Skip to content

Las mentiras del profesorado sobre la jornada continua (1)

7 octubre 2010

.

.

.

.

.

En un comentario publicado recientemente en este blog, un padre y profesor plantea unas preguntas interesantes. Hoy me gustaría contestar la siguiente:

“Leo que los colegios obligan a los padres a aceptar la jornada continua y no lo puedo creer. Si hace falta el 60% de los votos de los padres para la aceptación de dicha jornada (por lo menos en mi comunidad), ¿cómo es posible que los padres seamos tan tontos, ciegos o cobardes como para dejarnos engañar, si se trata del futuro de nuestros hijos?”

Los padres no son unos “tontos, ciegos o cobardes”. Digamos que hay docentes que abusan de su confianza.

El tema es que cuando el profesorado aconseja la jornada continua para “mejorar la calidad de la educación“, “mejorar el rendimiento de los niños”, cuando asegura que “existen muchos estudios e informes que lo demuestran“, que “numerosos expertos, psicólogos y sociólogos aconsejan este horario”, que además “la jornada continua reduce el fracaso escolar”, etc…  ¿qué padre preocupado por la educación de sus hijos no votaría a favor del cambio de horario? Las familias confían en la opinión profesional de los maestros de sus hijos, y si el profesorado aconseja la jornada continua y sólo dice maravillas de ella, pues eso, los padres votan a favor del cambio. Esta es una de las razones por las que a veces se aprueba la jornada continua: porque los padres confían en los docentes.

El problema es que, en realidad, todas estas afirmaciones son falsas…

Hemos preguntado reiteradamente al profesorado que comenta en este blog por todos estos estudios e informes que concluyen que la jornada continua mejora rendimiento de los niños, y sorprendentemente, ninguno de ellos ha podido facilitarnos un solo de estos documentos. Y es que en realidad, no existen estudios que demuestren que la jornada continua mejore el rendimiento de los alumnos, por lo que la afirmación del profesorado es falsa. 

Mariano Fernández Enguita, Catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca:

“No hay un solo estudio que concluya que la jornada continua produce mejores resultados en el rendimiento de los escolares que la jornada partida» (Entrevista publicada en Diario de Burgos)

“No existe ningún estudio que demuestre que las clases de tarde perjudican el rendimiento. Utilizan fuentes falsas. Dicen que es mejor la primera hora para las clases duras. No es verdad. Los niños están dormidos y no hablan pero eso no hace que sea mejor. Por la tarde los que están cansados son ellos, los maestros.”   (Entrevista publicada en Público) 

También nos hemos interesado por la identidad y los trabajos de todos estos supuestos expertos que aconsejan la jornada continua, pero tampoco hemos recibido respuestas. En cambio hemos encontrado a unos cuantos psicólogos, sociólogos y otros expertos que no aconsejan la jornada continua para los niños.

Los proyectos de jornada continua que los docentes elaboran y presentan a las familias se suelen denomiar “Proyecto de mejora pedagógica y organizativa”, así que hace unos meses, preguntamos a más de 4.300 docentes por las mejoras pedagógicas y educativas de la jornada continua pero no nos respondieron.

La pregunta es, ¿por qué razón unos profesionales de la educación empiezan a decir falsedades a los padres de sus alumnos?

La jornada continua es una reivindicación laboral del profesorado para mejorar sus condiciones de trabajo. Su horario laboral depende del horario escolar del centro donde trabajan, de forma que cuando sus alumnos tienen la jornada partida, el profesorado tiene la jornada laboral partida y, cuando se cambia el horario y los alumnos tienen la jornada continua, el profesorado consigue la jornada laboral continua, como los demás funcionarios.

En definitiva, para mejorar su horario laboral, el profesorado sólo tiene que convencer a las familias de votar a favor del cambio de horario. El problema es que no existen razones educativas para implantar la jornada continua, ¿y qué padre votaría a favor de un horario que no puede mejorar la educación de sus hijos?  Supongo que hay docentes que dicen falsedades a los padres de sus alumnos, porque no tienen argumentos para justificar la implantación de la jornada continua, así que la única forma de convencer a las familias de votar a favor del cambio, es engañándolas, manipulando la verdad, haciendo pasar la jornada continua por una mejora pedagógica, cuando en realidad sólo es una mejora de ls condiciones laborales del profesorado. Y digo “hay docentes” porque no todos los docentes son partidarios de la jornada continua y, afortunadamente, hay muchos que no van por allí diciendo falsedades. 

Existe otro motivo por el que a veces se aprueba la jornada continua en los centros educativos. Lo explicaré en un próximo post.

.

Escrito por Cristina (Grupo Jornada Escolar) 

—————————————————————-  

Actualización 12/12/10:  
 

   

Información que facilita el profesorado en sus proyectos de jornada continua:

“Adecuación de las horas de máximo rendimiento con las áreas de mayor dificultad. Esto ayudaría a disminuir los índices de fracaso escolar.”  (p.5)

Los especialistas en educación sostienen que este tipo de jornada beneficia más al alumnado que la jornada partida; lejos de influir negativamente en el rendimiento escolar, resulta un factor positivo y motivador.” (p 5)

“Conseguir un mayor rendimiento de nuestros alumnos, ya que los estudios científicos, realizados al respecto, nos demuestran, sin ningún género de dudas, que los alumnos consiguen un mayor aprovechamiento en la Jornada Continua que en la Partida.”(p 9)

Adecuación de las horas de máximo rendimiento de las áreas de mayor dificultad. Esto nos ayudaría a disminuir el fracaso escolar”  (p 14)

Importantes sociólogos y psicólogos coinciden en afirmar que el horario de mañana es el más idóneo para el rendimiento escolar y sugieren que las tardes sean dedicadas a actividades extraescolares, en razón de que éstas requieren menos esfuerzo y concentración.” (p 5)

“Mejorar la calidad de la enseñanza y formación integral de nuestros alumnos elaborando un horario adecuado en relación con las horas de mayor rendimiento.” (p 6)

Mejorar la calidad de la enseñanza. Al reducir la caída de la curva de fatiga en los alumnos/as. El cansancio influye negativamente en el grado de atención, concentración y rendimiento escolar en periodos lectivos. (p 7)

Mejora de la calidad de la enseñanza y formación integral de los alumnos. Contribuir a la mejora del rendimiento escolar al desarrollar su actividad de formación lectiva en su horario de mayor concentración y atención.” (p.6)

El rendimiento escolar y la capacidad de atención son superiores por la mañana, además se evita el trabajo de los alumnos durante el proceso digestivo y se respeta la necesidad de siesta de los más pequeños. “ (p 1)

“Favorecer el rendimiento académico y la motivación del alumnado.” (p 5)

1. Aumentar el rendimiento de los alumnos en las actividades escolares, en periodos de máximo rendimiento y mejorar la adaptación de las áreas obligatorias al periodo más idóneo para los alumnos.

2. Adaptar el horario de las actividades de educación formal a los ritmos biológicos de los alumnos del colegio. (p 7)

“Mejora el rendimiento del alumno/a. Racionaliza su horario ya que la quinta hora de la mañana es más provechosa que las horas de la tarde.” (p 7)

 

 

 

Anuncios
46 comentarios leave one →
  1. Padre, Profesor, y más cosas permalink
    8 octubre 2010 0:12

    Muy buenas noches.
    Soy la persona a la que ustedes se refieren cuando mencionan el comentario del que publican un fragmento.
    Justamente hoy por la tarde había escrito el que me había prometido sería el último post en el blog, pero me acaba de llamar un amigo para decirme que acababa de leer parte de mi comentario en otra parte, y me dio este enlace. Veo que se trata de la misma web, en otro apartado, y de paso he cedido a la tentación y he mirado el lugar original en donde lo escribí. Lo último que se me llama en él es “Troll”, un término que se utiliza en internet para describir a aquellas personas que entran en un debate a provocar y a desestabilizar. Curiosamente, ese mismo comentario me acusa de no aportar nada, debido a que soy neutral, para finalizar diciendo que, por esta misma causa, subestimo la inteligencia de los lectores de este foro.
    Y eso que lo único que he hecho es acudir a solicitar información, sin defender ninguna postura en concreto.
    Por lo visto, el pecado que he cometido es ser profesor, y eso me hace ser interesado en el asunto. Como digo en la otra página, se equivocan de medio a medio. Sí soy parte interesada, pero por ser padre. Y el ser profesor no me hace serlo, porque yo no tengo que luchar por tener jornada continúa: yo ya la tengo.
    Creo firmemente que en un centro es la comunidad educativa (padres, profesores y administración) la que debe elegir el tipo de educación que deben recibir sus ciudadanos más desprotegidos: nuestros hijos. Y también creo que nuestro deber es informarnos de todas las opciones posibles. Eso es lo que intentaba, pero me he encontrado con desconfianza solamente por el hecho de haber dicho mi profesión: profesor. Estoy orgulloso de serlo. Y no creo que sea impedimento para ser padre. Ni mejor ni peor que otro.
    Sé que me voy a arrepentir de haber seguido escribiendo, porque seguro que este mensaje provoca comentarios parecidos a los del otro debate. Y no os podéis imaginar cómo lo lamento. Como padre y como educador.
    Esta vez sí que no leeré los mensajes de contestación. No me dan rabia ni indignación. Solo lástima.
    Un abrazo de despedida.

    P.D.: por favor, aunque no vaya a leerlas, sed justos en vuestras contestaciones a este post, y leedlo bien: no he abogado por la jornada continua ni por la partida. Sigo investigando, y encuentro informaciones positivas y negativas sobre una y otra jornada, incluso en los propios enlaces que tenéis en vuestro blog.

  2. Baku permalink
    8 octubre 2010 9:19

    Padre, Profesor,

    En vez de marear la perdiz ¿por qué no comentas la respuesta que te han dado en este post?

  3. Yo te creo Padre, Profesor, y más cosas permalink
    8 octubre 2010 10:03

    Yo te creo, eres neutral.
    Venga, ahora que han contestado a una de tus preguntas, te toca opinar: ¿qué te parece descubrir que tus compañeros están mintiendo y engañando a los padres de sus alumnos para conseguir una mejora laboral?

  4. Otro padre permalink
    8 octubre 2010 11:26

    Padre, Profesor…
    Dijiste que los padres somos unos cobardes, pues aquí el único cobarde eres tú. En vez de comentar esta entrada, te despides y te vas.
    ¿No querías respuestas? pues en esta entrada hay una, ¿por qué no respondes?

  5. Rosa permalink
    8 octubre 2010 11:47

    Me estoy asustando de las respuestas que leo.
    Soy una madre con dos hijos, y estoy a favor de la jornada partida. Lei lo que escribio el profesor en el otro debate y he leido lo que ha puesto en este. para los que no los hayan leido, vino al foro a preguntar, porque es el presidente de la APA de su cole. Y no dijo que los padres somos cobardes, sino que no es posible que seamos cobardes, tontos o ciegos.Y se incluía a él. No creo que conteste, porque no creo que vuelva. Me parecio un señor serio y interesado en el tema. Yo misma, al ver cómo tratamos al que viene a preguntar, me cuesta leer ciertas cosas y entrar en la página. Vine a esta página porque defiende mis intereses, pero veo que el tratamiento deja mucho que desear

    • Cristina permalink
      8 octubre 2010 17:23

      Hola Rosa, soy la autora de este post.
      Padre, Profesor y más cosas, ha hecho una pregunta en este foro y yo la he respondido.
      En ningún momento en mi post he faltado al respeto, ni he maltratado a este señor.
      Por tanto, creo que su comentario carece de fundamento y es injusto.
      Un saludo

  6. Ganaremos permalink
    8 octubre 2010 11:57

    Rosa, eres una de esas personas que se deja engañar por las apariencias.Ese profe igual no es ni padre ni presidente de nada. Viene aquí a provocar, con mentiras, igual que hacen todos los profesores. Aese tipo de personas, hay que banearlos y np dejarlos ni moverse. son los peores
    Parecen buenos y son com la tiña. ya veras como no responde a nada. Que se vaya a llorar a su aula

    ¡NO A LA JORNADA CONTINUA! ¡SI QUIEREN TENER LIBRE LA TARDE, QUE SE CAMBIEN DE TRABAJO Y PUNTO, COMO NOS DICEN A NOSOTROS!

    • jpq permalink
      8 octubre 2010 15:04

      Menuda paradoja!!, si todos los profesores mienten, entonces es imposible que “Padre, profesor y mas cosas”, sea profesor.

  7. Grupo Jornada Escolar permalink*
    8 octubre 2010 12:37

    Hola a todos,

    Este foro está abierto a todas las opiniones. Lo único que os pedimos es argumentar vuestras posturas y respetar a las demás personas que comentan aquí.

    Aunque intervenimos en pocas ocasiones, este foro está moderado y nos veremos en la obligación de eliminar cualquier comentario que pueda alterar su buen funcionamiento.

    Saludos
    Grupo Jornada Escolar

  8. Grupo Jornada Escolar permalink*
    8 octubre 2010 14:03

    Hola,

    Hemos actualizado la entrada “La dirección del Colegio Santiago Apóstol de Villanueva de la Cañada ha impuesto la jornada continua (1)”

    Saludos

  9. 8 octubre 2010 14:54

    Solo remachar la respuesta del Grupo.
    Creo que es importante mantener el respeto que a nosotros se nos falta y ha faltado.
    Argumentos, todos lo sabemos, no nos faltan; por eso, usémoslos en lugar de despachar con la misma falta de educación que otros nos dedican.
    No caigamos en sus mismos errores.

  10. Isabel Sancho permalink
    8 octubre 2010 15:35

    Hola a todos.

    El enfrentamiento entre padres y profesores sólo perjudica a los niños.
    Es verdad que muchas veces cuando defiendes una postura en contra de la de la mayoría del profesorado, interpretan que estás en contra del profesorado, cosa que me ha pasado y que en mi caso no es cierta. Entonces, la alternativa que te proponen es que te vayas de ese colegio ya que como no opinas lo mismo que ellos, eso implica que no te gusta. Resulta que los colegios son públicos, es decir, de todos.
    Sinceramente creo que al igual que hay profesores que sólo miran por la mejora de la jornada laboral, hay otros que creen que esta jornada es mejor para los niños y se basan en la experiencia de otros centros, de compañeros y en su propia experiencia. Quizás este sea uno de los puntos más importantes a tratar. La experiencia a veces no “es la madre de la ciencia”. Muchas veces lo que creemos que es evidente no lo es tanto y así como la primera hora de la mañana no es la de mayor rendimiento, igualmente nos podemos equivocar al valorar la jornada escolar.
    El problema es que los profesores no buscan trabajos o investigaciones porque creen que su experiencia es más válida que estos trabajos y se ofenden si los padres que están interesados en la educación acogen mejor estos trabajos que lo que ellos opinan. De hecho, en numerosas ocasiones menosprecian estos trabajos argumentando que los resultados de los estudios son de los que los pagan.
    La pena es que como algunos padres no respetan la labor docente, los profesores están a la defensiva y no admiten la intervención de los padres.
    Señores profesores, la educación contempla esta intervención puesto que es necesaria. Es necesaria una estrecha colaboración padres/profesores y una gran implicación por parte de ambos sectores. Pero colaborar e implicarse no necesariamente es estar de acuerdo en todo.
    La diferencia de opinión, la crítica es lo que provoca que se crezca. Es muy difícil hacer autocrítica y no se debería despreciar la crítica que viene del exterior, se debe valorar y acoger para mejorar. Evidentemente, la critica destructiva, el insulto … no ayuda nada puesto que es la tabla de salvación de aquellos que no quieren escuchar ni ver.
    Padre, profesor y más cosas no ha insultado y no es justo que se le ataque por ser profesor pero tampoco ha contestado a las preguntas de los padres. Preguntas de padres preocupados por la educación de sus hijos a un profesor. También dice que sigue informándose y encuentra cosas positivas a la jornada continua, incluso en los enlaces de este blog. Me gustaría que compartiese estas cosas positivas, la pena es que dice que no va a leer los comentarios a su comentario y por lo tanto me quedaré sin respuesta.
    Cristina creo que Rosa no se refiere a tu post sino a los comentarios. Es cierto que no son ofensivos pero quizás se pueden interpretar como algo hirientes.
    Me gustaría que todos los profesores que lean estos comentarios piensen cómo se sentirían si tras preguntar una y cien veces algo no se les diesen respuestas. Quizás estarían algo enfadados y mostrarían su enfado de alguna manera.
    ¿Pueden entender esto último sin sentirse ofendidos?

