Skip to content

Las mentiras del profesorado sobre la jornada continua (2)

19 octubre 2010

.

.

.

.

.

En mi post anterior expliqué que con frecuencia las escuelas aprueban la jornada continua, porque lamentablemente, algunos docentes, por suerte no todos, pero tal vez demasiados, proporcionan información falsa a los padres de sus alumnos para que voten a favor del cambio de horario.

Si a estas falsedades añadimos un proceso organizado y controlado por el profesorado en el cual este colectivo es parte interesada, tenemos otra de las razones por las que a veces se aprueba la jornada continua: un proceso antidemocrático que no protege los intereses del alumnado.

Para entender la situación, es necesario hacer un breve análisis de algunos aspectos del proceso de cambio de jornada escolar.

Ante todo, hay que tener muy claro que existen dos posturas diametralmente opuestas respecto a la jornada continua:

  •  por una parte, el profesorado y sus sindicatos que reivindican la jornada continua para mejorar las condiciones laborales de los docentes; muchos de ellos aseguran que la jornada continua mejora el rendimiento del alumnado, reduce el fracaso escolar, mejora  la calidad de la educación, aunque nunca demuestran que sus afirmaciones son ciertas;
  • por otra, las federaciones de asociaciones de padres de alumnos y muchos especialistas que consideran que la jornada continua presenta muchos inconvenientes y que la jornada partida se adaptada mejor a las necesidades educativas del alumnado.

La información

Si leemos cualquier proyecto de jornada continua que preparan los docentes, vemos que sólo recogen la postura del profesorado y nunca mencionan la opinión de las FAPAs ni de los especialistas. La pegunta es, ¿por qué? Se trata de un proyecto del centro y si  el objetivo es elegir el mejor horario escolar para la educación de los niños, ¿por qué razón el profesorado no informa de la postura de la CEAPA, de las FAPAs y de los especialistas en este tema? Lo cierto es que en estos proyectos no consta ninguna opinión contraria a la implantación de la jornada continua. Insisto, ¿por qué? Así, los folletos informativos que reparten los docentes parecen folletos publicitarios de la jornada continua porque sólo hablan de supuestas ventajas que nunca demuestran, pero no mencionan los inconvenientes de este horario. Por tanto, podemos afirmar que toda la información que el profesorado proporciona a las familias es parcial, omite información de interés general e induce a error.

El debate

Nunca ha habido un debate serio sobre la jornada continua, y seguramente nunca lo habrá porque es difícil defender una postura basada en argumentos que no se pueden demostrar, y evitando hablar de información tan importante como la postura de las FAPAs, la opinión de los especialistas respecto a los inconvenientes de este modelo, o que el cambio de horario mejoraría considerablemente las condiciones laborales del profesorado. Sólo hay que entrar en cualquier foro de discusión sobre este tema, para constatar que los argumentos educativos para justificar la jornada continua brillan por su ausencia, mientras que las descalificaciones acaparan todo el protagonismo.

En este blog hemos intentado iniciar el debate en muchas ocasiones, pero no lo hemos conseguido, simplemente, porque cuando los docentes no pueden responder a las preguntas de los padres, abandonan el foro. Y en las escuelas, como no se pueden ir, cuando el profesorado no puede contestar, se ofende porque los padres no confían ciegamente en su opinión profesional, entonces el tono de la conversación empieza a subir y comienzan los enfrentamientos que cada año dañan irreversiblemente la convivencia en numerosas comunidades educativas.

Las votaciones

Para que las votaciones sean válidas, es preciso que participe un porcentaje mínimo de padres del censo.

