porque tienen sus hijos en colegios privados, con jornada partida. ¿Cómo motivar a estos políticos a “meterse en un charco” del que sólo van a ganar enemigos, el colectivo de maestros y sus sindicatos, para ganar una hipotética (según ellos) mejora de la calidad educativa y, en último término, de futuro de nuestra sociedad…?

    • Cristina permalink
      9 abril 2010 11:45

      Hola Pedro,

      Gracias por tu comentario, pero sólo he resumido lo que muchos expertos han escrito en varias ocasiones.

      Siempre ha habido desinformación respecto a la jornada continua, pero ahora que María, una de las maestras de Aragón que creó el grupo en Facebook, su compañero Gonzalo y muchos otros docentes han tenido la amabilidad de informarnos de las razones por las cuales el profesorado insiste tanto en implantar la jornada continua, las familias tienen la oportunidad de abordar este tema desde otro punto de vista.

      Los padres no han pedido elegir la jornada escolar de sus hijos, y menos decidir la jornada laboral del profesorado, pero la Administración delega en ellos esta responsabilidad. Y es difícil tomar una decisión sensata, porque los proyectos que elaboran los docentes son incompletos y poco rigurosos, y ahora resulta que, además, la evaluación que realizan está en la misma línea. Así que lo siento mucho, pero tanto los proyectos como las evaluaciones me parecen una falta de respeto hacia las familias y un insulto a su inteligencia.

      Gracias a las aclaraciones de los docentes de Facebook, los padres han descubierto que la jornada continua no supone ninguna mejora educativa para sus hijos, pero en cambio muchas ventajas laborales para el profesorado. Tal vez ahora, a las familias les resultará más fácil tomar una decisión.

      Un saludo

  5. 9 abril 2010 19:36

    Si el problema es que esta gente está fuera de la realidad.
    No admiten que se les valore.
    Han creado, incluso, foros donde se afirman cosas como que

    “control y evaluación son los dos enemigos fundamentales del aprendizaje”

    rematan sus argumentos con grandes párrafos del estilo de

    “Nos dirán que somos partidarios de la ineficacia. Nos dirán que nos oponemos al progreso. Nos dirán que los evaluadores son científicos. Les diremos que en realidad son místicos y que funcionan como una secta. Les diremos que llegó el momento de cortar por lo sano. Les diremos que la “cultura de la evaluación” atenta contra la vida escolar porque es una forma de control y de tiranía. Les diremos, en estos momentos históricos de reformulación de la política educativa, que la batalla contra la ideología de la evaluación es, hoy por hoy, una de las grandes causas de la humanidad.”

    Pero ¿esta gente donde vive?
    ¿Les va a explicar e inculcar a sus alumnos que cuando entren en el mercado laboral rechazen cualquier intento de evaluación o control por parte de sus superiores?

    Podéis ver más en:
    La impostura de la evaluación
    o en
    Laimposturadelaevaluacion’s Blog

    Vicente

    • Grupo Jornada Escolar permalink*
      9 abril 2010 23:59

      Hola a todos,

      En relación con el comentario de Vicente, en la web Educa2 Madrid, hay un acceso a “Calidad e Educación, Medir para mejorar”.

      Y en el documento Principios de Calidad podemos leer:

      4. Desarrollo e implicación de las personas
      El personal, a todos los niveles, es la esencia de una Organización y su total compromiso posibilita que sus habilidades sean usadas para el beneficio de esta.

      Esto implica:
      La dirección debería mejorar tanto la eficacia de la Organización, incluyendo el sistema de gestión de la calidad, mediante la participación y el apoyo de las personas. Como ayuda en el logro de sus objetivos de mejora del desempeño, la dirección debería promover la participación y el desarrollo de su personal:
      – proporcionando formación continua y la planificación de carrera,
      – definiendo sus responsabilidades y autoridades,
      estableciendo objetivos individuales y de equipo, gestionando el desempeño de los procesos y evaluando los resultados

    • Cristina permalink
      10 abril 2010 0:20

      Hola Vicente,

      Es cierto, las empresas evalúan continuamente a sus trabajadores, porque ellos forman parte del proceso.

      Una evaluación no es “una forma de tiranía”, es una herramienta para medir, controlar y mejorar los procesos, porque permite detectar posibles problemas y poder solventarlos.
      Sin evaluación, no podemos saber si las cosas se hacen bien o se hacen mal.