    Muchas gracias.

  11. Antonio V. permalink
    8 octubre 2010 19:40

    Si os parece para no dar más vueltas podríamos ir al grano sobre las mentiras de los maestros con ejemplos que hemos sufrido en nuestras propias carnes, por ejemplo en mi centro, en el proyecto que presentan para un año de prueba en JC dicen:

    Menos deberes, mayor rendimiento, actividades gratis, mejor organización del tiempo libre, almuerzo inteligente, evitar segundo viaje de los padres al centro.

    Tenemos más deberes, el rendimiento es menor ya que a estas alturas solo algunas clases han empezado el segundo tema del libro.

    Las actividades son pagadas, hasta incluso los maestros piden dinero para material para las actividades ofrecidas por ellos mismos.

    El almuerzo inteligente como lo llaman es atrangantarse ya que en 10 minutos muchos no se terminan el bocadillo.

    Los padres ahora hacemos segundo viaje al centro con el primer hijo, segundo viaje al pabellón cubierto con el primer hijo, otros días viajes a casas de cultura, a música, etc, es decir hacemos más viajes, mientras que los maestros si es verdad que se evitan el segundo viaje al centro.

    El tiempo libre está peor organizado ya que si observamos todo el año, estamos acumulando actividades en los 175 días lectivos y el resto del año queda ocioso.

    Por lo tanto en mi opinión y con su proyecto en la mano nos han mentido.

  12. Padre, Profesor, y más cosas permalink
    9 octubre 2010 2:08

    Muy buenas noches de nuevo.

    Me encuentro visitando por tercera vez el foro. Nuevamente un amigo (el mismo) me ha invitado a participar. Había decidido no hacerlo, porque no me gustan las discusiones, y mis comentarios molestaban a algunas de las personas integrantes del mismo. Al mismo tiempo, mi estancia no me aportaba nada positivo.
    Veo que algunas personas me han hecho preguntas, de manera más o menos amable, que voy a intentar contestar. No porque mi opinión sea importante, o no más importante que la de cualquiera de ellos.
    Antes quiero decir que no voy a contestar a ninguna de las alusiones que yo considero negativas que se han hecho hacia mis mensajes. No creo que hacerlo sirva más que para avivar rencores, que no quiero producir.
    Sí quiero agradecer sus mensajes, porque me parece obligado hacerlo, a Rosa, por intentar comprender, al Grupo Jornada Escolar y a Vicente Biosca, por intentar mantener el respeto entre los asistentes, y especialmente a Isabel Sancho, por mantener esta misma postura conciliadora, mientras expone sus argumentos de manera razonada. Ha sido precisamente este mensaje el que me ha animado a contestar, recordándome que soy un profesor contestando a preguntas formuladas por los padres. Después de todo, me acerqué a este foro, buscando opiniones y respuestas, y es justo que dé la mía, si se me pide.
    Voy a sentarme tranquilamente, porque me parece que este post va para largo.

    Primero voy a hacer un resumen de mi situación, para que aquellos que lean este post lo puedan contextualizar junto a los que escribí en otra página de este blog.
    Me presento:
    -Soy profesor de secundaria. Es mi profesión, no me define como persona.
    -Tengo una hija de nueve años (preciosa). Ella me define mucho mejor: soy su mejor juguete.
    – Pertenezco a una AMPA, de la que fui elegido presidente. Estamos afiliados a la FAPA correspondiente.
    -También pertenezco al Consejo Escolar del colegio de mi hija (también al Consejo Escolar de mi instituto, pero eso es ahora irrelevante).
    Ahora expongo la situación:
    -Hace tiempo que se habla del cambio de horario en el colegio al que ahora asiste mi hija, para adoptar la jornada continua.
    -Desde comienzo del curso 2010-11 he oído hablar de él más a menudo, y fue motivo de unos breves comentarios en el último Consejo Escolar.
    -Hace muy poco recibí un correo de la FAPA en la que se informaba a los componentes de la directiva del AMPA sobre unas Jornadas de Formación para AMPAS que, entre otros temas, incluía el de la Jornada Continua. En este correo venía además un enlace a este blog. Así es como llegué aquí.
    Como me gusta tener los deberes hechos (será deformación profesional), decidí informarme lo más a fondo que pudiese sobre el tema, ya que me parecía importante. No solo a mí. Algunas personas del municipio me habían interpelado con anterioridad sobre este asunto. La intención era, y es, tener la máxima cantidad de información posible para que, en el caso de que se nos ofrezca la posibilidad de acceder a la Jornada Continua, poder informar a los padres de los pros y contras de los dos tipos de jornada, para que la elección se produzca de la manera más democrática posible. Es decir, con información, rigor y libertad.

    ¿Cuáles son mis conclusiones?
    Me siento obligado antes de contestar a aclarar algunas cuestiones, debido a la respuesta obtenida en mis anteriores comentarios, por parte de algunas personas:
    -Soy profesor de secundaria, y en mi comunidad existe desde hace mucho tiempo la jornada continua en Educación Secundaria, por lo que mi opinión no está sesgada por el hecho de que cambien mis condiciones laborales. Tampoco soy corporativista en este ámbito, y no dejaría que una mejora en las condiciones laborales del tipo de “tener las tardes libres” compitiese en una balanza con el aprendizaje de nuestros hijos (ahora me he ganado la enemistad de mis compañeros, si me entienden mal).
    -Como no me canso de repetir, soy padre (y estoy encantado con ello; además, decidí serlo “a propósito”; para las mentes malpensantes: es una broma. Soy mejor profesor que humorista). Este hecho sí que me vuelve partidista. Daría mi vida por ella, como me imagino que haría cualquier padre; así que imaginad si le daría un horario de tarde…y más si no es el mío.
    -Como presidente de la asociación de padres tampoco creo estar bajo sospecha. En todo caso, he leído críticas sobre las APA y AMPA (de parte de algunos profesores), en el orden de que somos partidarias de la jornada partida. En otro post se me acusó de criticar a la FAPA. No. Lo que pienso, como dice Isabel Sancho en uno de sus párrafos, que “colaborar e implicarse no necesariamente es estar de acuerdo en todo”, y no creo que nadie lo espere de mí.

    Y después de mi alegato inicial, y haciendo caso omiso de la locución latina “Excusatio non petita, accusatio manifesta”, paso a exponer realmente mis conclusiones. De hecho, lo que voy a hacer es contestar a las preguntas que se me han hecho, e intentaré que de esa forma quede reflejada mi opinión. Estas son las preguntas que he recogido en las dos páginas del blog en las que he escrito:
    1. ¿qué te parece descubrir que tus compañeros están mintiendo y engañando a los padres de sus alumnos para conseguir una mejora laboral?
    -No creo que mis compañeros estén mintiendo y engañando a los padres de sus alumnos para conseguir una mejora laboral. Alguno habrá, pero espero, deseo y creo que están exponiendo simplemente su visión de una situación que tiene muchas caras.
    2. Me gustaría que todos los profesores que lean estos comentarios piensen cómo se sentirían si tras preguntar una y cien veces algo no se les diesen respuestas. Quizás estarían algo enfadados y mostrarían su enfado de alguna manera. ¿Pueden entender esto último sin sentirse ofendidos?
    -¡Claro que entiendo lo que me dices! Sigo siendo una persona. No vivo en una burbuja y me encuentro con muchas puertas cerradas. Como miembro de la directiva del AMPA, ni te quiero contar: problemas con la dirección, con la administración…y con algunos padres.
    3. ¿Acaso los docentes y los sindicatos son neutrales cuando afirman que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, y aconsejan a los padres de votar a favor del cambio de horario?
    – No, no pueden ser neutrales, ya que están implicados en el proceso. Igual que lo estamos nosotros, los padres, que tampoco somos neutrales. Cuando me definí en un post como neutral, me refería a que mi opinión no contaba, porque ambas opciones de jornada me parecían correctas. Respecto a que estén confundidos en que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, está por ver. El que aconsejen a los padres el cambio de horario, queda respondido en la pregunta nº 1: creo que lo hacen de buena fe (eso no quiere decir que necesariamente tengan razón).
    4. ¿O es que la jornada continua no es una reivindicación laboral del profesorado?
    -Sí, lo es, además de otras cosas. No veo nada negativo en las reivindicaciones laborales, siempre que no conlleven nada negativo, que es precisamente lo que se debate. Después de todo, nuestras condiciones de trabajo actuales vienen de otras reivindicaciones laborales.
    5. Padre, Profesor y tú decidís abandonar el blog, justo ahora que el debate empieza a ponerse interesante. ¿O tal vez sea por esta razón que decidís abandonar el blog, porque no podéis rebatir los argumentos de aquella entrada?
    – Esta última la he incluido porque me menciona, pese a no estar dirigida a mí. Y solamente para resaltar que lo que para unos es interesante, para otros es violento.

    Son las únicas preguntas que he encontrado, a excepción de una que me pregunta por qué no me porto como un profesional y argumento mi postura, y otra que me pregunta si sé a qué hora cierran las fábricas, los comercios y las oficinas. Me han parecido salidas de tono y no las voy a contestar (de este tipo son las preguntas de “tengo una pregunta para usted, señor presidente”: “¿cuánto cuesta un café?”. A mí no me parecen ingeniosas, simplemente puñeteras).

    Sí, sí, ya lo sé…tiendo a enrollarme mucho, y más cuando no hay un interlocutor activo que me frene. Voy al grano, que es muy gordo.

    También me piden que me moje, y deje mi opinión personal sobre el tema, además de que “comente la respuesta que me han dado en este post”. No sé exactamente a qué se refiere. Si se trata de la pregunta “Si hace falta el 60% de los votos de los padres para la aceptación de dicha jornada (por lo menos en mi comunidad), ¿cómo es posible que los padres seamos tan tontos, ciegos o cobardes como para dejarnos engañar, si se trata del futuro de nuestros hijos? , ya la he respondido antes. Si se trata de contestar a las afirmaciones que hace posteriormente, no tengo por qué llevarle la contraria. Es su opinión, muy lícita. Yo ya he dicho lo que opino sobre algunas de ellas en este escrito.
    No sé si tiene algún interés para alguien, pero ya he dicho que mi opinión no es que deba implantarse ni una opción ni otra, sino que haya libre elección de jornada, en función de cada colegio, después de haber informado exhaustivamente de los pros y contras de cada opción por parte no solo del colegio, sino de la AMPA del mismo, y de la administración.
    En esta información debería constar además de las ventajas e inconvenientes, los compromisos adquiridos por cada una de las partes para el desarrollo de la jornada continua, en caso de llegarse a ella. Este debate no es cosa de un día, ni de una votación sin reflexión, sino que debería hacerse en un período de tiempo suficiente para que las diferentes informaciones lleguen a todo el colectivo de padres. Por supuesto, la votación debe ser secreta. Recuerdo un post que hablaba de algún colegio en el que se pedía que se incluyese el nombre del alumno. Esto es inconcebible, y por lo que he leído ha sido en algún caso aislado, pero no debería haber ocurrido en ninguno.
    Ya sé que no digo nada nuevo, es lo que hay en algunas comunidades.

    Esto, dentro de la legislación vigente. Pero creo también que debería hacerse una reforma que permitiese replantearse la situación al cabo de, por ejemplo, seis años. ¿Por qué añado esta condición? Por dos razones:
    Una, el carácter cambiante de los colegios. La plantilla de un colegio suele tener una parte de ella con carácter más o menos fijo, pero los padres cambiamos cada seis años más o menos, cuando nuestros hijos pasan a Secundaria. Lo que para nuestros hijos o nuestras situaciones es adecuado, puede no serlo para los que vienen detrás.
    Segunda razón, más importante para mí, es comprobar si el cambio que se pueda haber ha sido positivo. No solo en cantidad de aprobados y suspensos, sino en satisfacción de las familias, que son las que habrían votado ese cambio.

    Sobre los estudios que se han hecho respecto al rendimiento escolar, he estado leyendo los estudios hechos sobre cronobiología y cronopsicología, además de los ensayos y publicaciones de Elena Martín Ortega, de Fernández Enguita, de Rafael Feito Alonso, de José Antonio Caride, De Pablo Ángel Meira, de José Gimeno Sacristán, de Carmen Morán…(¡por encima, válgame Dios…!)y lo primero que me encuentro es que en casi todos ellos aparece el latiguillo de que “no son concluyentes”. Esto es como decir: “He aquí un ensayo que he estado escribiendo, que puede ser verdad o mentira. Del lector depende creer una cosa o la otra”. También dicen que los estudios deberían ser realizados en “condiciones de laboratorio”: es decir, con individuos idénticos en ambientes idénticos. Es imposible la comparación incluso con los resultados de ese mismo alumno, ya que el año pasado se encontraba en una etapa cronológica distinta, y no son equiparables.
    Vaya por delante que los estudios realizados por estas personas tienen para mí al mismo valor que el estudio de campo realizado por los maestros. A veces leo la palabra “docentes” refiriéndose a los profesores de secundaria y de primaria, y a la hora de referirse a estos autores se habla de “especialistas en la materia”. Son personas que han estudiado los mismos años de carrera que yo o cualquiera de los demás profesores. Curiosamente, personas que califican a unos docentes de mentirosos, alaban los escritos de los otros.
    Si sigo leyendo estudios, veo uno expuesto en la tesina de Manuel Valero Monteagudo, que realiza una investigación en los colegios de Albacete durante dos años y que determina que la jornada educativa -continua o partida- no influye en el rendimiento escolar del alumno y, lejos de la creencia general sobre acumulación de cansancio y fatiga, la mayor atención del alumnado se produce en las últimas horas de la mañana.
    Claro, que esta investigación tampoco es concluyente. Se realizó durante un corto período sobre una muestra del alumnado, al igual que el que sirvió para uno de los escritos de Enguita fue basado en un único experimento.
    Leo estudios de otros países (Inglaterra, por ejemplo), y veo que los estudios ingleses de no-sé-qué instituto (no recuerdo ahora el nombre) dicen que lo ideal son tres períodos seguidos, separados por descansos de 40-50 minutos. Y yo me pregunto… ¿por qué se me ha ocurrido siquiera leer estos informes? ¿Qué tiene que ver nuestra sociedad con la suya? Los borro de mi PC.