  • Los padres pueden votar por adelantado, entregando un sobre cerrado con su voto al profesorado. La pregunta es, ¿quién es el responsable de custodiar estos sobres? Según el procedimiento, el responsable no es una persona neutral, sino el profesorado que, no olvidemos, es parte interesada en este proceso. Y no insinúo nada, sólo digo que el proceso no garantiza en absoluto, que en todos los casos, cuando se abren los sobres en el recuento, los votos correspondan realmente a los votos que los padres depositaron inicialmente en el sobre.
  • En algunos centros, los docentes establecieron que las votaciones no serían secretas y que los padres tendrían que escribir el nombre de su hijo en al papeleta con su voto, pero ¿cuántos padres se atreven a decirles por escrito a los maestros de su hijo que se oponen a una mejora de sus condiciones laborales?
  • En el Colegio Anduva de Miranda de Ebro, el profesorado llamaba a los padres a casa o los abordaban a la salida del colegio para recordarles de ir a votar porque todavía no lo habían hecho.
  • También hay centros donde sólo estuvieron presentes el profesorado en el recuento de los votos, o bien el profesorado y el AMPA que se había posicionado favorable a la jornada continua.
  • Finalmente, cuando en un centro no se aprueba la jornada continua, el profesorado en vez de respetar la decisión de las familias, vuelve a presentar el mismo proyecto y a proponer el cambio de jornada año tras año hasta conseguir implantarlo. ¿Por qué el profesorado no respeta la decisión de las familias?

Para volver a la pregunta que hizo un padre y profesor:

Si hace falta el 60% de los votos de los padres para la aceptación de dicha jornada (por lo menos en mi comunidad), ¿cómo es posible que los padres seamos tan tontos, ciegos o cobardes como para dejarnos engañar, si se trata del futuro de nuestros hijos?”

Como dije, los padres no son “tontos, ciegos o cobardes”. Los docentes tienen un conflicto de intereses y algunos de ellos abusan de la confianza de los padres de sus alumnos: los proyectos que presentan a las familias son parciales, contienen información falsa, datos que no se puede contrastar y omiten información de interés general; en las escuelas los docentes evitan los debates serios sobre la conveniencia o no de implantar este horario, y el proceso, al no reunir las mínimas garantías democráticas, no asegura que el resultado de las votaciones corresponda realmente a la voluntad de la mayoría de las familias.

Escrito por Cristina (Grupo Jornada Escolar)

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Odisey permalink
    26 octubre 2010 9:41

    Parece ser que se ha dicho todo lo que había que decir sobre la jornada continua: los padres han argumentado su postura, algunos de forma impresionante en la entrada anterior, mientras que los docentes siguen sin precisar en qué consisten las supuestas mejoras educativas de la jornada continua.

    Por otra parte, el profesorado debe unas cuantas explicaciones a las familias por omitir durante muchos años, la opinión de las Fapas y de los especialistas en los proyectos de jornada continua.

  2. angeles permalink
    5 diciembre 2011 14:56

    Hola soy madre y nueva en el Consejo Escolar, en la constitución del mismo me encuentro con la votación de la jornada continua, la cual no aparecia en el orden del día que yo tenia. Vote en contra y fui la única, por lo que con numerosos argumentos los docentes y los otros padres me convencieron. Ahora siento que me engañaron y que no estaba bien informada para contrarrestar dichos argumentos. Aún no se han celebrado las votaciones de los padres, y se les va a entregar una información sesgada para que voten a favor. ¿Qué podemos hacer los padres que no estamos de acuerdo? Además por estar en obras el colegio van a solicitar la jornada por obras que creo que no hay que votarla, pero no está para nada justificada. ¿Hay algo que se pueda hacer para paralizarla? Gracias.

    • antonio V. permalink
      12 diciembre 2011 13:08

      Hola Angeles, en principio no se puede llevar a votación nada que no este en el orden del día, por lo que puedes impugnar la decisión tomada en el Consejo Escolar.
      Todo depende de las ganas que tengas de luchar, si todos están de acuerdo en iniciar el proceso una vez que vuelvan a convocarlo todos votaran a favor y te querdarás sola con el voto en contra.

      Una vez iniciado el proceso tienes hasta que se celebre la votación (supongo que en febrero) para hacer campaña en contra de la jornada continua, en este blog encontrarás argumentos de todo tipo y experiencias de muchos padres.
      Según a la comunidad autónoma a la que pertenezcas la estrategia a seguir es diferente.

      Ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s