      Las grandes empresas exigen a sus proveedores la obtención de un Certificado de Garantía de Calidad para asegurar la calidad de un producto o de un servicio durante todo el proceso, desde la compra de las materias primas hasta el servicio post venta.
      La Gestión de la Calidad Total les permite ser más competitivos y lograr sus objetivos.

      Además, los proyectos de jornada continua que elaboran los docentes y las evaluaciones que realizan para conocer el supuesto “grado de satisfacción” de la comunidad educativa, no cumplen con los requisitos de calidad de la Norma ISO 9000.

      • 12 abril 2010 16:28

        Claro.
        En este tema de la jornada continua siempre estamos hablando si es mejor, peor, mucho mejor, mucho peor, etc..
        Pero la discusión se queda coja ya que el debate es más profundo y tiene que ver con la calidad global de la enseñanza en España a la vista de los resultados que se obtienen.
        Y ahí es donde entra la palabra CALIDAD. Y, a lo que vemos, la calidad global de la enseñanza, en nuestro país, deja mucho que desear.
        ¿Tiene la culpa de esto la jornada continua? No de todo. Pero genera un deterioro importante en la comunidad.
        Esto unido a la falta de una política educativa coherente va completando el escenario.
        Pero, en todo esto, no podemos olvidar la disposición de muchos docentes, centros completos y Comunidades Autónomas enteras en las que el término CALIDAD aplicado a la enseñanza, no tiene un sitio. Porque, a todas luces, se ha priorizado la cuestión laboral a la cuestión Educativa. Y esta es una corriente que sigue imparable.
        Pienso que si en algún momento alguna Administración o, incluso, la Central pretendieran aplicar algún criterio de calidad o, aún más, aplicar una norma ISO900x a los centros de enseñanza, por mucho que — esto hipotetizando — contáramos con un sistema y una metodología educativa ejemplar, se produciría una revolución de dimensiones incalculables.
        Porque, al final , quien huye de ser evaluado lo que está intentando es esconder su incapacidad o falta de voluntad de complir con sus obligaciones.
        Y este no es el ejemplo que les quiero dar a mis hijas.

        Vicente

    • Javier permalink
      11 abril 2010 17:49

      Y nosotros les responderemos:

      Que no sois partidarios de la ineficacia, no. En realidad sois partidarios del oscurantismo: mientras menos se evalúe, es decir, menos vean cómo lo hacemos, más tranquilos viviremos, sin preocupaciones, dejándonos caer por el camino fácil, sin esfuerzo (ni el nuestro ni el de los niños)

      Que efectivamente no sois partidarios del progreso. Eso cuesta, requiere esfuerzo y sacrificio. Dejemos pasar el tiempo, sin preocuparse por el futuro, que ya vendrán otros a arreglarlo (cuando sea irreversible…)

      Que los evaluadores serán más o menos “científicos” (con ese aura de desconocimiento con el que usan estas palabras la gente “de letras”, sin saber qué significa), pero que eso siempre será mejor que el que no haya ningún evaluador.

      Que a los evaluadores los podéis llamar místicos, pertenecientes a una secta, etc, descubriendo con ello el pavor que tenéis a ser evaluados. Si se enteran, me echan…

      Que si “cortáis por lo sano” con la “cultura de la evaluación”, estáis negando el progreso de la sociedad. Hoy día nadie discute en serio, salvo en este tipo de comentarios cerriles, y es una evolución imparable de la sociedad en todos los terrenos, que la “cultura de medir” permite entrar en el círculo de mejora que conduce a asegurar la evolución de la sociedad. Claro que enfrentarse a errores o desidias para corregirlos supone un esfuerzo, y es eso a lo que tienen miedo estos individuos…

      Por último, que si realmente creéis que “la batalla contra la ideología de la evaluación es, hoy por hoy, una de las grandes causas de la humanidad”, os merecéis el negro futuro al que estarían abocados vuestros hijos. Por suerte, la sociedad en su conjunto va por el camino contrario.