    ¿Queríais que me mojase? Ahí voy: estos escritos solo tienen la importancia que cada uno quiera darles. Me recuerdan la película Braveheart, cuando los Señores de Escocia se pelean por presentar a su rey, esgrimiendo cada uno sus papeles, todos con la razón dentro. Según ellos mismos (los escritores, no los señores de Braveheart), todo funciona según las variables de lugar, edad, familia… dando como resultado que en ocasiones los estudios demuestran que las mejores horas para el estudio son las primeras horas de la mañana (de 9 a 12 de la mañana) y las últimas de la tarde (de 5 a 7), justo cuando nuestros hijos salen de la escuela. Si les hacemos caso, entonces sí que no existiría la conciliación de la vida familiar con la escolar
    Como dice un documento extraido de Educaragón: “En definitiva, todos los estudios tienen razón por una parte o por otra, no hay ningún estudio concluyente, que sea considerado absoluto y válido para todos los contextos.
    En la mayoría de estos estudios coinciden que cada Comunidad Autónoma tiene que valorar la opinión social, las condiciones laborales, el entorno familiar, la estructura demográfica, la ubicación de los centros, etc. Y actuar en consecuencia, para satisfacer las diferentes necesidades que van surgiendo en cada momento.”
    Por cierto, yo entraba al colegio a las 9 de la mañana, y salía a las 7 y media. Como tenía media hora de camino hasta casa, haced el cálculo de mi hora de llegar a casa. Otra pista: me metía a la cama entre las 20:30 y las 21:00. ¿Era mejor este horario para aprender? Es justo el que indican algunos estudios, pero yo no lo sé, era muy pequeño. También cantaba el Cara al Sol en el patio, con mis compañeros, y no tenía ni puñetera idea de qué estaba diciendo.

    En resumen, en mi opinión (actual, también depende de la cronobiología y esas cosas):

    -No hay diferencia de rendimiento entre la mañana y la tarde. Dicho de otra manera: hay mucha y muchas diferencias, que hacen que sean espacios temporales tan diferentes, que al final son iguales. Algunos niños funcionan mejor en unas cosas por la mañana, y otros, por la tarde en otras.
    Si lo que nos preocupan son otros temas, es otra historia.

    Pero mantengo que los padres debemos tener información, oportunidad y opciones. No me gusta ninguna de las experiencias negativas que he leído sobre abusos de algún colegio o de alguna administración. Contra eso sí hay que luchar, no contra los que estén de acuerdo con la jornada continua o partida.
    Y esta información que he ido recabando es la que daré a los padres en su momento, si es que llega, sin mi resumen conclusión. Cada uno que saque el suyo.

    Me voy a la cama, que es muy tarde y noto el cansancio. Al final del post estoy simplificando las cosas, para acabar antes, pero creo que se me entiende. Ya entraré en otro momento a leer un poco lo comentarios y a contestar si es posible. Si queréis echarme, no tenéis más que hacerme un comentario “Ganador” (el que quiera entender, que entienda, y el que no, que lea un post por aquí arriba. Por cierto, en la netiqueta, las mayúsculas significan gritos).

    Y por favor, no sigáis diciendo que estoy defendiendo la jornada partida ni la continua, ni la de cuadritos. Defiendo la libre elección.

    Un abrazo.

  13. Pablo821 para Padre, Profe... permalink
    9 octubre 2010 17:53

    Siendo presidente de tu AMPA, creo que lo más apropiado es que facilites a los padres que representas la información que os ha facilitado vuestra FAPA, así los padres podrán acceder también a este foro y participar en el debate, conocer los pros y los contras de los dos tipos de jornada por ellos mismos, y elegir libremente el horario que prefieren.
    Si les haces los deberes, puede que lo que a ti te parezca importante no lo sea para ellos, o viceversa.

    En relación con los puntos de tu comentario:

    1. Dices que no crees que tus compañeros estén mintiendo ni engañando a los padres. No obstante, en sus proyectos de jornada continua, los docentes afirman muchas cosas que no son ciertas. Y la información que contienen estos proyectos no representa la opinión de una persona en particular, sino de todo el profesorado del centro que presenta este proyecto. Por tanto, no es cierto que “algún habrá” que esté mintiendo y engañando a los padres de sus alumnos, sino que todo el equipo directivo y el resto del profesorado del colegio que presenta el proyecto lo está haciendo.

    2. Entiendes lo que te dice Isabel. En las reuniones informativas que organizan los centros y en este foro, los padres han preguntado a los docentes por las mejoras educativas y pedagógicas de la jornada continua en numerosas ocasiones, sin recibir nunca ninguna respuesta. Ahora en este post se les ha informado que hay docentes que les están mintiendo y engañando para mejorar sus condiciones laborales y que estas supuestas mejoras probablemente no existen. Hay padres que han aprobado el cambio de horario porque confiaban en los maestros de sus hijos, y ahora saben que les han engañado, y no “alguno” como dices en el punto nº1 de tu comentario, sino todos los docentes de su centro educativo. Me alegra que entiendas que los padres estén molestos con una parte importante del profesorado, y que la falta de ética profesional de muchos de tus compañeros, no ayude a recuperar el prestigio de vuestro colectivo.

    3. Si los sindicatos no son neutrales no es porque están implicados en el proceso, sino porque son parte interesada en este proceso. Recuerda que la jornada continua es uno de los objetivos de vuestros sindicatos para mejorar las condiciones laborales del profesorado, y por tanto existe un conflicto de intereses: la jornada continua mejora las condiciones de trabajo del profesorado, pero ¿también mejora la educación de los alumnos? Hasta ahora los docentes lo han afirmado reiterativamente, sin nunca demostrarlo y por lo visto, no pueden hacerlo.
    No acabo de entender esta frase: “Respecto a que estén confundidos en que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, está por ver.” Yo creo que no hay nada por ver, en los enlaces debajo del post hay ejemplos de proyectos de jornada continua en los cuales los docentes afirman que la jornada continua reduce el fracaso escolar y mejora el rendimiento de los alumnos. Lo afirman en un documento que presentan a las familias para pedirles que voten a favor de la jornada continua.

    4. Coincido contigo en que no hay nada negativo en las reivindicaciones laborales, y en el caso que nos interesa, siempre que no perjudique la educación de los niños. De momento, sabemos que la jornada continua mejora considerablemente el horario laboral del profesorado, y creo que a los padres en general les parece bien. El problema es que nadie puede asegurar que la educación de los alumnos también mejorará con este modelo. Los únicos que lo afirman son los docentes, y ahora resulta que no es verdad.

    5. Lo cierto es que el primer comentario después de la publicación del post es tuyo, y aunque en el post estén contestando a una de tus preguntas tú dices que te vas del blog. Para ti tal vez es violento, pero para los demás lectores de este blog debe ser desconcertante: vienes a buscar respuestas y cuando te las dan, dices que te vas.
    Además, al final del post informan que habrá otro para acabar de contestarte. ¿Ya no tienes curiosidad y no quieres saber por qué se aprueba la jornada continua en las escuelas?

    La inmensa mayoría de los padres, no somos expertos en educación. Muchos han creído y confiado en los docentes que les aconsejaron la jornada continua para mejorar la educación, el rendimiento de sus hijos, para reducir el fracaso escolar… y acabamos de descubrir que todas estas afirmaciones son falsas, que nos han mentido y engañado.
    Personalmente, me interesa conocer la opinión de los especialistas que nombras aunque sus investigaciones no sean concluyentes, justamente porque han investigado antes de sacar conclusiones. Además, que yo vote a favor o en contra de la jornada continua en mi centro, a estas personas no les afectará en nada, no son parte interesada en este proceso. En cambio el profesorado, sí que lo es, porque si los padres aprueban el cambio de horario en su centro, ellos mejorarán sus condiciones laborales. Los docentes tienen un interés personal en convencer a los padres de votar a favor de la jornada continua. Y mientras las conclusiones de todos aquellos especialistas se basan en estudios científicos, la opinión del profesorado es sólo una opinión subjetiva que no se basa en ninguna investigación.

    De todas maneras, si ninguno de los dos horarios mejora el rendimiento de los alumnos, seguimos sin tener razones educativas para implantar la jornada continua.

    Finalmente, insistes en que los padres tienen que estar informados, y que les darás la información que estas recabando en su momento. Como he explicado antes, no creo que debas hacer los deberes para los padres que representas y presentarles lo que tú consideras los pros y los contras de cada horario. Con internet la información es fácilmente accesible, y creo que es mejor facilitarles el enlace de este blog y de la página web de información, para que ellos mismos puedan leer la información disponible e incluso participar en el debate de este foro.

  14. Victoria permalink
    9 octubre 2010 18:03

    Otra cosa preocupante es que el profesorado asegura que la jornada continua reduce el fracaso escolar, pero si miramos las comunidades autónomas que más años llevan con este horario como Canarias o Andalucía, pues resulta que todas tienen un porcentaje de fracaso escolar elevadísimo. Lo que los profesores dicen respecto al fracaso escolar tampoco es verdad.

  15. Baku permalink
    9 octubre 2010 18:28

    No creo que lo más importante ahora sea hacer una reforma que permitiese replantearse la situación al cabo de unos años. Es evidente que hay un conflicto de intereses y al parecer hay docentes que han abusado de la confianza de los padres de sus alumnos para tener la jornada continua. Lo que debería hacerse es una investigación para determinar si hubo o no abuso moral por parte del profesorado. Los docentes como cualquier trabajador tienen que comportarse con profesionalidad y no pueden impunemente engañar y manipular a las familias para conseguir una mejora personal, sobre todo tratándose de un tema del que depende el futuro de unos menores de edad. Si hay que hacer una reforma es para replantear todo el proceso y tomando medidas para evitar los abusos.

  16. Isabel Sancho permalink
    9 octubre 2010 19:33

    Padre, profesor y más cosas, ante todo gracias por contestar.
    Lo primero que querría resaltar de tu respuesta es que no he encontrado ni un sólo argumento a favor de la jornada continua.
    Lo que quiero decir es que yo estoy realmente interesada en encontrar argumentos que me convenzan, razonables, a favor de la jornada continua y en tu anterior comentario, decías haber encontrado cosas a favor y en contra.
    Intenté, como intento con todos los profesores que defienden esta jornada (no estoy diciendo que tú la defiendas sino que dices haber encontrado cosas a favor) que me presentases los argumentos a favor de la jornada continua ya que yo he sido incapaz de encontrarlos.
    Estoy de acuerdo contigo respecto a la conclusión de los estudios que existen sobre la cronoscopia, el rendimiento relacionado con los horarios etc. Es cierto que todos dicen que no son concluyentes y la razón es evidente, se está trabajando con niños y no con cobayas y por lo tanto, se deberían hacer unos estudios muy completos, largos y comparativos para sacar algo en claro.
    Como sabéis la jornada continua se implantó en comunidades como Canarias y Andalucía hace ya “muuuucho” tiempo y en este largo periodo no ha existido el más mínimo interés por parte de las distintas administraciones en hacer un estudio serio sobre la eficacia de este horario o sus ventajas.
    Esto ya de por sí me parece una irresponsabilidad teniendo en cuenta que son comunidades en las que el fracaso escolar es muy alto. Pero aún así, no sabemos si esta jornada ha empeorado o mejorado las cosas porque no existen estudios ni comparaciones. Podemos pensar que estos estudios no se han llevado a cabo porque cuestionar este horario puede tener graves consecuencias ya que se estaría cuestionando a su vez el retirar una mejora laboral establecida.
    Tampoco entiendo tu defensa a ultranza de la libre elección. Las ordenes de las distintas Consejerías de Educación, por las que se regula la jornada escolar establecen en la mayoría de las comunidades autónomas que será la propia comunidad educativa la que pueda elegir el tipo de jornada que desea y por lo tanto no hay que defender lo que de por sí está establecido.
    También yo fui elegida como representante de padres en el consejo escolar del colegio de mis hijos. Y también fuí presidenta del APA de nuestro colegio. Voy a compartir contigo alguno de los acontecimientos ocurridos en nuestro colegio y las consecuencias que he tenido que soportar.
    Mientras fui presidenta del APA de nuestro colegio, en la primera reunión convocada por la dirección para los padres, la dirección comentó que se propondría la jornada continua ya que el claustro lo había decidido así. También se informó de las próximas elecciones a representantes de padres en Consejo Escolar y se presentó a los padres que se habían ofrecido voluntarios sugiriendose la participación de algún que otro padre más. Nada más sacar el tema de la jornada ya comenzaron los enfrentamientos entre favorables y no favorables al cambio. Las personas que se habían presentado al consejo escolar manifestaron su postura en esta reunión y en otras ocasiones y yo como presidenta del APA hice un resumen de la misma y presenté a los candidatos, ambos projornada continua. El ejercicio de mi labor informativa así como la posterior información de que me presentaba como candidata en contra y el divulgar la información referente a la postura de todos los candidatos con respecto a la jornada continua (otros padres decidieron presentarse también a raíz de la información) para que los padres supiesen la postura de estos candidatos sobre un tema que creo se considera importante dentro de la comunidad educativa, hizo saltar chispas. La propia directora del centro me indicó que quizás no fuese muy indicado que me presentase como representante ya que era presidenta de la asociación de padres.
    Se me acusó de utilizar mi presidencia dentro del APA para boicotear unas elecciones. Yo lo único que hice fue informar para que los padres votaran y supiesen lo que estaban votando. Sólo indiqué las distintas opciones.
    Y esto sólo fue el aperitivo. Este año, el consejo denegó la propuesta.
    Al año siguiente, se presentó de nuevo. Hubo cambios entre los padres y también en la forma de presentar la propuesta. Esta vez no se utilizó la frase que establece la orden de nuestra comunidad “la excepción a la jornada escolar ordinaria”, sino “Aprobación del comienzo del proceso informativo y consultivo a los padres/madres sobre la jornada única”. Con esta frase, se podía entender que si se votaba “no” eso quería decir que se estaba votando no a un proceso informativo y se obviaban los criterios que establece la orden para el comienzo del proceso.
    De forma resumida, estos criterios son:
    a) Deberá representar una mejora del servicio educativo en la localidad…
    b) Deberá representar una oportunidad singular para desarrollar propuestas innovadoras que contribuyan a mejorar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje…
    c) Debe dar respuesta a una petición social…
    Mi posición fue el denunciar que no se votaba el comienzo de un proceso informativo sino la solicitud de la excepción de la jornada ordinaria que según la orden tiene que responder a unos criterios concretos y que bajo mi punto de vista no se habían dado en ningún momento ya que cuando pregunté cuantos padres se habían mostrado interesados en la jornada continua, se me dijo, que unos 10 padres de un total de 417 padres censados, lo que en mi humilde opinión no representaba una petición social por parte de la comunidad educativa aunque sí que lo fuese por parte de los profesores que en su mayoría vienen demandando este tipo de jornada cada año. (Finalmente 100 padres votaron a favor de la jornada continua y luego se me acusó de nuevo diciendo que no eran 10 sino 100. Yo solo transmití lo que se me transmitió. Sólo 10 padres se interesaron por la jornada continua antes de comenzar el proceso)
    Siempre que se ha propuesto el cambio de jornada escolar se presenta la jornada continua como un fin en sí misma y no como un medio para obtener el fin de mejorar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje y en ningún momento se ha mencionado alguna propuesta innovadora. Se insiste en que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos pero como tu bien dices, padre profesor y más cosas, esto no se puede asegurar.
    En los estudios que mencionas también se refleja que la concentración de las actividades con menos descansos puede perjudicar en mayor medida a los alumnos que necesitan más tiempo para adquirir las capacidades. Que no se trata de la cantidad neta de tiempo sino de su dosificación. Un esfuerzo siempre requiere un descanso. También se insiste en que dicha concentración horaria crea estrés.
    Yo puedo valorar un cambio de jornada con un proyecto educativo muy amplio que beneficie a los alumnos pero me parece una rotunda pérdida de tiempo el comenzar un proceso que no cumple unos criterios establecidos manipulando con la idea de que, si no se está a favor de que comience el proceso, es que no estás a favor de informar a los padres.
    Quiero insistir en que tengo derecho como representante y como persona a manifestar mi criterio en contra o a favor de la aprobación de un proyecto o la solicitud de excepción de la jornada y no por ello estoy quitando el derecho a nadie de informarse si es que así se desea. No somos niños a los que es necesario guiar. Somos adultos con criterio propio perfectamente capaces de informarnos y pedir información si es nuestra voluntad.
    Por lo tanto en el consejo escolar en el que se solicitó la excepción a la jornada ordinaria, mi voto fue no al comienzo de un proceso que no cumple los criterios establecidos.
    Si cuando pregunté por el número de padres interesados se me hubiese dado una cifra algo mayor, digamos de un 20-25% de padres y además si se hubiese presentado alguna idea de mejora educativa, mi voto probablemente hubiese sido si.
    Después se votó por el proyecto de mejora y lamentándolo mucho (esperaba algo más que la mera justificación de la jornada continua) tuve que votar no ya que no representaba, bajo mi punto de vista, ninguna mejora educativa.
    Mientras tanto, algunos profesores (los menos y esto les honra) se dedicaban a contar a los niños las bondades de la jornada continua y si se te ocurría quejarte puesto que utilizar a los niños no me parece nada ético, te acusaban de coartarles su libertad de expresión. Señores, los profesores están en clase para expresar a los alumnos lo buena que es la jornada continua.
    Me gustaría plantear una reflexión más sobre los proyectos y en concreto sobre la mejora Organizativa. Creo que uno de los argumentos más fuertes del proyecto que se presentó en mi centro es la organización para la coordinación de profesores. Y así se pudo ver reflejado en diversos puntos como: entre las “finalidades socioeducativas que se pretende mantener con la jornada continua”, nos encontramos con la “Mejora general de la calidad de la enseñanza al facilitar el tiempo de coordinación de los profesores. Y se añade en “Razones y argumentos de tipo organizativo”, “Con el nuevo horario el profesorado dispondría de intervalos de tiempo más amplios, lo que supondría poder desarrollar las reuniones de forma más efectiva y mejorar las tareas de coordinación.”
En “Razones y argumentos de tipo educativo”: “Permite optimizar los tiempos dedicados a claustros, reuniones de coordinación, seminarios y proyectos del profesorado”.
…
    Y yo me pregunto.
    Si este argumento es realmente necesario y supone una mejora pedagógica y organizativa, ¿por qué no se hace ahora de esta forma?
Los profesores tienen cinco horas de obligada permanencia en el centro que utilizan para reuniones y coordinación entre otras cosas. Tienen la suerte de elegir cómo emplean este horario. Ellos actualmente han decidido que el horario de permanencia coincida con el horario que queda entre las clases de la mañana y las de la tarde, supongo que para poder volver a casa lo antes posible (y esto es comprensible). Pero si verdaderamente piensan que reunirse por la tarde es una mejora pedagógica y organizativa, ¿no deberían haberlo hecho ya? ¿No deberían quedarse dos tardes a la semana o lo que ellos consideren necesario para realizar las reuniones que tengan que realizar y salir del centro de 13:00 a 14:30 como hacen en otros centros, es decir, colocar estas horas de permanencia cuando lo niños se van, a partir de las 16:00 en vez de colocarlas de 13:00 a 14:30?
Mi pregunta es, ¿influyen sus condiciones laborales a la hora de aplicar la libertad que tienen en los horarios? 
Yo creo que sí.
Muchas personas trabajan mañana y tarde y tienen libre una hora y media y a veces mucho más (véase los comercios) para luego, volver por la tarde y esto no se cuestiona ya que se hace lo que se supone mejor para el negocio, es decir, si a la hora de comer no viene nadie a comprar y vienen por la tarde, aunque fastidie, hay que abrir por la tarde si no queremos cerrar el negocio.
 Me gustaría que los profesores no se ofendan cuando se dice que este proyecto supone una mejora laboral, porque esto no lo digo yo, lo dicen los sindicatos de profesores y los generales y están en su derecho de reivindicar mejoras, siempre que las mismas no perjudiquen al resto de la comunidad educativa.
En ningún momento quiero ofender, ni atacar a nadie, solo intento transmitir una opinión al igual que respeto la opinión contraria. 
En este entierro me han dado vela. Si el ministerio de educación está convencido de que la jornada continua supone una mejora educativa que la implante, sin preguntarnos a los padres. A mí, como madre, no me gusta tener que enfrentarme a las opiniones de los profesores de mis hijos y solo lo hago en base al estudio de la información y al convencimiento personal.
Yo estoy acostumbrada a hablar, a actuar, a pelear por lo que me importa. A veces esto gusta mucho (cuando interesa) y otras no tanto. También puedo estar equivocada, pero mientras no me convenzan de lo contrario debo defender lo que creo mejor para la escuela pública y para mis propios hijos. Porque, aunque algunos piensen que los padres debemos pensar solo en nuestros hijos, yo creo que las instituciones públicas, y sobre todo la educación, debe proporcionar las mismas opciones a todo individuo, debe ser equitativa y por lo tanto enfoco los temas educativos de modo global y no individual. No soy capaz de hacerlo de otro modo.
    Otro detalle fue el de la ampliación de las horas de recreo. Actualmente nuestro colegio goza de una excepción al horario ya que se ha reducido en media hora el recreo de comedor debido al mal tiempo de la zona. Esta reducción me parece razonable e incluso buena pero de repente, con la jornada continua como se necesita empezar media hora más pronto, se alarga de nuevo el horario de recreo de comedor para que los niños sigan saliendo a la misma hora. Ya no importa si hace mal tiempo.

