Skip to content

Conferencia de Rafael Feito Alonso sobre la jornada escolar continua y partida

31 octubre 2010

Conferencia de Rafael Feito Alonso, Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid – Santander, 23 de octubre 2010.

.

La presentación que aparece en el vídeo se puede ver en este enlace:  “Jornada escolar continua y partida”

.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Arancha permalink
    5 noviembre 2010 11:17

    Esta presentacion refleja la situacion que se vive en los colegios.
    Me preocupa el abuso moral de los profesores y no quiero ofender.
    No dan la informacion completa, si los padres reciben algo mas de su postura es porque la buscan o porque el APA o los padres del CE se la proporcionan.
    Se nos olvida que la Escuela publica como servicio publico tiene que buscar el bien global no el del individuo. hay que prestar proteccion a los mas necesitados y con menos recursos. Ademas que la educacion permite igualar a estos alumnos y compensar sus carencias.
    Es egoista esta situacion en la que al cambiar de etapa puedo cambiar de opinion, es decir, si considero que para mi hijo en infantil no es recomendable que este tres sesiones seguidas, porque tengo que oir de maestros ” planteate votar la jornada continua has cambiado de etapa y lo veras con otros ojos “. Tendre vocacion de servicio y me planteo las cosas como comunidad educativa

  2. Madre trabajadora permalink
    5 noviembre 2010 12:53

    Estoy de acuerdo con Arancha.

    La pregunta es, ¿por qué los docentes no quieren dar toda la información a los padres y que conozcan los inconvenientes de la jornada continua?

    La única respuesta que se me ocurre, y que alguien me corrija si estoy equivocada, es que los docentes quieren que se implante la jornada continua para mejorar su horario laboral, pero que si los padres saben que este horario tiene inconvenientes, evidentemente, no votaran a favor del cambio de jornada. Y si es así, ésto es un abuso porque las familias confían en el profesorado.

    Además, si en infantil los padres rechazaron la jornada continua, con más razones lo harán en primaria: el objetivo de la escuela es formar a todos los alumnos en las mejores condiciones posibles porque su futuro depende de ello. Si el profesorado no puede demostrar que la jornada continua mejora el rendimiento de los alumnos, pero que en cambio, este modelo presenta muchos inconvenientes (aumento de deberes, desigualdades ante la educación…) y además las escuelas privadas mantienen la jornada partida, no existen razones educativas para implantar la jornada continua en las escuelas públicas.

    Sin embargo, mientras el fracaso escolar no se detiene, el profesorado insiste en implantar un horario que les favorece personalmente pero que no ha demostrado ser efectivo para mejorar la educación de sus alumnos, sólo hay que mirar los resultados en Canarias, Andalucía o Extremadura, las comunidades pioneras en adoptar este modelo.

    • Anónimo permalink
      16 enero 2011 1:38

      Por motivos personales he vivido la jornada continua en tres centros diferentes de Castilla y León y he de decir que funcionaba muy bien. Los niños rendían por la mañana (no se si más pero desde luego no menos que con la jornada partida) y además podían realizar actividades extraescolares gratuitas impartidas por maestros del centro que les aportaban otros enriquecimientos y a las que muchos padres no tendríamos acceso de no ser por este tipo de jornada al no suponer coste alguno.
      No sean injustos, también hay padres que votaríamos de nuevo sí a este tipo de jornada.
      En mi opinión, el problema no es de la jornada sino de la implicación de las personas que la llevan a cabo (inspectores, maestros, padres…) Bien organizada, con responsabilidad a la hora de establecer los horarios, las actividades etc la considero positiva.
      En mi capital el centro que más años lleva con ella establecida (11 años), es uno de los que ofrece más calidad educativa y mejores resultados en cuanto a rendimiento.
      Desde Castilla y León, un saludo.

  3. 7 noviembre 2010 16:35

    Todo esto me parece perfecto.
    Muchos padres sabemos que esto es así. Que no solo no aporta nada positivo sino que, en todo caso, no trae más que problemas. Hace poco una amiga con sus hijos en un colegio cercano con jornada intensiva (Cercedilla) me decía que su hijo pequeño se queda frito encima del plato de la comida.
    Que el proceso de cambio de jornada solo abre una guerra en los centros, entre padres y padres y padres y docentes.
    ¿Una guerra? Si, porque ellos, los docentes, en lugar de dedicar su tiempo a sus responsabilidades, al final, ocupan una buena parte a buscarse partidarios. A intentar vencernos a los demás. Tiene narices.
    Por eso digo que me parece muy bien pero ¿quien va a tomar cartas en el asunto y hacer que esto cambie para evitar que los padres y, por extensión los niños, nos veamos metidos en esta devacle?
    ¿O tendremos que irnos todos a la privada antes de que haya algún cambio (si es que cambia)?