      No os preocupéis, ya nos esforzaremos el doble los demás para compensar a los vagos…

    • María permalink
      12 abril 2010 8:03

      Sobre la necesidad de evaluar al profesorado:

      El momento actual se caracteriza por la notable preocupación por la calidad de la enseñanza, donde el maestro aparece como el protagonista central. Su actuación en el aula y en la escuela se considera cada vez con mayor intensidad indicador de calidad…

      Documento: El maestro se decide a investigar su propia práctica:
      http://cursos.cepcastilleja.org/uploaddata/1/formacion/articulos/investigacion/El_maestro_se_decide_a_investigar_su_propia_practica.pdf

    • David permalink
      13 abril 2010 12:12

      Para los trabajadores que consideran que la “cultura de la evaluación” atenta contra la vida escolar porque es una forma de control y de tiranía” (ver el comentario de Vicente del 9 de abril):

      Antonio Cabrales es catedrático del Departamento de Economía de la Universidad Carlos III y autor del estudio “Los determinantes del éxito en la educación primaria en España”, elaborado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA):

      “Para el autor, es muy importante que todos, desde estudiantes, padres, profesores, y políticos, sean más “rigurosos”. Asimismo, abogó por que se ofrezca más información sobre los resultados de las pruebas que se realizan, por ser más exigentes y por los incentivos. “Todo el mundo debería rendir cuentas, no vamos bien y tendríamos que esforzarnos todos“, aseveró.”

      http://www.europapress.es/epsocial/inmigracion-00329/noticia-porcentaje-inmigrantes-clase-no-influye-resultados-primaria-estudio-20100324145740.html

  6. Grupo Jornada Escolar permalink*
    10 abril 2010 8:46

    “FAPAR refuerza su posición sobre la jornada partida en Primaria” publicado en Altoaragóndigital.com(09/04/10):

    “La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) ha vuelto a apoyar la jornada escolar partida ….
    La posición de esta federación se basa en que, además de no mejorar los resultados, la jornada completa multiplica problemas como la fatiga, problemas de conciliación laboral, y pérdida de servicios como el comedor y las actividades extraescolares.
    Además, recuerdan que los centros que disponen de jornada continua no han demostrado que hayan mejorado los resultados académicos de su alumnado, “única razón que justificaría plantearse esta modificación” afirman, a lo que se suma que la mayoría de las familias “están solicitando la revisión y vuelta a la jornada partida” (…)

    Por último, a esta Federación le sorprende mucho que se diga que “los padres somos quienes disponemos de un mayor peso a la hora de tomar resoluciones en los consejos escolares y que somos en última instancia quienes elegimos el modelo de jornada”, pues, recuerdan, los padres están en inferioridad en la representatividad.”

  7. Patricia permalink
    12 abril 2010 15:17

    Comentarios recogidos de unas madres que no tienen internet o no saben utilizar el ordenador como herramienta de información:

    Una madre:
    En el colegio de mi hijo se implantó la jornada continua sin dar opción a los padres a intercambiar comentarios.
    El colegio presentó un proyecto en la web del colegio por lo que la mayoría de los padres no tuvimos acceso a él.
    La única información que nos llegaba era la de padres que nos paraban en la puerta del colegio para decirnos que con la jornada continua nuestros hijos podrían estar menos estresados y por la tarde seríamos libres de elegir lo que preferíamos para ellos. A mí, me venía bien porque era el primer año que mi hijo iba al colegio y todavía no tenia bien cogido el horario de por la tarde.
    Otra:
    A mí también me paraban por la calle para informarme que las actividades extra escolares iban a ser gratuitas, pero aparte que no he podido apuntar a mi hijo porque no quedaban plazas, tampoco son gratuitas.
    Otra:
    Pues yo no tuve ese problema porque les dije que si no cogían al pequeño no apuntaba al mayor.
    Otra:
    A mí me aseguraron que si una vez que probemos la jornada continua no nos gusta, solo se lo teníamos que decir y se volvía a la de antes.
    Otra:
    Pues en la clase de mi hijo el año pasado había una maestra que les dio muchos deberes y fuimos a quejarnos y conseguimos que ya no tuvieran más. Es mucho mejor porque los pobrecitos vienen muy cansados de las actividades y terminan muy tarde con los deberes.

    Y podría seguir con cada una de las madres que ni saben ni contestan, porque la vida es así …

  8. Antonio permalink
    23 julio 2010 7:18

    A los padres os importa un pepino la calidad de la educación ya que lo único que buscáis con la jornada partida es una guardería en la que vuestros hijos estén más tiempo para no tener que preocuparos tanto de ellos.

    Dedicaros a darles más educación y no quejaros tanto.