    Si no me parece justo que se diga que los profesores sólo buscan su beneficio personal con el cambio de jornada, tampoco me parece justo que se critique, siempre por detrás, se me retire la palabra por parte de profesores con los que yo siempre he tenido buena relación antes de esto, se me acuse de ir en contra del colegio, se me diga que como estoy en contra del colegio tengo que sacar a mis hijos del colegio e irme a otro etc…(sólo por ejercer mi derecho a opinar distinto y a expresarme).
    Padre, profesor y más cosas, como ves tenemos muchas cosas en común (más de las que tu crees) salvo la de experimentar las consecuencias que nos regala la administración al dejarnos la libertad de escoger el tipo de jornada, al lavarse las manos como Pilatos y dejarnos enfrentarnos (aunque no se busquen enfrentamientos) y además, esta misma administración en mi comunidad autónoma, Madrid, expresa su desacuerdo con la jornada continua mediante comunicados por parte de todos los partidos políticos que la representan en los que se asegura que la jornada continua perjudica al alumno. Hasta los sindicatos dicen que no pueden ponerse en contra de una mejora laboral pero advierten de que este cambio puede perjudicar a las escuela pública.
    Lo más grave de todo esto es que mientras discutimos jornadas que en cuestión de rendimiento no resuelven nada y proyectos que se suponen deben ser innovadores e intentar mejorar los problemas de cada centro pero que en realidad son copias de otros proyectos que se han redactado en una semana porque cuando, antes de aprobar el comienzo del proceso se ha pedido el proyecto (¿Cómo se va a aprobar algo que no se conoce?) la contestación ha sido que no se iba a trabajar en valde, nuestro país es uno de los que tiene mayor fracaso escolar comparado con los de nuestro entorno. Tenemos enormes problemas de comprensión lectora. …
    Señores la educación es nuestro futuro y el de nuestros hijos.
    Una última pregunta a los profesores y a la Administración. ¿Creen que merece la pena tanto esfuerzo, dedicación de tiempo etc…? ¿La jornada puede solucionar los graves problemas que hoy se advierten en educación? ¿La jornada solucionará los problemas que se tienen a la hora de atender a la diversidad del alumnado?
    Y acabo, perdón por extenderme tanto, ¿no hay otras cosas mucho más importantes que tratar?

    Muchas gracias.

  17. Isabel Sancho permalink
    9 octubre 2010 19:46

    Perdonad
    Se me olvidó una última pregunta para Padre, Profesor y más cosas.

    Has comentado que eres profesor de secundaria y tienes jornada continua.
    Tienes por lo tanto la experiencia de esta jornada aunque en alumnos más mayores. Me gustaría que nos contases como están los niños en las dos últimas horas de esta jornada.

    Como te dije, tenemos muchas cosas en común. Mi experiencia es que las dos últimas horas de la jornada continua en secundaria son de muy bajo rendimiento, probablemente comparables a las horas de la tarde en jornada partida.

    Muchas gracias de nuevo.

    • Padre, Profesor, y más cosas permalink
      15 octubre 2010 14:20

      Hola, Isabel. Por fin he sacado un ratito libre para escribir. Podría haber sido antes, pero he perdido el tiempo explicándole algo a alguien que no quiere explicaciones.

      Te respondo a lo que me preguntas.

      Mi experiencia personal:
      Siempre he dado clases a alumnos de 12 a 18 años (a excepción de la educación de adultos, que no contaría para el tema que nos ocupa).
      Durante tres años lo hice en un colegio privado concertado, en horario de mañana y tarde.
      Durante los trece años siguientes he estado impartiendo mis clases en un instituto (mejor dicho, en unos cuantos), en horario de jornada continua.
      Hago esta observación porque no sé si lo que sucede a esta edad es extrapolable a los alumnos de primaria. Según los estudios de cronobiología y cronopsicología, parece ser que no. Yo mismo opino que las diferencias pueden ser grandes.
      Según lo que yo he podido observar, el alumnado suele tener distintos ritmos de aprendizaje, tanto a lo largo del día, como a lo largo de una misma sesión.
      Por ejemplo, en la jornada continua, la última hora es difícil mantener la atención del alumnado. Pero según mi opinión no se debe a que estén cansados, sino a que están deseando que se acabe de una vez la clase, para poder irse. Esto mismo ocurría al finalizar las clases por la tarde, en la jornada partida. Como es evidente, se acentúa los viernes, en ambos casos.
      En mi experiencia con la jornada partida esto no ocurría a última hora de la mañana, pero también influía el que todos los alumnos eran semipensionistas, y comían en el comedor del colegio, con lo que no existía la urgencia de abandonar el centro.
      Otra hora terrible en la jornada partida era la primera hora de la tarde, sobre todo en la época de calor. El sopor se hacía insoportable, incluso para mí, a veces. Recuerdo alguna tarde en la que los alumnos realizaban un examen y en el silencio de la clase costaba mantener los ojos abiertos y no ceder al sueño (para los malpensados: no ocurrió).
      He leído (en los escritos de alguno de los expertos que solemos mencionar al hablar de los estudios sobre la jornada continua) que la primera hora de la mañana nos gusta a los docentes porque nuestros alumnos están sumisos y obedientes, pero que no se enteran de nada, porque están dormidos. En algunos casos esto sí es cierto (me refiero a que están dormidos, no a que nos guste que lo estén). Sobre todo cuando la noche anterior han dado El Internado, Física o Química, El Gran Hermano, O.T., o cualquier programa que impida que se vayan a la cama a una hora adecuada. Me acuerdo cuando los alumnos me contaban lo que había ocurrido la noche anterior en Crónicas Marcianas. Dejando aparte la conveniencia o no de dichos programas para un adolescente, no me parecían horas para un alumno que debe entrar a clase el día siguiente a las ocho y media (en primaria la jornada continua comienza a las nueve, y en secundaria, a las ocho y media).
      Pero me aparto del tema. Estaba comentando mis impresiones sobre la atención de mi alumnado a lo largo de las distintas horas del día, y decía al principio que también varía dentro de una misma sesión. Todo profesor sabe que es imposible mantener la atención de un adolescente durante una sesión completa, si no hace cambios de ritmo durante ella: cambio de trabajo teórico a práctico, alternancia de clase magistral (lo que ellos llaman “chapa”) con debate entre el alumnado, lectura activa y pasiva…
      Y además influyen cuestiones como la educación recibida, la costumbre o no a la obediencia, las ganas de aprender (o su ausencia), el gusto por la asignatura que toque en el momento, el estado “hormonal”, la situación familiar,… Un montón de razones subjetivas que hacen que la atención se pueda dispersar en un momento u otro.
      Sí creo en la capacidad de adaptación de los niños (niños grandes, en mi caso). Quiero decir que, olvidándonos por un momento de la idoneidad teórica de un momento del día u otro, ellos son capaces de adaptarse a ambas situaciones.
      Pero sobre todo, hay un detalle que no me gusta de la jornada continua, que también he leído en este y otros foros, y no es una cuestión baladí: la sociedad en la que vivimos es plural en todos los sentidos, y nos encontramos con una diversidad de núcleos familiares que no existía antes del desarrollo de la democracia. Esto me parece fantástico, pero produce que en muchos hogares no haya nadie que cuide de ese niño durante las horas de la tarde, ni de que disponga su tiempo de manera adecuada. Es frecuente encontrarse con alumnos que no han hecho los deberes, o que no han tocado un libro desde las dos y media hasta las ocho y media del día siguiente. Tampoco la jornada partida soluciona este problema, porque solamente añade la franja horaria entre las dos y media y las cuatro y media. Pienso que el problema de estos alumnos es bastante más profundo que el tener un tipo de jornada u otro.
      Acabo de mencionar los deberes. Leo comentarios sobre la cantidad de deberes que se ponen en un tipo de jornada y otro. Solamente puedo hablar de lo que conozco (seguramente habrá experiencias distintas): en la ESO suelo poner poco trabajo para casa, igual que hacía antes con los alumnos de la EGB (con los alumnos de bachillerato, es distinto). Generalmente suelen ser trabajos que no han podido acabar en clase, o algún ejercicio que necesitan para profundizar o para usar enciclopedias o búsqueda por internet. Antes hacía lo mismo. Sé que algunos de mis compañeros ponen más tarea cuando hay un puente largo o fiestas seguidas. Yo intento no hacerlo, porque considero que hay que utilizar el tiempo libre para otras actividades, y volver al centro con el cerebro descansado.
      Como dije, no son más que unas cuantas experiencias personales. Es difícil aplicarlas para la elaboración de una teoría sobre la adecuación de la jornada continua para la adolescencia, porque provienen de centros distintos, alumnos distintos, incluso comunidades autónomas distintas… pero si muchos docentes pusiésemos nuestras experiencias una junto a la otra, sí servirían para hacer un verdadero estudio sobre la forma de funcionar del alumnado a lo largo del día, realizado en un espectro amplio (más, imposible), durante un período de tiempo extenso. Desgraciadamente se suele utilizar la Educación como arma arrojadiza en las elecciones, y cada uno quiere imponer cambios en los cambios del anterior. A los profesores se nos suele consultar sobre estos cambios de manera anecdótica, sin tener posibilidad real de aportar lo poco o mucho que podamos saber al respecto.
      Estoy de acuerdo en que es imperdonable que no se haya hecho un estudio serio y completo sobre el mejor horario escolar, pero si nos ponemos a pensar, tampoco han hecho esfuerzos por hacer una reforma real del sistema educativo, considerándolo globalmente, y fijándose en cambios reales y positivos. No me parece que la LODE, LOPEGCE, LOGSE, LOE…sean cambios que favorezcan realmente la educación. Pero eso sería un debate muuucho más largo, y por desgracia, todavía más improductivo.

      Un inciso, por algo que acabo de releer en tu mensaje: la jornada continua no implica necesariamente entrar antes al colegio. Mi hija entra al suyo a las nueve, pese a tener jornada partida (de 9 a 12:30 y de 2:30 a 4). Cosas del transporte escolar (y alguna que otra cosilla), que muchas veces condiciona los horarios de entrada. Por eso, no todos los casos son iguales. En nuestro caso solo implicaría cambios de estructura, no de comienzo.