    Vicente

  4. Andrea permalink
    17 noviembre 2010 11:51

    Muy interesante. Gracias.

  5. Anónimo. permalink
    21 junio 2011 14:34

    Como docente, creo que sólo se intenta justificar este cambio a través de decir que es mejor para nosotros.
    Me gustaría que se replantearan dos cuestiones:
    -Primera: si son los maestros los que están constantemente en el aula y observan ciertas deficiencias o que se pueden realizar mejoras, ¿lo deben ocultar para que no parezca qué lo que buscan es sólo su mejora laboral?
    -Segunda y más importante referida a los niños,parece que se nos olvida buscar su bien pero son lo primordial, ¿es lógico que sometamos a los niños a jornadas más intensas que las de los propios trabajadores?
    Me explico para que se entienda bien y pongo un claro ejemplo que se da todos los días en miles de niños españoles: sus padres los dejan en la guardería escolar a las 8:00-8:30 a.m porque entrar pronto a trabajar y no los pueden llevar a las 9:00-9:30a.m, se quedan el comedor y continuan las clases de por la tarde terminando así a las 16:30 o 17:00 p.m (sin tener en cuenta el horario a posteriori de las actividades extra-escolares) es decir, niños entre 3 y 12 años están 8 horas o más en la escuela, ¿de verdad es un buen horario? ¿tienen qué hacer jornadas cómo los adultos?

  6. 18 octubre 2011 21:02

    Pidamos para nuestros hijos lo mismo que queremos para nosotros. Yo quiero para mí la jornada continua y para mis hijos que tengan más vida que la escolar. Hay otras actividades formativas que se ven limitadas con una jornada partida. Es triste, que de las 8 de la mañana que dejamos a nuestros hijos en el colegio, porque debemos ir al trabajo, hasta las 18:00 o más tarde que terminan las famosas actividades extraescolares, la vida de nuestros hijos sea solo colegio disfrazado de otra cosa. ¿Eso queremos para nuestros hijos? ¿y para nosotros?. Yo no lo quiero ni para ellos ni ´para mi.

  7. Jonas permalink
    28 noviembre 2011 9:18

    Existen colectivos que tienen este tipo de jornadas y a nadie les parece mal. ¿Por qué se quiere lo contrario para los niños? Banqueros, policías, bomberos, universitarios… Todos tienen jornadas laborales continuas y, pese a eso, la sociedad no se ofende. Parece haber un odio velado a los profesores: “Abuso moral por no utilizar un término más duro por parte de los profesores”?, señor Feito, ha estado usted muy poco en una escuela.

  8. Àlex permalink
    30 noviembre 2011 10:50

    Aún no entiendo por qué existe este empeño en que es una reivindicación laboral del profesorado. Quizás existan docentes que lo vean así, pero yo, que soy docente, de ventaja no le veo nada, al revés, son inconvenientes, y grandes. Si se pasa a hacer jornada continuada, todas las exclusivas (las horas de reuniones, de entrevistas a padres, de claustros, ciclos, de preparación de materiales y aula, de coordinacion con otros profesionales externos,…) se harían por la tarde. Actualmente se hacen a las 12:30 pero como hay que ir a comer para prepararse a las 15 horas las reuniones a menudo acaban con prisas. Esas prisas desaparecerían con las exclusivas por las tardes. Sigo sin entender donde está la reivindicación laboral, cuando los docentes harán el mismo trabajo.
    Respecto a lo que muchos llaman abuso moral, los docentes lo llamamos confianza, como cuando se dá una autorización firmada para ir a una salida o dar una medicación, cuando en lo que se piensa es en el beneficio del otro y no en el propio. Ahora, viendo lo visto, quizás es que esa confianza no exista en muchos casos.
    Como padre, también decir que me encanta la idea que mi hijo pueda elegir extraescolares por la tarde o ir con la familia (en caso de ser posible) y hacer actividades propias.
    Sobre los estudios sobre el rendimiento escolar, tendríamos que pensar en que el rendimiento escolar es competencial y global (existen ocho competencias básicas, inteligencia emocional, iniciativa, autonomía, convivencia,…), supongo que también hay que evaluarlo. Sobretodo el aspecto más importante en la evaluación y que no he visto ni un comentario al respecto en este bloc, conferencias y artículos: la felicidad del niño como motor de su aprendizaje y crecimiento personal y profesional.

Trackbacks

  1. Polémica en la elección de Jornada Continua en el CEIP Manuel Vázquez Montalbán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s