    • Pablo821 permalink
      23 julio 2010 9:50

      Antonio, el insulto clásico de los partidarios de la jornada continua que carecen de argumentos para defender su opinión, es afirmar que los padres que prefieren la partida sólo quieren guarderías de niños para no ocuparse de sus hijos.

      Por tanto, aparte de insultar a los padres, ¿tienes algún argumento pedagógico para defender la jornada continua?

      Y si no contestas, nos lo tomaremos como un no.

    • 26 julio 2010 8:54

      Es muy al contrario, es a ti al que le importa un pepino su profesión.
      Y, a todas luce, como muchos otros, la has elegido porque es fácil.
      Porque no se te exige nada.
      Porque con una birria de nota puedes acceder a estudia esa carrera y, si encima apruebas la oposición, ya puedes dormir tranquilo sin que nadie te exija responsabilidades que, por otro lado, nunca vas a asumir.
      Y con todo esto TU y TUS COLEGAS SI estáis convirtiendo la escuela en un centro de penosa eficacia y en una guardería por las tardes.

      Sé responsable y no exijas a los padres algo de lo que tu estás muy lejos: RESPONSABILIDAD, EFICACIA, SENTIDO COMÚN, COMPROMISO, etc ….

  9. Antonio V. permalink
    23 julio 2010 15:56

    ¿Qué argumentos va a tener?, estará aburrido de tantas vacaciones y se dedica a provocar en los foros, para distraerse un rato.

    Al menos reconoce que con partida hay más tiempo de clase real, eso ya es algo, además con la partida hay que preocupàrse menos de los hijos, ese es otro buen argumento para la partida.

  10. 26 julio 2010 8:56

    Si, es cierto.

    Además, después de sus vacaciones, al inicio de este curso pasado a algun@ escuché decir “lo que le había costado volver al tajo”.

    ¡Vaya tela!

  11. MAL MAL permalink
    5 agosto 2010 14:55

    estais mordiendo la mano que os da de comer. los maestros tienen todo el poder de la sociedad (crean las mentes de los próximos políticos, de sus enseñanzas dependen los valores de la próxima generación y tienen el poder del futuro) y cabreados haran mucho menos de lo que harian con nuestro apoyo, dejemosle hacer a los profesionales ¿no? cada uno que piense lo que quiera pero yo voy a apoyarles aunque encuentre un maestro idiota entre 4.

    • Para Mal Mal permalink
      6 agosto 2010 10:15

      ¿Los maestros se van a cabrear y trabajarán menos bien si los padres no les aprueben la jornada laboral continua?

      ¿Estás diciendo que los maestros de este país utilizan la educación de sus alumnos para hacer chantaje y conseguir una mejora de sus condiciones laborales?

      ¿Y que, encima, los padres debemos apoyarles???????

      • MAL MAL permalink
        9 agosto 2010 14:43

        Antonio, claramente NO

      • Para Mal Mal permalink
        9 agosto 2010 16:48

        ¿Claramente NO? Pues yo diría que claramente SI.
        Esto es lo que escribiste: “los maestros tienen todo el poder de la sociedad … y cabreados haran mucho menos de lo que harian con nuestro apoyo”, “cada uno que piense lo que quiera pero yo voy a apoyarles”

        No soy Antonio.

    • Aurora permalink
      7 agosto 2010 12:27

      Esto es una amenaza a los niños de familias de nivel socio económico bajo que no van a tener el derecho a tener las mismas oportunidades que los niños de los colegios privados.

    • Antonio V. permalink
      8 agosto 2010 17:52

      Me parece que se confunden los conceptos, la mano que da de comer a los maestros son nuestros impuestos, y ellos están al servicio de la sociedad y no al contrario, lo demás es un chantaje, ya empezaron con librar los viernes por la tarde, ahora la jornada continua, si no nos ponemos serios qué será lo siguiente que pidan.

    • 9 agosto 2010 15:56

      Si de que son capaces si les quitan prebendas ya lo sabemos.
      Pero, ¿todavía pueden hacer menos?