      Y otro último dato, después de leer el mensaje siguiente: en el estado español hay (que yo sepa) cuatro comunidades con el 100% de implantación de la jornada continua (datos de la CEAPA, de 2009): Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y Ceuta. En Canarias y Castilla-La Mancha, las AMPAS están descontentas, en Ceuta no hay opinión al respecto (en el documento), y en Extremadura el grado de aceptación de las familias es positivo, y las APAS están contentas. Esto me hace reafirmarme que cada caso es diferente en una comunidad u otra, y seguro que en una comunidad educativa y otra.

      Sobre mi defensa de la libre elección, se debe a dos causas:
      Una, que en muchas comunidades no existe esa posibilidad de elección. Ya hubo en Aragón, por ejemplo, problemas de enfrentamiento entre AMPAS por no permitirse la jornada continua. En Euskadi y en Valencia, que yo recuerda, hay un pacto para no poner la jornada continua. Me parece injusto que no se permita elegir, igual que me parecería injusto que no se ofertase la partida.
      Otra, la expuesta por muchos colaboradores de estas páginas, incluida la desafortunada situación (por decirlo suavemente) que cuentas en tu post: para que haya una libre elección, debe informarse de todos los aspectos posibles a los padres, sin coacciones. Si existen, la elección ya no es libre. Como dices, quiero tener el derecho a opinar sobre si quiero o no la jornada continua, y manifestar mi criterio en contra o a favor. Eso es libertad de elección.

      También estoy de acuerdo contigo en otros puntos. Por ejemplo, en que cualquier proyecto educativo debe estar respaldado por unos criterios reales de mejora. No añado más, porque me parece perfecta la defensa que has hecho de este apartado.

      La mejora que supone para el profesorado el cambio de horario es evidente, Eso no se puede discutir. Pero en mi opinión, no es el problema. Lo importante, como dices, es que estas mejores no perjudiquen al resto de la comunidad educativa. Y esa es la duda que habría que despejar. Quizá sea distinta en cada comunidad, no lo sé. Pero aquí entra el tema de los estudios incompletos que comentaba antes: como dices, no se puede asegurar que la jornada continua sea mejor para el alumnado, pero lo malo es que tampoco se puede asegurar que la jornada partida lo sea. Y las autoridades educativas siguen sin mover pieza, dejando que la pelea circule por derroteros más cómo dos para ellos.

      Sobre el último párrafo, también estoy de acuerdo: si no te he entendido mal, piensas, como yo, que lo que habría que hacer es una reforma integral de la educación, en la que se valoren todos sus aspectos, este incluido. Y si hace falta poner horario partido, continuo o a ratitos, será porque sea necesario, pero junto a todas las medidas que sean necesarias. Yo también creo que es una cuestión menor. Pero es la que me toca resolver ahora.

      Curiosamente, hoy hemos tenido Consejo Escolar y el tema ha salido entre los puntos del día. Tengo que decir que no ha habido tensión alguna, y que lo primero que ha dicho el director es que, antes siquiera de tratarlo en el Consejo, se debería hacer una encuesta masiva sobre intereses y opiniones a los padres. Sé por experiencia propia que este tipo de globos sonda son peligrosísimos para quien los lanza. Pero me parece buen comienzo. Y en ningún momento se ha hablado de convencer, o cosas parecidas, sino en ver las necesidades reales que tiene el Colegio. El Dire y yo discutimos en muuuchas cosas, pero me ha gustado la manera de plantearlo. Veremos cómo sigue.

      En fin, Isabel. Me despido. Ha sido un placer “hablar” contigo.
      Por suerte o por desgracia, tengo, además de mi trabajo, muchas cosas que hacer a lo largo del día, y me cuesta encontrar ratos para escribir en el foro (me quita mucho tiempo, que necesito realmente para otras cosas). Como dije, vine para ver la opinión de las personas que estaban en contra de la jornada continua, he hecho lo mismo en foros a favor de ella, y he leído y bajado multitud de documentos, que leeré. Creo que ya tengo más información que la que necesitaba, aunque eso no quiere decir que tenga las ideas claras al respecto.
      Seguiré visitando un corto tiempo más, por si hay alguna pregunta que quieras hacerme, y me iré.
      Ha sido agradable leer opiniones con criterio y tolerancia.

      Un abrazo.

  18. María permalink
    9 octubre 2010 23:21

    Para Padre, Profesor, y más cosas: Valorar la implantación de la jornada continua en función de los aprobados y suspensos o de la satisfacción de las familias ya se está haciendo y no funciona:
    https://blogjornadaescolar.wordpress.com/2010/04/07/porque-los-centros-con-jornada-continua-no-vuelven-a-la-jornada-partida/

  19. Padre, Profesor, y más cosas permalink
    10 octubre 2010 1:11

    Querido Pablo, ¡Por supuesto que facilitaré la dirección de esta página a quien me solicite información! Como dije, es la primera que visité, porque es la que venía en el correo de la FAPA. Pero también facilitaré todas aquellas que considere que tienen información, sean de una opinión o de otra. Ni se me ha pasado por la cabeza orientar la opinión de nadie en un sentido o en otro.
    Atendiendo a las contestaciones a mis comentarios, que has tenido la amabilidad de leer y valorar:
    1. Afirmas que, “en sus proyectos de jornada continua, los docentes afirman muchas cosas que no son ciertas” y que “todo el equipo directivo y el resto del profesorado del colegio que presenta el proyecto lo está haciendo (mentir y engañar)”.
    Me reitero en la opinión de que está por ver si esas afirmaciones son ciertas o no, lo mismo que está por ver si las afirmaciones referentes a la jornada partida los son. Como digo, los propios “estudiosos” del tema, concluyen que no puede afirmarse que un tipo de jornada sea más beneficioso que el otro.
    Por ello, los verbos mentir y engañar me parece que no están correctamente utilizados. Ambos implican decir lo contrario de lo que se piensa. Pueden equivocarse. Todos podemos. Pero sigo sin creer que piensen que su propuesta es nefasta para la educación que se imparta en su colegio y aún así, lo hagan.
    Tampoco creo que las personas que hacen afirmaciones gratuitas sobre los beneficios de la jornada partida estén mintiendo. También pueden equivocarse, pero me imagino que creerán en lo que dicen.
    En ambos casos podríamos hablar de informaciones incorrectas, pero no de mentiras.
    2. No he creído entender en el foro que no se da a los padres ninguna respuesta, sino que la respuesta que se les da es mentira. Si no, sería imposible mentir. Ya he hablado de esto en el punto 1.
    Al hacer el cambio de tipo de jornada es obligatorio incluir las posibles mejoras que se quieren conseguir. Sí, he leído algunos casos en los que se ha hecho, no dudo de ellos y lamento lo ocurrido. En los sitios donde esto ocurra es donde hace falta la presencia de los padres, como fuerza viva. Si realmente estamos de acuerdo en algo, deberíamos ser capaces de luchar por ello.
    En los casos en los que no se hayan conseguido los objetivos, debería ser posible(digo debería, como en mis anhelos que manifestaba en el otro post) replantearse la situación. Esta es otra de las cosas por las que habría que luchar, en mi opinión. Por la posibilidad que exista el cambio a la inversa, que hoy por hoy, no existe (que yo sepa).
    3. Repito que sí, estoy de acuerdo en que es una de las reivindicaciones de parte del profesorado (los de Secundaria ya lo tenemos, y los de Universidad, que son los que suelen escribir los libros, también. Y con muchísimo tiempo libre que les debería permitir escribir libros en las que las conclusiones fuesen más concluyentes, valga la redundancia).
    Curiosamente, los que menos sacarían del cambio de jornada serían los que trabajan en los sindicatos, porque su jornada sería la misma. Ahora vendría el debate que he leído otras veces sobre si los liberados sirven para algo o son una carga, pero por favor, dejemos eso para otro sitio.
    En la frase que no entiendes, no digo que no lo afirmen, sino que no sé aún si están confundidos (ni yo, ni nadie).
    4. Es redundar en los puntos anteriores. Por supuesto que mejora las condiciones de aquellos a los que afecta profesionalmente. También las de muchos padres. El problema es que nadie puede asegurar que la educación de los alumnos es mejor con el modelo actual. Las afirmaciones no solo vienen de docentes, sino de padres, y como te digo, algunos docentes opinan lo contrario, aunque desde la teoría, sin estar en contacto con las aulas. Sobre si es verdad o no, ya lo he comentado. Es el tema central.
    5. Sabes, porque participaste en él, que ese post es parte de un debate del que me aparté porque las contestaciones estaban comenzando a ser… incómodas. No digo hirientes por el famoso dicho de que no ofende quien quiere, sino quien puede. Pero poco a poco se iban diciendo cosas que indicaban que el debate no iba a ser tal, sino que podía derivar en algo desagradable para todos. No soy creyente, así que valoro mi tiempo mucho, porque no creo tener más en ningún otro mundo, así que prefiero no perder el tiempo en discusiones sin sentido.
    Te recuerdo tus propias contestaciones, ya que te extraña que me fuese:
    “Tú lo único que haces es jugar al padre/profe neutral y pretendes moderar el debate de este foro. Pero tú no eres el moderador de este foro, así que si no vas a aportar nada interesante al debate, no pierdas el tiempo intentando provocar a los padres que participan.”
    “…te gusta provocar, esto es lo que hacen ciertas personas en los foros y que la wikipedia describe muy bien.” (el enlace llevaba directamente a la palabra Troll, que ya he definido).
    Sé que para mucha gente estos comentarios serán de lo más normal. Como digo, a mí me sirvieron de indicadores de lo que puede ocurrir cuando a alguien no le gusta lo que lee en otra persona. Como ejemplo, puedes leer algún otro comentario posterior de alguna otra persona, colocado en este mismo hilo.

    El resto, es más de lo mismo. Excepto un par de afirmaciones: no creas que el triunfo o fracaso de un tipo de jornada no influye en el prestigio de la persona que se ha dedicado a escribir artículos hablando de sus maldades o de sus virtudes. De hecho, depende de él. Fíjate que los escritores de algunos de los textos que menciono son los que llevaron la tutoría de la tesina de otro.
    ¿Digo con esto que los docentes que escribieron esto mienten? No. Simplemente, que sí tienen parte interesada en este asunto. Como te digo, también viven de ello.
    Las conclusiones a las que llegan tras esos estudios científicos son que sus conclusiones no son concluyentes.

    Finalmente, no pienso dar los pros y contras de lo que yo considere. Tampoco dejaré que se busquen la vida por internet. Lo que haré, como te digo al principio, es transmitir toda la información que sea capaz. Y espero que por supuesto se informen por todos los medios posibles, e incluso escriban en los foros (espero que acierten con las preguntas y el tono).

    Un saludo.

  20. Padre, Profesor, y más cosas permalink
    10 octubre 2010 1:24

    Para Isabel Sancho:

    Eres un gratificante oasis. Ha sido un verdadero placer leer tus experiencias al respecto.
    Quiero volver a leerlas antes de contestarte, aunque te adelanto que tampoco tengo mucho que decirte sobre el primer escrito, extenso, cuidado, educado y gratificante. Era realmente lo que me hubiese gustado leer desde un primer momento.

    También aprecio que tenemos muchas cosas en común, o por lo menos me gustaría pensarlo así.

    Como te digo, en cuanto pueda leeré otra vez (será un placer) tu mensaje y te contestaré, sobre todo en lo referente a la pregunta que me haces en el segundo mensaje.

    Ahora es la una y veinticinco de la mañana, mi mujer me está llamando para ir a dormir desde hace un rato y mañana me estaría estar fresco para jugar con mi hija. Es domingo. El lunes estaré fuera de mi domicilio por razones médicas, pero te prometo que intentaré sacar tiempo el martes para escribir un rato.

    Buenas noches, y un fuerte, muy fuerte abrazo.

    Se me olvidaba, un comentario rápido para María. Yo valoro sobre todo la satisfacción de las familias que tienen sus hijos en el centro, porque supongo que será producida por razones varias. Pero me gustaría saber otras posibles maneras de medirlo.
    Sobre volver de la jornada continua a la partida, ya sabes mi opinión: debería ser posible.

    Un saludo.

  21. Pablo821 para Padre, Profe... permalink
    10 octubre 2010 12:02

    Querido Padre, Profesor, y más cosas,

    Yo creo que como presidente de tu AMPA no sólo debes facilitar la dirección de esta página web “a quién te solicite la información” como dices, sino a todos los padres que representas, independientemente de que te la soliciten o no.

    Pienso que el presidente de una AMPA debe ser honesto y transmitir a las familias toda la información que le facilita su FAPA, independientemente de que sea neutral, favorable o contrario al cambio de horario.

    Para que haya un debate serio y productivo, es necesario que toda la comunidad educativa sepa exactamente de lo que se está hablando.

    En este debate hay dos posiciones:
    1. los docentes y sus sindicatos que reivindican la implantación de la jornada continua para mejorar sus condiciones laborales y, según dicen, aumentar el rendimiento de los niños y reducir el fracaso escolar, aunque nunca demuestren que estas afirmaciones son ciertas.
    2. la CEAPA, las FAPAs y muchos expertos que opinan que la jornada partida es más adecuada para los niños.

    Lo que dicen los docentes en los proyectos de jornada continua y en los folletos informativos que facilitan a las familias, sólo recoge la información del punto 1.
    Por tanto, creo que como presidente de tu AMPA, debes facilitar como mínimo la información que te ha dado vuestra FAPA, con su postura ante la jornada continua y el enlace hacia esta página web.

    En relación con los puntos de tu comentario:

    1. Puedes negar lo evidente tanto como quieras, pero el profesorado asegura que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, y mientras no demuestre que todo lo que lleva años afirmando es cierto, la información del post aquí arriba es perfectamente válida.
    Por otra parte, si los docentes se han equivocado, y su intención no era mentir ni engañar a las familias, creo que ante todo deberían rectificar y disculparse por involuntariamente, haber inducido a error a las familias, y luego todos los centros en los cuales los padres votaron a favor del cambio confiando en una información “equivocada”, deberían volver a la jornada partida, porque estamos hablando de la educación de unos menores de edad.

    Dices que está por ver si las afirmaciones referentes a la jornada partida son ciertas. ¿A qué “afirmaciones gratuitas sobre los beneficios de la jornada partida” te refieres?

    2. Perdona, pero en los proyectos de jornada continua los docentes no dicen que el aumento del rendimiento son “posibles mejoras que se quieren conseguir”. Por ejemplo, en la página 6 de este proyecto, afirman:

    “1. Justificación de la necesidad de modificación de la jornada escolar del centro.
    (…) La consecución de los objetivos y los contenidos de las diferentes áreas educativas se verá aumentada al desarrollarse las actividades lectivas en horario de mañana, aprovechando así las horas de mayor rendimiento del alumnado, evitando los periodos de escaso rendimiento.
    http://www.educa.madrid.org/cms_tools/files/81223bcc-fee0-42c1-bf56-cdc9ced3177b/tablon%20de%20anuncios/proyecto%20mejora%20pedagogica%20y%20organizativa.pdf

    Los docentes de este centro no dicen nada de que el aumento del rendimiento del alumnado sea un objetivo que tal vez se pueda alcanzar, lo afirman y con él, justifican el cambio de horario.

    3. Los sindicatos no quieren cambiar el horario de un centro educativo para mejorar su horario laboral, puesto que si ellos no trabajan allí, no les afectará. Los sindicatos quieren cambiar el horario porque representan a los docentes y que uno de sus objetivos es mejorar el horario laboral del profesorado.

    4. Los docentes afirman que la jornada continua mejora la educación y el rendimiento de los alumnos. Para ello se basan simplemente en su opinión personal y subjetiva.
    Cuando dices que “algunos docentes opinan lo contrario, aunque desde la teoría, sin estar en contacto con las aulas”, supongo que te refieres a los expertos que han realizado estudios rigurosos e investigaciones científicas antes de opinar.
    Tendrás tus razones para menospreciar a los expertos y a sus trabajos, y digo menospreciar porque en tu comentario anterior calificaste los estudios y las investigaciones científicas de “ensayos” y aquí a estos profesionales de “docentes que opinan desde la teoría”.

    El tema central, no es demostrar que la jornada partida es mejor, el tema central es que los docentes quieren la jornada continua para mejorar sus condiciones laborales, que a los padres no les importa, mientras los docentes demuestren que el cambio de horario también es bueno para la educación de los alumnos. La educación en este país difícilmente mejorará si vamos cambiando el horario escolar en función de la comodidad del profesorado, pero en detrimento de la educación de los alumnos. Para que esto no ocurra, los docentes deben demostrar que todas sus afirmaciones son ciertas. Y aquí está la gran diferencia entre la opinión del experto y la opinión del docente: el experto se basa en los resultados de estudios rigurosos, y la opinión del docente sólo es una opinión personal que puede estar influenciada por otras consideraciones.

    En cuanto al punto 5, te contestaré en otro comentario.

    Un saludo.

    • Padre, Profesor, y más cosas permalink
      15 octubre 2010 13:54

      Pablo, este es el tipo de conversaciones que no llevan a ningún sitio.

      Cuando alguien dice que informará a quien solicite información, no se trata de que va a esperar en su casa para ver quién acude a ella. Cualquier persona normal entiende que se informa a aquellas personas que acuden a las reuniones, o están interesados en el asunto, de mostrándolo de una manera o de otra.
      Te supongo lo suficientemente inteligente como para suponer mi información llegará a todo el mundo posible, incluso a muchos que no están apuntados al AMPA.
      Tampoco entiendo que te preocupe que les facilite más información que la que proporciona la FAPA. Para que haya un debate serio y productivo, es necesario que toda la comunidad educativa sepa exactamente de lo que se está hablando, luego habrá que informar de todos los puntos de vista.
      Por supuesto, informaré también de todos los puntos de los informes de la CEAPA. Te haré un resumen de sus informaciones, para que quedes tranquilo (si hay algo que no te guste, sé que no dudarás en decírmelo):
      ANDALUCÍA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 80%. Jornada mixta, 3%. Jornada partida, 17%.
      Valoración de las federaciones de padres y madres del alumnado.
      Esta confederación cree que hay que hacer un análisis serio sobre qué es lo que tiene mejorar en el sistema educativo y plantear una reforma de los tiempos escolares para mejorar la calidad del sistema educativo público.
      ARAGÓN
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 100%
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La Federación de APAS de Aragón (FAPAR) está satisfecha del mantenimiento de la jornada partida en Infantil y Primaria.
      ASTURIAS
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 80%. Jornada partida, 20%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Esta federación cree que la mejor jornada escolar es aquella que redunda en el interés pedagógico del alumnado. Consideran que muchos especialistas señalan que hay indicios de que muchas horas seguidas de jornada escolar generan problemas de concentración en los menores.
      BALEARES
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 84%. Jornada partida, 16 %.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Creen que la jornada continuada no corresponde a ningún tipo de valoración sobre la incidencia positiva o negativa que pueda tener en el desarrollo o rendimiento de los alumnos, sólo responde a las expectativas de los maestros de tener un horario más acorde con el resto de funcionarios.
      CANARIAS
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 100%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Estas federaciones quieren avivar el debate sobre la jornada escolar, promover un análisis profundo sobre los resultados del modelo de jornada que se implantó en 1992 y, en su caso, plantear la implantación de la jornada partida o una manera muy diferente de gestionar la vigente jornada escolar comprimida.
      CANTABRIA
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 87,5%. Jornada continua, 12,5%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      FAPA Cantabria cree que aunque los proyectos para el cambio de jornada que presentan los centros son muy interesantes sobre el papel, con el tiempo el alumnado deja de participar en las actividades programadas. Esta federación piensa que la Inspección debe hacer un mayor seguimiento de estos centros, y en cuanto observe una reducción de la participación del alumnado suprima el programa en dicho centro, volviendo a la jornada partida, ya que su elevado coste económico no justificaría su mantenimiento.
      CASTILLA-LA MANCHA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 78%. Jornada partida, 22%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La problemática de la jornada exclusiva de mañanas tiene una serie de connotaciones negativas que diversos estudios han puesto de relieve con toda claridad: no aporta ninguna mejora al sistema; perjudica a los sectores más desfavorecidos y al alumnado, con mayores dificultades de aprendizaje y en riesgo de abandono escolar; hace crecer el trabajo infantil; privatiza ciertos servicios; hace crecer la enseñanza privada; y desestabiliza las relaciones entre las familias y el profesorado.
      CASTILLA Y LEÓN
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La valoración por parte de cada federación provincial de APAS es desigual y no se ha consensuado una postura común entre todas las federaciones a nivel autonómico.
      CATALUÑA
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 100%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La Federación de APAS de Cataluña (FAPAC) defiende la jornada partida, al considerar que es el horario más adecuado para el alumnado, y cree que los derechos laborales del profesorado no deben afectar al interés pedagógico del alumnado. FAPAC también cree que las familias necesitan conciliar su vida familiar, laboral y escolar, para lo que es necesaria una jornada escolar partida.
      EUSKADI
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 95%. Jornada continua, 5%
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Las federaciones de APAS vascas están en contra de la jornada escolar continua y llegaron a un acuerdo, en 1996, con el Departamento de Educación de Gobierno Vasco de no aplicarla.
      EXTREMADURA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 100%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Desde la implantación de la jornada comprimida, la Federación Regional de APAS (FREAPA) no ha recibido ningún tipo de queja por parte sus APAS y familias. El grado de aceptación de este modelo de jornada es positivo por parte de las familias, que han adaptado sus horarios a los escolares de sus hijos e hijas.
      GALICIA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 60%. Jornada partida, 40%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      CONFAPA Galicia aboga por la jornada escolar partida y se muestra insatisfecha con el desarrollo de la jornada escolar continua allí donde se ha implantado, pues constata que se pierden servicios complementarios y que los centros con transporte escolar no llevan a cabo actividades extraescolares ni programas de refuerzo educativo.
      MADRID
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 82,1%. Jornada continua, 17,9 %.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La orden vigente determina un mínimo porcentaje de padres y madres que voten a favor, y no ha habido un incremento a destacar. En este momento no es un problema importante.
      MURCIA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 97%. Jornada partida, 3%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      La Federación de APAS de la Región de Murcia considera que la “fuerza y el tesón del profesorado logran el establecimiento de la jornada comprimida, aunque para ello tenga que invertir muchos años”.
      NAVARRA
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 98%. Jornada continua, 2% (centros piloto)
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Valora negativamente el modo en que se ha implantado la jornada comprimida en los centros piloto.
      LA RIOJA
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 77,6%. En Logroño el 40%. En el resto de la comunidad, 97,4%. Jornada comprimida, 22,4%. En Logroño el 60%. En el resto de la comunidad, 2,6%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      Hay una lucha entre organizaciones de padres.
      COMUNIDAD VALENCIANA
      Infantil y Primaria. Jornada partida, 100%
      En esta comunidad está vigente una orden que establece la jornada escolar partida de mañana y tarde y no ofrece la posibilidad a los centros de modificarla.
      CEUTA
      Infantil y Primaria. Jornada continua, 100%.
      Valoración de la federación de padres y madres del alumnado.
      No la hay.

      Las dos posiciones que indicas, no están completas:
      1. Muchos docentes, que también son expertos en su materia (espero), y sus sindicatos que reivindican la implantación de la jornada continua para, según dicen algunos, mejorar sus condiciones laborales y, según dicen, aumentar el rendimiento de los niños y reducir el fracaso escolar, aunque no pueden demostrar que estas afirmaciones sean ciertas, además de padres y madres que también lo están, aunque estos tampoco pueden demostrarlas.
      2. La CEAPA, las FAPAs y muchos expertos que opinan que la jornada partida es más adecuada para los niños, aunque tampoco puedan demostrarlo.

      “Creo que como presidente de tu AMPA, debes facilitar como mínimo la información que te ha dado vuestra FAPA, con su postura ante la jornada continua y el enlace hacia esta página web.”
      Creo haberte contestado antes a esto. Ya lo dijiste en el encabezado.
      1. Sobre haberse equivocado en la valoración de la jornada continua, sigues siendo tú el que lo dices. No puedo reconocerte que sea mejor una que la otra.
      Afirmaciones gratuitas sobre la jornada partida: que sea mejor o peor. A mi entender es tan lícito decir lo uno como lo otro.
      2. “Los docentes de este centro no dicen nada de que el aumento del rendimiento del alumnado sea un objetivo que tal vez se pueda alcanzar, lo afirman y con él, justifican el cambio de horario.” Si lo afirman será porque lo creerán así.
      3. Bueno, si tú crees que es así, nada te hará cambiar de opinión.
      4. ¿Personal y subjetiva la opinión de una persona que se pasa 6 horas al día durante toda su vida laboral con los niños? Tendré que repasar mi diccionario.
      No menosprecio los trabajos de los otros docentes. Les doy el valor que merecen, no el de dogma de fe. Tampoco menosprecio el trabajo de los docentes de primaria. De hecho, lo valoro tanto, que dejo a mi hija a su cargo.
      Sobre lo de “rigurosos estudios”… permíteme que los denomine no tan rigurosos. Algunos de ellos se basan en un solo experimento-actividad, y otros, en valoraciones a lo largo de un curso. Precisamente la legislación actual y la inmediatamente anterior, tan criticada por las AMPAS (y por mí mismo), es fruto del pensamiento de muchos expertos, no de la experiencia directa con las aulas. Hace relativamente poco tiempo, supe que uno de ellos le confesaba a un íntimo amigo mío que se habían equivocado.

      Respecto al punto 5, no hace falta que te excuses.

      Un saludo.

    • Pablo821 para Padre, Profe... permalink
      15 octubre 2010 18:19

      Padre, Profesor, y más cosas,
      Yo creo que sí, que este tipo de conversación lleva a algún sitio: yo he estado argumentado mi postura, tú hasta ahora habías eludido las respuestas y ahora intentas arreglarlo. Resulta muy instructivo para la gente que lee este blog.

      En lo que se refiere a la opinión de los docentes, la CEAPA, las FAPAs y los expertos, existe una gran diferencia:
      1. Los docentes tienen un interés personal en conseguir que las familias aprueben el cambio de horario: si se implanta la jornada continua, ellos mejorarán sus condiciones laborales y podrán conciliar su vida familiar y laboral.
      En cambio la CEAPA, las FAPAs y los expertos, tanto si se aprueba el cambio de horario como si no, a ellos no les afectará, no tienen ningún interés personal en conseguir que se mantenga la jornada partida en los centros educativos.
      2. Los docentes afirman que el rendimiento aumenta y el fracaso escolar disminuye con la jornada continua, lo han escrito en sus proyectos y aseguran que está demostrado, aunque lo cierto es que ellos nunca lo demuestran.
      En cambio la CEAPA y las FAPAs se basan en los estudios de otros profesionales, unos estudios que existen, se pueden encontrar y leer, para afirmar que la jornada continua no mejora le rendimiento.
      3. Los docentes sólo hablan de las supuestas ventajas de la jornada continua, mientras la CEAPA, las FAPAS y los expertos, hablan de los inconvenientes de la jornada continua.
      Y por cierto, no has contestado a mi pregunta: ¿A qué “afirmaciones gratuitas sobre los beneficios de la jornada partida” te refieres en tu comentario anterior?

      Yo creo que no deberías informar sólo de los puntos que a ti te parecen interesantes, porque lo que a ti te puede parecer irrelevante, puede no serlo para otros padres.
      Por ejemplo, el primer enlace de esta página web se llama “Qué opinan las Federaciones de APAs sobre la jornada escolar” y este es un fragmento con la opinión de la CEAPA:

      “La jornada continuada no corresponde a ningún tipo de valoración sobre la incidencia positiva o negativa que pueda tener en el desarrollo o rendimiento de los alumnos, sólo responde a las expectativas de los maestros de tener un horario más acorde con el resto de funcionarios…” (Documento “La jornada escolar en la escuela pública” publicado por la CEAPA p.5)

      Este fragmento es mucho más corto y explícito que el tuyo. Por esto creo que es mejor dar los enlaces a las familias para que puedan leer toda la información y decidir por ellas mismas lo que consideren o no importante.

      En un comentario anterior escribiste: “¡Por supuesto que facilitaré la dirección de esta página a quien me solicite información!” y cualquier “persona normal” y “lo suficientemente inteligente” según tus propias palabras, entiende que vas a dar el enlace a las personas que te soliciten la información, a los demás, pues no. Ahora intentas arreglarlo hablando de una reunión, pero vuelves a subestimar la inteligencia de los padres.

      Por lo demás, escribes mucho pero sigues simplemente negando lo evidente y no contestas a mis preguntas, y aquí va otra ¿por qué? ¿Por qué los docentes no contestan a las preguntas de los padres?

      Respecto al punto 5, no me estaba excusando, hay otro comentario mío, un poco más abajo.

      Un saludo.

  22. Isabel Sancho permalink
    11 octubre 2010 10:27

    Hola de nuevo.

    He estado pensando en los estudios sobre rendimiento y cronoscopia.
    Aunque estos estudios digan que no son concluyentes, y yo misma entienda el porqué, por eso mismo me parecen muy fiables.
    Estos autores, presentan los resultados que han obtenido tras realizar distintas pruebas y concluyen que aunque los resultados sean los que son, no son concluyentes.
    Lo que convence es que todos coinciden. En todos los casos se demuestra que en cuestión de rendimiento, la jornada continua no es mejor que la partida.
    Si todos coinciden y no existe ninguno que discrepe (por lo menos yo no lo he encontrado), unido a que la administración no quiere realizar estudios más completos y que en la Comunidad Autónoma de Canarias, la percepción de los padres es que quieren volver a la jornada continua, todo esto, si que puede ser un dato algo más concluyente.
    Mi opinión, sustituir las horas de la tarde por aumentar las horas de la mañana porque se supone que en la mañana se rinde más y subrayo lo de que se supone, es cuanto menos muy arriesgado.
    Por eso creo muy interesante tu opinión padre, profesor y más cosas, sobre las últimas horas de la jornada continua y la importancia del esfuerzo/descanso para el rendimiento.
    A esto se le añade que no se tienen en cuenta los “daños colaterales” como por ejemplo, que los niños que salen al recreo (sólo media hora y a veces dos recreos de 15 minutos), teniendo en cuenta que se han levantado antes y por lo tanto hace más tiempo que han desayunado, deben tomar un tentenpié pero también deben descansar y jugar. Pongamos en la balanza de un niño de primaria la elección: juego, tentenpié. ¿Qué creen ustedes que elegirá? -Digo niño de primaria porque en infantil cambian mucho las cosas. Desayunan en clase, con sus profesoras etc.- En primaria, los profesores que cuidan el patio no pueden asegurar que todos los niños van a comer su tentenpié (muy necesario en jornada continua). Y esto es solo uno de los múltiples ejemplos.
    Siendo el del rendimiento uno de los argumentos de más peso del cambio de jornada en casi todos los proyectos y defensas de dicha jornada, el segundo argumento es el de la organización que ya he tratado en mi comentario anterior.
    Y básicamente estas conclusiones, sumadas a que los proyectos no presentan ni innovaciones, ni son identificativos, ni siquiera orientados a mejorar las carencias puesto que no se presentan dichas carencias y su medida correctora (y esto para mí es lo más grave), me obligan a rechazar la jornada continua, como madre responsable del bienestar y educación de mis tres hijos.