    • 9 agosto 2010 16:01

      Además la mano que LES DA A ELLOS de comer, somos nosotros.
      Un actor fundamental en la construcción de una sociedad libre: los maestros, se muestran, en un número abrumadoramente abruimador (excluyamos a los buenos, que los hay) como unos irresponsables crónicos.
      Los padres no pedimos más que lo que ellos se comprometieron a cumplir cuando eligieron esa profesión: enseñar a los niños. Pero lo que enseñan, en muchos casos es: a no aceptar la crítica, a no dialogar, son antidemocráticos, usan la presión para beneficios personales, se dejan en muchos casos los deberes sin acabar y piden más beneficios.
      Eso no lo puede aprobar ni apoyar ningún padre inteligente y comprometido con la enseñanza de sus hijos.
      Lo que si debemos decirles es que si no les gusta esa profesión ni sus clientes que se busquen otra.

  12. Para Mal Mal permalink
    9 agosto 2010 7:40

    ¿De verdad crees que los docentes tienen el derecho de utilizar a sus alumnos para hacer chantaje y conseguir mejoras laborales?
    Con gente como tú, no es de extrañar que la educación en este país esté tan mal.

    • MAL MAL permalink
      9 agosto 2010 14:48

      Yo soy mala persona e iré al infierno, pero eso me da igual. Lo que digo a ver si así soys capaces de entender algo más allà de que los maestros son monstruos… es que yo si no me valorará nadie mi trabajo me deprimiria, consecuencia… desinterés. Imagino que un trabajo con el que tienes tanta responsabilidad y encima tratando con seres humanos… esa decepción personal aumentaria gravemente y digo que si continuais criticando todo lo que deciden acabaran con cansamiento emocional tan grande que aun queriendo no seran capaces de dar lo mejor de ellos mismos

      (se que hay un monton de faltas pero ya he dicho que me da igual ir al infierno)

      • 9 agosto 2010 16:15

        El problema no es que no valoremos el trabajo de ese colectivo. Creemos que tiene mucha más importancia de la que ell@s mism@s parecen identificar.
        Además es un colectivo al que le falta la sana costumbre de que le valoren, analicen, evalúen. No solo no están acostumbrado sino que la sola mención les ofende.
        ¿No te parece ridículo? ¿Que algo tan clave en la construcción de las personas pueda estar al margen del escriticio de la sociedad para la que esos niños se forman? Ridículo, valga la redundancia.
        Con esto, cuando esta personas se quejan de que “…tienen que aguantar a tantos niños…“, de que les critican, de que … demuestran haberse equivocado de profesión.
        Y no, no vamos a tomar nosotros sus obligaciones. Las complementeremos como padres, en la medida de nuestras habilidades. Pero son ellos los que deben asumir su responsabilidad o dejar a otros que se ocupen de ella. Y los sindicatos tan afectados por sus asociados y tan a la greña con tanto padre díscolo lo que deberían es proteger a esos asociados siempre que cumplan sus obligaciones.
        Pero aquí todo funciona al revés.
        No yo no voy a apoyar nunca a alguien que sin cumplir exige y se quejan de tanto “cansamiento emocional”.
        No creo que ninguno de los que se queja de eso sepa, en realidad, lo que es trabajar bajo presión; y resolver. Ni por asomo.

      • 9 agosto 2010 16:16

        Perdón, donde pone “escriticio” quería decir “escrutinio”. N.del A.

  13. Cristina permalink
    10 agosto 2010 7:51

    Mal Mal:

    Aquí nadie ha dicho que los maestros son unos monstruos. Y el objetivo de este blog no es valorar el trabajo de estos profesionales, sino exponer argumentos para defender un horario escolar u otro, o para rebatir estos argumentos.

    Lo que es innegable, y aquí coincidimos, es que la jornada continua supone una considerable mejora de las condiciones laborales del profesorado.

    Y como el horario laboral del profesorado depende del horario escolar de sus alumnos, para conseguir la jornada continua, con la legislación actual, los docentes sólo tienen que convencer a los padres de sus alumnos de votar a favor del cambio de horario.

    El gran problema es que la CEAPA y muchos expertos coinciden en que la jornada partida es mejor para los menores, entre otras cosas, porque genera menos desigualdades ante la educación. Y a pesar de que no existe ningún estudio científico riguroso que demuestre que la jornada continua mejore el rendimiento y la educación de los alumnos, hay algunos docentes con poca ética profesional, que no dudan en afirmar lo contrario, y en asegurar que la jornada continua es maravillosa para mejorar la calidad de la educación de los niños.