    Muchas gracias.

  23. Pablo821 para Padre, Profe... permalink
    11 octubre 2010 10:38

    Padre, Profesor, y más cosas,

    Para responder al punto 5 de tu comentario, efectivamente, escribí que estas jugando a ser un padre/profe neutral, y reitero mi afirmación.
    Y aquí van mis razones:

    En tu último comentario dices: ”Finalmente, no pienso dar los pros y contras de lo que yo considere.” Perdona, pero si de verdad eres un padre neutral que ha venido aquí en busca de un debate y de respuestas, lo lógico es que nos des tus pros y contras y que hablemos de ellos. En esto consiste un debate, la gente opina, argumenta…

    Eres presidente de tu AMPA, y hablando de los padres que representas dices: “¡Por supuesto que facilitaré la dirección de esta página a quien me solicite información!” Un padre neutral facilita esta dirección a todos los padres que representa, no solamente a quien le solicite la información. Si la FAPA le ha dado una información sobre el horario escolar, no tiene motivos para no compartirla con todas las familias. En cambio, a una persona partidaria de la jornada continua, no le interesará dar el enlace de este sitio, porque hay muchísima información contraria a este modelo y muchos padres que comentan en este foro, rebaten los argumentos de los docentes.

    Luego dices, “Tampoco dejaré que se busquen la vida por internet. Lo que haré, como te digo al principio, es transmitir toda la información que sea capaz.”
    En vez de dar a todos los padres el enlace de este sitio, prefieres recabar la información y dársela tú.
    ¿Toda la información, de forma objetiva e imparcial?
    Supongo que parte de la respuesta está en tus comentarios anteriores:

    1. Has leído un post donde el autor demuestra que los docentes están diciendo falsedades a las familias respecto a las mejoras educativas de la jornada continua. Tu respuesta: “habrá alguno” y no crees que tus compañeros estén mintiendo y engañando. Un padre neutral facilitará el enlace de este post porque no tendrá ningún problema en que los padres que representa lo lean, que decidan por ellos mismos si lo que pone en el post es cierto o no. En cambio a una persona partidaria de la jornada continua no le interesará que los padres lean un post como éste, y por si acaso lo leen, intentará restarle importancia diciendo cosas como éstas: “Respecto a que estén confundidos en que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, está por ver.” Esta frase la escribiste tú. Aquí no hay nada por ver, los docentes han afirmado que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, y mientras no demuestren que sus afirmaciones son ciertas, todo lo que dice el post es verdad.

    2. Has leído el comentario de Isabel que explica que los padres se sienten molestos porque han preguntando un montón de veces a los docentes por las mejoras educativas y pedagógicas de la jornada continua y nunca reciben respuestas. Un padre neutral se interesaría por conocer estas respuestas y por saber por qué razones los docentes no responden a las preguntas de los padres. Una persona partidaria de la jornada continua preferiría probablemente desviar la atención diciendo por ejemplo cosas como estas: “¡Claro que entiendo lo que me dices! Sigo siendo una persona. No vivo en una burbuja y me encuentro con muchas puertas cerradas. Como miembro de la directiva del AMPA, ni te quiero contar: problemas con la dirección, con la administración…y con algunos padres.” Esta frase, también es tuya.

    3. Existen informes y estudios científicos rigurosos que concluyen que la jornada continua no mejora el rendimiento de los alumnos y expertos que opinan que la jornada partida es mejor para la educación de los alumnos. Un padre neutral, evidentemente no tendrá motivos para no facilitar el nombre de estos profesionales y todos estos estudios a las familias que representa para que puedan leerlos. Pero entiendo que a una persona partidaria de la jornada continua no le interese que los padres lean unos estudios que contradigan las afirmaciones del profesorado. Y por si acaso un padre los lee, lo único que puede hacer es negar su validez. A muchos padres les resulta difícil entender por qué muchos docentes, sin aportar argumento alguno, menosprecien a los expertos y las conclusiones de sus estudios e investigaciones científicas, pero consideren válida la opinión de sus compañeros, que al fin y al cabo son simples afirmaciones subjetivas que no se basan en ningún dato contrastable.

    Eres padre y profesor, pero tus comentarios demuestran que no eres neutral porque ignoras sistemáticamente todas las informaciones contrarias a la jornada continua. Además, retienes información al no facilitar la dirección de este sitio a todos padres que representas. Por tanto, es de suponer que eres partidario de la jornada continua, por mucho que pretendes hacer creer lo contrario.

    En mi opinión, no eres la persona más adecuada para ser presidente de tu AMPA ni representante de padres, porque no estás defendiendo los intereses de las familias y de los alumnos, y considero que censuras la información que no te gusta.

    Ahora es posible que digas que te he ofendido y decidas irte del blog, aunque yo no haya escrito este comentario con esta intención, pero si decides irte, no sería de extrañar, hasta ahora lo han hecho todos los docentes que han participado en este foro y se han quedado sin argumentos, así que estamos acostumbrados.
    También puedes quedarte y empezar a participar en este debate.

    Un saludo.

    • Padre, Profesor, y más cosas permalink
      15 octubre 2010 13:56

      Pablo, te acabo de contestar a tu otro mensaje, pero desgraciadamente no había leído aún este. Si lo hubiese hecho, no habría perdido el tiempo. No porque me hayas ofendido (ya sabes: “no ofende quién quiere, sino…), sino porque no tiene sentido seguir hablando contigo.

      Tienes hecha ya una idea de mi persona, de mis intenciones y de mi personalidad, que diga lo que diga, no podré cambiar. No pienso perder ni un minuto más en una persona como tú.

      Me imagino que responderás a esta carta con otra, intentando ser más mordaz aún. Quedará para el recuerdo, porque no la pienso leer.

      Que seas feliz.

    • Pablo821 para Padre, Profe... permalink
      16 octubre 2010 8:53

      Padre, Profesor, y más cosas,

      Entiendo que como docente no estés acostumbrado a que los padres hablen con tanta claridad.

      El debate sobre la jornada escolar se ha falsificado durante muchos años y ya es hora de llamar las cosas por su nombre, porque la educación de unos menores y el futuro de la escuela pública están en juego.

      Los docentes llevan años afirmando que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos y reduce el fracaso escolar, pero nunca lo demuestran. Y lo cierto es que todas las comunidades pioneras en implantar este modelo como Canarias o Andalucía, registran en la actualidad un elevado porcentaje de fracaso escolar. Y mientras el profesorado no demuestre lo contrario, la jornada continua no es una mejora educativa, no es una mejora pedagógica, sólo es una mejora laboral para los docentes, nada más.

      Y si estuviera equivocado, me habrías rebatido mis argumentos en vez de irte de este blog.

      Un saludo.

  24. Itnas permalink
    13 octubre 2010 15:18

    Yo, por una parte creo, no mejor estoy convencido de que defendiendo la jornada partida defiendo:
    El interés general de las familias.
    El interés general de mi comunidad.
    El interés particular de cada estudiante.
    El interés particular de cada profesor de educación pública (interino claro).

    ¿Por qué el interés general de las familias?
    Por que lo general en las familias es no tener el tiempo necesario para poder estar con los hijos e hijas como nos gustaría. Pasarnos las tardes jugando con ellos, vigilando lo que ven en la tele, el tiempo que juegan, el tiempo que estudian, si los deberes están hechos, si ha entendido los temas, lo que ven en internet, el tiempo que están en la calle, con quien, su vocabulario, su actitud hacia el prójimo, etc.

    Mi interés particular no importa en una decisión como esta que afecta a todo el centro ya que a los nuevos nadie les volverá a preguntar NUNCA. Particularmente el tema de las tardes me fastidia enormemente, ya que se me acumulan muchas cosas, pero para eso he tenido hijos e hija, para atenderlos y darles lo que me parece mejor, entre otras cosas la jornada partida.

    ¿Por qué el interés general de mi comunidad? Por que creo y confío en la cosa pública, en una docencia sin adoctrinamiento, en la libertad del profesorado y en la libertad de las familias para comunicar a los hijos e hijas lo mejor de esta sociedad plural. Y veo que la jornada continúa no beneficia a esta cosa de todos. Si tan perfecta fuera esta jornada ¿por qué no la adoptan los centros privados? Al menos no en mi comunidad.

    ¿Por qué el interés particular de cada estudiante? Por que hasta que no me demuestren lo contrario, la mejor forma de atender las necesidades de mis hijos e hija, así como mi experiencia al respecto es la jornada que tenemos ahora. No será el primer tutor de mi hijo mayor, que me dice que no les da tiempo a nada más a lo largo del curso. Que se les hace corto, que no alcanzan los objetivos. Y me tengo que callar y no decirle cuatro cosas sobre encima disminuir el numero de horas lectivas y el tiempo de cada una de ellas.

    ¿Y por qué el interés particular de cada profesor de educación pública? Por que educar a los hijos e hijas en el modelo público no tendrá ningún aliciente y más bien muchas cortapisas. En mi ciudad, ya algunos padres al terminar la educación primaria se pasan a la privada, padres comprometidos con la educación de su hijo o hija que ven en la jornada, en las agrupaciones por edades y en la supuesta falta de control, un grave problema a la educación de sus hijos e hijas. Y ya se sabe, menos estudiante, menos grupos y menos profesores, eso si los que queden con las tardes en casa. Porque los padres que lo necesiten o los que no les guste buscarán otras opciones.

    • Anónimo permalink
      16 enero 2011 1:53

      Gracias pero no necesito que nadie me defienda y más cuando no representa mi opinión en nigún caso.
      No se puede generalizar y por ello estoy de acuerdo en que cada centro elijaque tipo de jornada quiere para sus hijos en su situación concreta (la administración deberá poner los medios para que esa elección sea limpia y democrática).
      Por motivos personales he vivido la jornada continua en tres centros diferentes de Castilla y León y he de decir que funcionaba muy bien. Los niños rendían por la mañana (no se si más pero desde luego no menos que con la jornada partida) y además podían realizar actividades extraescolares gratuitas que les aportaban otros enriquecimientos y a las que muchos padres no tendríamos acceso de no ser por este tipo de jornada al no suponer coste alguno. Ahora puedo sacar a mi hijo del centro a las 5 si deseo, a las 4, o a las 2 y que coma conmigo, algo que antes no podía hacer.
      En mi opinión, el problema no es de la jornada sino de la implicación de las personas que la llevan a cabo (inspectores, maestros, padres…) Bien organizada, con responsabilidad a la hora de establecer los horarios, las actividades etc la considero positiva.
      En mi capital el centro que más años lleva con ella establecida (11 años), es uno de los que ofrece más calidad educativa y mejores resultados en cuanto a rendimiento.
      Asumamos como padres un poquito de culpa, por motivos laborales dejamos a los niños en el centro a las 8 de la mañana y los recogemos a las 6 y pretendemos que rindan al máximo…
      Quizá por ello no tienen opiniones de Castilla León en su estudio (o no quieren reflejarlas por ser positivas…)
      No sean injustos, también hay padres que votaríamos de nuevo sí a este tipo de jornada.

      Desde Castilla y León, un saludo.

    • Eduardo permalink
      16 enero 2011 15:19

      Esto de que cada centro pueda elegir el horario es nefasto para la educación en este país porque el proceso es totalmente antidemocrático: empezando por las falsedades de los proyectos, pasando por la manipulación y el abuso de confianza en las tutorías, terminando por las urnas con sobres que custodian durante varios días y noches los docentes que son parte interesada en este proceso. Los sindicatos contaron la verdad sobre la jornada continua y reconocieron haber presionado a la administración para mejorar sus condiciones laborales. En Socovos el profesorado intentó presionar a los representantes de padres para que cambiaran su voto en un Consejo Escolar. Es un escándalo, las elecciones no son ni democráticas ni limpias y el profesorado está haciendo mucho daño a la escuela pública.

      • Sofía permalink
        16 enero 2011 16:49

        De acuerdo totalmente con Eduardo.

        La democracia es algo muy serio .

        ¿Qué piensan hacer las autoridades responsables de esta sangría?

      • Baku permalink
        16 enero 2011 16:58

        Excelente pregunta Sofía.

  25. Grupo Jornada Escolar permalink*
    18 octubre 2010 22:18

    Hola a todos,

    Hemos actualizado la entrada sobre el Colegio Santiago Apóstol de Villanueva de la Cañada, donde la dirección impuso la jornada continua a los alumnos. El colegio volverá a la jornada partida el próximo 3 de noviembre.

    https://blogjornadaescolar.wordpress.com/2010/10/01/la-direccion-del-colegio-santiago-apostol-de-villanueva-de-la-canada-ha-impuesto-la-jornada-continua-a-sus-alumnos/

  26. Pedro permalink
    23 octubre 2010 0:20

    Para Padre, Profesor y demás,

    Permite que entre en este debate, aportando mi opinión como antiguo estudiante, profesor ocasional y, sobre todo, como Padre, sobre el tipo de jornada escolar:

    Sobre los estudios que se han hecho respecto al rendimiento escolar, comentas que no son concluyentes (sin embargo es muy significativo que los realizados por personas independientes se decantan por la superioridad de la jornada partida). En tu opinión, en los estudios de cronobiología que se han hecho respecto al rendimiento escolar no hay diferencia de rendimiento entre la mañana y la tarde. En realidad, los partidarios de la jornada intensiva hacen hincapié en una bajada del rendimiento en la primera hora de la tarde en la jornada partida y, por el contrario, los partidarios de la partida afirman que las últimas horas de la mañana, en la jornada intensiva, son de muy bajo rendimiento escolar.

    Sin embargo, el principal problema no es ése. El problema es que no es posible, sin reducir la calidad de la enseñanza, “empaquetar” cinco clases casi seguidas en un “turno de mañana”, como pretende la Jornada Intensiva (habría que llamarla con más propiedad, “Comprimida”). Los niños no pueden asimilar el “paquete”, acaban saturados en las últimas clases. Esto es simple matemática: si hay que acabar a las 14 h:, ¿a qué hora habría que empezar para cubrir las cinco horas de clase junto a los ESENCIALES recreos entre clases, fundamentales para el descanso del alumno, para sedimentar los conocimientos adquiridos y para la interrelación social entre alumnos? ¿A las ocho de la mañana? Al final, sucede lo inevitable: las clases se reducen de tiempo efectivo, para que descansen unos minutos los niños, cansancio “total” al final de la larga mañana, menor relación social entre los niños, con el “daño colateral” de los mayores deberes para la tarde, al no haber terminado el temario en el horario lectivo.

    En resumen, adelantar el fin de la jornada escolar a las 14 h. (jornada intensiva) supone dar todas las clases casi seguidas, lo cual es una locura para unos niños pequeños. Es evidente que se trata de una degradación de la calidad de la enseñanza, frente al mantenimiento, en la jornada partida, de unos ritmos adecuados de clases y recreos en los que se sedimentan los conocimientos recién aprendidos y se favorece la relación social entre alumnos

    Esta es, por supuesto, mi opinión, que con frecuencia se pone en duda, al no ser un “profesional” del ramo. Sobre este tema te diré que los padres también sabemos algo de esto. Los padres hemos sido alumnos, hemos experimentado, y “sufrido” todo tipo de horarios: jornada partida durante el colegio e instituto, jornada intensiva durante la Universidad. Sabemos de lo que hablamos, aunque no seamos profesionales de la enseñanza, y además, creemos tener sentido común. En mi caso, como alumno “de toda la vida” y como profesor universitario en los últimos tiempos, lo tengo claro. La atención de mis alumnos se reduce significativamente al final de la mañana. La última hora está prácticamente perdida. (Y las anteriores, comprimidas y sin apenas descansos, en parte también, en comparación con la jornada partida).

    Y, desde luego, cinco horas casi seguidas de clases es más de lo que puede soportar un niño pequeño. No hace falta ser ningún “experto” para verlo. Sólo se necesita un poco de sentido común

    En conclusión, veo que se plantean dos posiciones:

    – La de los que ponen en primer lugar la educación de los alumnos, siendo secundarios aspectos de comodidad personal, manteniendo el final de la jornada escolar a las 17 h. (jornada partida). En general, somos los padres concienciados con la educación de nuestros hijos y los maestros con sentido de la responsabilidad.
    – La de los que ponen en primer lugar la comodidad personal, frente a la calidad de la enseñanza de los alumnos, adelantando el fin de la jornada escolar a las 14 h (jornada intensiva). Se trata de buena parte de los maestros, y sus sindicatos, que buscan una mejora laboral, con frecuencia manipulando a muchos padres, y los padres poco implicados con la educación de sus hijos.

    Y termino con un enlace interesante sobre las tendencias actuales en Europa a extender la jornada escolar: http://www.publico.es/espana/336205/europa-avanza-hacia-las-clases-vespertinas

    Un saludo a todos los comentaristas

  27. Pepe permalink
    18 enero 2011 12:49

    Vaya cantidad de majaderías.

  28. 6 febrero 2011 13:47

    Bueno. Vamos allá:

    Hace muchísimo tiempo que quería dar mi opinión sobre la jornada escolar en un “foro” (me refiero a un foro real, no solo de internet) adecuado. Me da que éste va a ser el adecuado.

    Padre no, ya comeré huevos.

    Maestro sí y educador y todos esos eufemismos que son eufemismos si no se cree en su significado real al pronunciarlos.

    No voy a aportar estudios sobre la conveniencia de ninguna de las dos jornadas porque no los hay, al menos de peso.

    Aportaré la experiencia recogida al respecto. Qué mejor estudio que el hechoo con tus propios ojos, oídos y sobre todo conocimiento.

    La jornada, como absolutamente todo, se tendría que adaptar a la realidad de cada centro, localidad, ciudad…
    Pero luego dices en las oposiciones que no se puede programar todo previamente a vivir con los niños y te cascan un cero.

    Vamos con la opinión personal.
    Prefiero a todas luces la jornada partida (en Madrid)

    Razones pedagógicas: cuento las que veo.

    – Jornada más relajada. Tiempos mejor repartidos. Mucho menos estress en los niños (la última hora de cualquier jornada continua viene pareciéndose a un Viernes por la tarde). Más tiempo para cada sesión. Con la sesión de tres cuartos de hora se te queda corto o trabajas a la carrera; los turnos con grupos complicados o desplazamientos de un aula a otra se hacen brevísimos…
    Si te apasiona tu trabajo puedes compartir más ratos fuera del aula con tus niños, que en ocasiones educan mucho más que los de clase…

    Pero claro, estamos disertando sobre un ideal: que te guste tu trabajo (no, que te apasione), que te preocupen las razones pedagógicas más que las laborales, la comodidad, la cantidad de horas en tu empleo (quien crea que el nuestro es oficio o vocación que rebusque).
    Más razones en el próximo comentario, que si no me alargo demasiado.

    • Sofía permalink
      6 febrero 2011 14:09

      Por favor, continua con tu razonamiento …

      Gracias

  29. 6 febrero 2011 14:54

    Y 2:

    Razones sociales, sociológicas y psicológicas:

    En el mundo en que vivimos (en el mundo en que vivíamos antes no se planteaban ciertos “derechos laborales” al mismo tiempo que nos aplastan sin esfuerzo otros que fueron mucho más costosos de lograr)(ni se planteaba la necesidad de una jornada reducida para la escuela)niños y niñas (os/as@) reducen su vida a dos realidades. Su casa y su familia y el cole. En su casa se aburren (en su mayoría y en Madrid y sus ciudades satélite, protestan, rompen cosas o ven mucha tele, que es peor). Explico: Hace ya años, niños y niñas teníamos una tercera realidad (al menos fuera de la zona más urbana e industrial de Madrid. La calle.
    Era una realidad no siempre bonita y a veces dura, pero era mucho más real que la virtual de ahora. Allí crecimos, aprendimos normas, nos llevamos broncas de los/as@ vecinos/as@ (impensables ahora) y descubrimos la sociedad. Esa realidad era mucho más importante que el colegio, que por lo general estaba demasiado reglado (las normas de nuestros juegos las discutíamos nosotros/as@, las del cole estaban puestas). Si hubiera existido la jornada continua entonces, habríamos sido aún más felices. Habríamos llegado a casa, comido y ¡a trotar! ah, y los deberes habrían durado menos y sido más provechosos.

    Ahora es en el cole donde, con suerte, que a veces ni eso, el niño juega con otros, corre en un espacio un poco más amplio (el patio, que antes comparábamos con una cárcel, ahora es mucho más amplio que el redil-corral de columpios) discute sus normas grupales, aprende juegos (nadie nos los tuvo que enseñar entonces)…

    El peligro social viene ahora. No hay calle. Si el niño llega a casa a las dos y pico, sin paseo por el parque o compras con mamá (¿a qué prisas, si por la tarde no hay cole?) después de comer, los más afortunados se echan la siesta. Si no, les queda “Sálvame”, “Gran hermano 24 horas” (¿nadie va a recordar a la sociedad de donde viene el nombre “Gran hermano”?, léanse 1984 de George Orwell, si es que aún no lo han leído y tiemblen.), “Teletienda”, “40 latino” y ya ni tan siquiera un canal de noticias que aún no entendían. Eso o marear la perdiz en internet (atentos a la aberración de los “Leañecos”)

    O la Play o aburrirse como una ostra.

    Yo iría aún más lejos: En el cole volvería a normalizar las sesiones de una hora y a salir a las cinco o dedicaría la tarde a un solo área experiencial. Cuando he tenido oportunidad de organizar el horario de mi/s@ grupo/s@ en ese sentido lo he hecho y ha funcionado de maravilla.

    Sin entrar en la realidad que al niño le ofrezca la familia- hay familias para todo, como siempre hubo- No existe otra realidad más adecuada a esas horas que la del cole. Otra cosa es que el fallo real no está en el cole si no, también como siempre, en el planteamiento inicial de la educación (y de la sociedad), los currículos fuera de la realidad, la falta de acercamientos prácticos en muchas escuelas, el absurdo sometimiento a los libros de texto, en su mayoría repletos de errores, inconcreciones, planteamientos sesgados… Pero esos ya son motivos para discusiones mucho más duras y farragosas.

  30. 6 febrero 2011 15:45

    Y 3: Y sigo luego, después de comer y de un programa de radio en mi jornada partida del Domingo:
    Razones laborales:

    Piedra de toque y si algún/a@ colega lo lee, posible semilla de enfrentamiento dialéctico, pero hay que tenerlo, porque si no los/as@ que no razonan e imponen se impondrán, como siempre a los/as@ que razonaríamos si nos escucharan/leyeran.

    En los últimos años estoy cada vez más contento de ser interino y haber perdido aquella primera oportunidad de “funcionarizarme”.

    He compartido claustros en centros privados (la concertada es privada) públicos, jóvenes, mayores, estables, estancados, activos, “constructivistas”, deconstr.. (ah no, que esos son cocinas), grandes, pequeños, de pueblo, de Madrid, de ciudad satélite, de barrio marginal, humilde, obrero, pobre, rico, con A.P.A.S, A.M.P.A.S, ampas propiamente dichas… de derechas, de izquierdas, sin ideas políticas, sin ideas… de “Giner de los Ríos” de “F.A.P.A” de configuración propia…

    Y a donde quería llegar: De jornada partida, de jornada continua y en proceso de cambio (dato importante) y aquí voy a destapar (bueno, supongo que los/as@ miembros/huyss@ de “Giner” no lo ignoráis).

    Las razones principales que en claustro y/o/aeh aeh petit comiteé defienden los/as@ revolucionarios defensores de la jornada continua…

    Ojo (un poco de tensión escénica…) actualmente trabajo en un centro de jornada continua (no hace falta que investiguéis) y estoy muy contento porque el centro funciona muy bien, pero es que el centro que funciona bien, funciona bien y el que funciona mal lo hace independientemente de la jornada de trabajo.

    Eso sí, presiento que si este centro funcionara en jornada partida, seria muchísimo mejor.

    Sí, es más cómodo llegar a casa pronto (según, algunos nos “comemos” la hora de la comida en el camino; Las dos tardes de trabajo (si quieres) cunden mucho más que las exclusivas del mediodía; descansas más de los niños; y quizá, te llevas menos trabajo a casa. Recordemos que en nuestros horario, que no es de 25 horas (las lectivas) ni de 30 (las exclusivas) ni de 35 (las de la comida) hay estipuladas 5 horas de trabajo en casa (o sea 40, como cualquiera que no tenga trabajo basura en negro con abuso laboral patente) y que quienes lo consideramos oficio y vocación nos llevamos el trabajo a casa aunque no queramos.

    Venga, a lo que íbamos. He oído el razonamiento muchas veces y he asistido a votaciones para implantar la jornada continua o el “bilingüismo”, por desgracia en rotunda minoría. El razonamiento para defender la continua siempre es: “Jo ¡Qué gozada, llegas a casa a las dos y pico (tú que vives cerca, muchos llegan a las tres y pico con el buche hueco o, si paran a comer a la misma hora que antes) y algunos (hay está la diferencia entre maestros/as@ y profesores/as@) añaden: “y te olvidas”.

    Y a la hora de las votaciones, las únicas personas que aluden a razones pedagógicas son las defensoras de la jornada partida, las demás solo quieren salir antes, en apariencia “currar menos” (lo mismo, en ambas jornadas quien curra más curra más y quien curra menos, curra menos) y, en los peores de los casos, devolvérselos a sus madres/padres@ antes y que les atiendan ellos/as@.

    Por el lado de las familias, tampoco os librais de la quema. La mayoría de los/as@ electores/as@ de la jornada continua están supeditados a jornadas laborales o condiciones que hacen más fácil recogerles a las dos, ahorrarse el comedor, no tener que volver a traerles y recogerles por la tarde o dejarle en casa de la abuela hasta que lleguemos. Con suerte, la abuela no se traga el “Sálvame” ni ve a jovenzuelos/as@ desocupados/as@ rascándose la barriga u otras cosas en sofá, ve la telenovela.

    Razones pedagógicas pocas veces he escuchado a no ser que tengáis más tiempo para poneros a hacer los deberes con ellos/as@ (¡Qué en caso de que “haigan” los tienen que hacer ellos/as@ solitos/as@!)
    Las únicas buenas razones para sacarlos antes son estar más tiempo con ellos/as@, si no, olvidad otras razones.

  31. 6 febrero 2011 18:30

    Y ahora vamos a la otra experiencia.

    Fui maestro de escuela libre. Dábamos clase de 10 a 14 horas.

    Y ya está.

    Teníamos muy claro que era la mejor jornada para niños y niñas. Dormían bien, venían con ganas, a veces nos despertaban a los maestros y generalmente curraban como enanos y aprovechaban cada segundo de escuela. Se decidió esto cuando la gente que gestionaba la escuela se dió cuenta precisamente de lo que se discute en este foro. De nueve a diez los niños(y niñas) no rendían y después de comer no querían volver a la escuela.

    Ahora bien: Vivíamos en una aldea sin carretera; padres y madres nos demandaban que hiciéramos como en “Summerhill” (siempre tan realistas); Los/as@ niños/as@ querían aprenderlo todo (nos reclamaban escuela de ciudad con sus libros, horarios, reivindicativos/as@ ellos/as@); por la tarde iban a la huerta, ayudaban en casa, montaban a caballo, participaban en fiestas o corrían por el monte. A veces venían a casa y nos pedían deberes para reafirmar algún aprendizaje, o para jugar al rol (eso tan monstruoso que no podemos hacer para enseñar Historia, Inglés, alternativa (valores) o simplemente para enseñarles a pensar y trabajar en grupo (“si no llegas a un acuerdo con tus compañeros/as@ de aventura sale un monstruo y lo mismo pierdes tres puntos de vida”)…

    Claro, se daban condiciones idílicas. En algunos pueblos o ciudades de algunas provincias, puede que aún se viva tan a gusto como para instaurar una jornada continua que no nos estrese a niños/as@ y profes/as@, se podrá seguir jugando en la calle, hacer cosas prácticas a la salida del cole, jugar y pelearse con los/as@ amigos/as@, descubrir, en general, vivir en particular. En Madrid no.

  32. 6 febrero 2011 19:43

    Por cierto, me he permitido publicar alguno de vuestros artículos en el blog de “Seguimos en la nada”. Espero que no importe y que sirva para difundir ideas sobre educación que luego no ponemos en común en los claustros. En fin.

  33. Sofía permalink
    7 febrero 2011 21:50

    He releído varias veces los anteriores comentarios del anterior maestro participante y tengo que agradecerle su sinceridad y claridad.

    Muchos de los que participamos en este foro somos de la generación de preescolar, EGB, BUP y COU, más selectividad previa a la Universidad. Hemos estudiado en doble sesión de mañana y tarde (efectivamente en clases de una hora casi completa) de 9 a 1.30 y de 3 a 5 horas, casi toda mi vida escolar, y nunca se produjo en esos años ningún problema relacionado con los horarios de profesores y/o de padres que quisieran recortar el tiempo de estancia dentro del colegio, que yo sepa. Se seguía el axioma clásico de “si estudias, apruebas” y “si no estudias, suspendes o repites curso”

    Me he sentido bastante identificada con la realidad familiar y social que describes, en Madrid. Aunque no creo que sea sólo una realidad exclusiva de Madrid.

    Comparto tu percepción de la realidad actual social, de lo que pasa cuando los niños se quedan en casa enganchados a la tele o las maquinitas, de lo agotadores que son los niños, de que no todos los padres pueden salir a las 2 y decir “me olvido”, etc.

    También veo que existe un mundo idílico en pueblos o aldeas tipo Summerhills y otro el de la dura realidad en grandes ciudades como Madrid, donde la calle ha dejado de ser un espacio de juego; en contrapartida, ahora existen más parques y jardines. Pero por las tardes están a diario casi vacíos ya que casi todos los niños siguen su jornada en las extraescolares.

    En fín, estoy de acuerdo que el sistema de aprendizaje y de estudio de mañana y tarde es la que mejor se adecúa a la realidad social y familiar. Y desdeluego nos enseñó bien a todos los que andamos entre los treinta y cuarenta. Por eso yo quiero lo mismo para las siguientes generaciones, que andan bastante más “flojitas” que nosotros.

    Todo lo demás, es rizar el rizo y embarullar por el gusto de embarullar. Y crear problemas cuando lo que deberíamos de atender es cómo solucionar el fracaso escolar, el abandono prematuro en secundaria, en no crear jóvenes tipo “granhermano” -qué gran fracaso de la sociedad-…

    Lo único que no te he entendido bien es lo referente a la Giner de los Rios.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s