    Como bien dice, estos profesionales están tratando con seres humanos, con niños, y resulta que el futuro de estos seres humanos depende de la educación que reciben. Por tanto, la prioridad para estos niños es tener el horario escolar que mejor se adapte a sus necesidades educativas, y no como propone, implantar el horario que más le gustaría tener al profesorado porque supuestamente está cansado y se deprime.

    De momento, en este blog, ningún partidario de la jornada continua ha aportado un solo argumento sólido para implantar la jornada continua.

  14. saio permalink
    18 septiembre 2010 0:22

    Hola, leo reflexiones sobre si la calidad de la enseñanza aumenta o no, o si es una simple mejora de las condicines laborales de los profesores.
    ¿Y todos los padres/madres salen de trabajar pronto? ¿A todos los padres/madres les llega economicamente hablando para pagar a quien cuide de esos niños/as unas cuantas horas más? si son 2 horas de diferencia por ejemplo… 2×5 a la semana… 10 horas más semanales minimo…, ¿a cuanto pagais la hora?
    A mi me surgen este tipo de preguntas también…

  15. Baku permalink
    18 septiembre 2010 9:41

    Para saio:
    Interesante observación. No solamente no hay razones educativas para concentrar las horas lectivas por la mañana, pero además, ¿quién paga las actividades extraescolares por las tardes? La Administración está recortando gastos y suprimiendo puestos de trabajo, así que es evidente que ella no las subvencionará. 10 horas de actividades extraescolares a la semana, o sea, 40 horas mensuales representan un gasto importante que no todas las familias pueden asumir, y mucho menos si tienen más de un hijo.
    En este sentido, implantar la jornada continua generaría desigualdades, porque no se garantiza el acceso a las actividades extraescolares de todos los alumnos.

    • saio permalink
      18 septiembre 2010 15:28

      Por ahí voy, generaría desigualdades, por el pago de actividades extraescolares o el simple hecho de cuidarlos ya supone un coste que no todas las familias pueden costear. ¿Hay que recordar el porcentaje de mileuristas que hay España? o el ¿20% de paro?. Habra gente que esté pensando en los abuelo/as, hay que recordar que cada vez tenemos más tarde los hijos, y los abuelos cada vez más mayores en consecuencia. Yo creo además que una cosa es que ayuden y otra empaquetarselos todos los dias.

      • kool permalink
        18 septiembre 2010 17:43

        La jornada continua genera otra desigualdad muy importante: en nuestro sistema, para evitar el fracaso escolar, es indispensable que los niños reciban apoyo extraescolar. El problema es que los alumnos con jornada continua tienen más deberes, lo que significa que necesitan todavía más ayuda extraescolar.
        Por una parte, no todos los padres tienen una formación suficiente para ayudar y explicar ciertos temas a sus hijos y no todas las familias disponen de recursos económicos para pagar clases de apoyo a sus hijos (como bien dice saio, ¿qué porcentaje de mileuristas y de paro hay en España?) . Y por otra parte, hay padres cuya jornada laboral se termina muy tarde (los comercios por ejemplo cierran sobre las 20h), por lo que llegan muy tarde a casa y disponen de muy poco tiempo a unas horas poco adecuadas para ayudar a sus hijos.
        Este problema, en principio no afecta a los docentes porque ellos afortunadamente, sí tienen la formación suficiente para ayudar a sus hijos, y además, si su jornada laboral es continua, también disponen de las tardes libres para ayudar a sus hijos.

  16. Madre permalink
    18 septiembre 2010 12:45

    Este tema de las actividades extraescolares debería resolverse ANTES de aprobar la jornada continua y la solución estar incluida en el proyecto de los docentes. No se puede implantar un horario escolar que perjudique a una parte del alumnado, en este caso, a los más desfavorecidos.

  17. 21 septiembre 2010 13:36

    Es cierto que cualquier proyecto debería terminar, como conclusión, atando todos los cabos y no dejando nada a la improvisación.
    Pero no olvidemos que los proyectos previos al cambio de jornada son unos documentos escritos en unos ratos sueltos, que no tienen caracter de proyecto, que no establecen objetivos ni compromisos.
    Porque, en realidad, a los que los redactan y proponen les inporta muy poco lo que pase después que ell@s se hayan marchado a sus casas.
    Ese es el único objetivo. Y si hay perjuicio para otros profesionales y para los niños les trae sin cuidado.
    Es triste y lamentable y, sobre todo, desalentador, pero es así.
    ¿Alguien puede decir lo contrario?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s