Skip to content

El verdadero debate sobre la jornada continua

10 febrero 2011

.

.

.

.

.

.

.

La directora de un colegio, publicó ayer un comentario en el blog y me gustaría responderle con este post. 

.

Buenos días Ana,

Hace dos años, nuestro grupo de madres y padres de alumnos creó una página de información sobre la jornada escolar para facilitar a las familias toda la información que, lamentablemente, el profesorado se niega a proporcionarles, pero que los padres deben conocer para poder tomar una decisión con criterio y con responsabilidad. También creamos este blog, para ofrecerles un espacio de debate, porque en las escuelas este debate es imposible y cualquier intento suele acabar en enfrentamientos. El motivo principal de los enfrentamientos es que el debate sobre la jornada escolar es falso, porque las verdaderas razones para implantar este modelo no son educativas sino laborales.

Esto es internet, y aquí todo el mundo tiene acceso a muchísima información. Y los padres han descubierto que en realidad, la jornada continua no tiene nada que ver con una mejora de la educación, que es únicamente una reivindicación del profesorado para poder disfrutar de las tardes libres. En este enlace encontrará más información sobre esta reivindicación laboral de los docentes. Y en este articulo  “La verdad sobre la jornada continua”,  un sindicato explica como consiguió implantar la jornada continua en la mayoría de las escuelas de Albacete. Tristemente, sólo habla de razones laborales y en ningún momento menciona a los niños o a su educación.

Siempre ha habido mucha desinformación sobre la jornada continua, pero ahora las cosas han cambiado. Y aunque no le gustará a muchos docentes, este es el verdadero debate sobre la jornada continua: una parte del profesorado desea implantar la jornada continua para mejorar sus condiciones laborales y, por supuesto, las familias no tienen nada que objetar, siempre y cuando los docentes demuestren que este modelo también puede mejorar la educación de sus alumnos y que es un horario adecuado para unos menores, sobre todo para los más pequeños de educación infantil, niños de 3 a 5 años que deberán soportar jornadas de cinco horas seguidas. 

Supongo que usted estará de acuerdo conmigo en que la prioridad es el bienestar de los niños y su educación, por encima de los intereses personales de los padres y del profesorado. Por tanto, si los docentes no pueden demostrar que este horario mejoraría el bienestar y la educación de todos los alumnos, no se debe implantar la jornada continua.

Pero además de este debate, hay otro tema importante: las mentiras, los engaños, las manipulaciones, los abusos, las presiones de una parte del profesorado de este país, para conseguir que las familias aprueben el cambio de horario. Una situación indigna que, lamentablemente, está haciendo mucho daño a la imagen de todo su colectivo. Y no son afirmaciones gratuitas, le invito a leer este post sobre el colegio de Socovos (Albacete) o este otro sobre un colegio de Leganés (Madrid). Cuando unos docentes no dudan en enfrentar a los padres de su comunidad educativa, en hacer todas estas cosas despreciables que he mencionado anteriormente y a utilizar a sus alumnos para conseguir beneficios personales, entonces la Educación en este país tiene un grave problema. 

Difícilmente se podrá reducir el fracaso escolar o mejorar los resultados del informe PISA, mientras se consienta esta falta de profesionalidad de una parte del profesorado que sólo se preocupa por mejorar su horario laboral en detrimento de la educación y del bienestar de sus alumnos.

No es mi intención ofender a nadie, pero la verdad a veces duele, y en defensa de los intereses de los menores, de su educación y de su futuro, es preciso hablar con claridad y decir las cosas como son, aunque no gusten. Así que invito a todos los docentes que puedan sentirse ofendidos por mis comentarios, a que me quiten la razón con argumentos.

En los centros de varios padres de nuestro grupo, también se inició el proceso de cambio de jornada porque unas familias lo solicitaron, y lo solicitaron porque el profesorado previamente les habló de las supuestas bondades de la jornada continua y propuso a las familias hacer una recogida de firmas para pedir el inicio del proceso. Algo similar pasó en este centro de Teruel donde el profesorado realizó una campaña de información y una consulta. Y yo pregunto: antes de que los padres de este centro utilizaran a sus hijos para reivindicar la jornada continua, ¿explicaron los docentes toda la verdad sobre este modelo a las familias? ¿Les avisaron de los inconvenientes de este horario? ¿Les explicaron que el rendimiento no mejora con la jornada continua y que los niños tienen más deberes? ¿Les dijeron que las Federaciones de AMPAs consideran la jornada partida más adecuada para los niños? ¿Que los expertos no aconsejan este modelo para la educación de los menores? 

Ana, en su colegio, ¿cuáles son los motivos educativos por los que los padres desean que se implante la jornada continua?  

El enfado y la indignación de muchos padres no se deben a que sean los docentes quienes inician el proceso, y aunque el profesorado consiga que las familias lo inicien por ellos, tampoco se evitará la “batalla campal” a la que se refiere. En realidad, los padres se indignan cuando se dan cuenta que ciertos docentes les están faltando al respeto y subestiman su inteligencia:

  • Siendo unos profesionales de la educación, los docentes elaboran y facilitan a los padres unos proyectos que no son rigurosos, son incompletos, contienen inexactitudes e inducen a error: las supuestas ventajas de la jornada continua son simples afirmaciones que ustedes nunca demuestran, no informan de las posibles desventajas de este modelo para la educación de los niños, tampoco informan de los argumentos de las Confederaciones y Federaciones de AMPAs ni de los expertos que son contrarios a este modelo. Supongo que usted coincidirá conmigo en que en estas circunstancias es imposible que las familias puedan tomar una decisión sensata.
  • Cuando el profesorado pretende hacerles creer que los estudios, las estadísticas o la opinión de los expertos no tienen valor alguno y sólo es válida la opinión subjetiva del profesorado que, no olvidemos, es parte interesada en este proceso.
  • Cuando el profesorado niega que la jornada continua mejoraría su horario laboral y sobre todos, cuando intenta convencer a los padres de lo contrario. Ahora todo el mundo conoce “La verdad sobre la jornada continua”, y se mire por donde se mire, el profesorado trabaja las mismas cantidades de horas, pero la organización de estas horas mejora considerablemente su horario laboral: sólo trabajan por las mañanas, pueden disfrutar de las tardes libres y conciliar su vida familiar y laboral.
  • Cuando los padres constatan “anomalías” en el proceso de cambio de jornada como las que describimos al final de este post.
  • Cuando los docentes utilizan a los menores como mensajeros para convencer a sus padres de votar a favor del cambio de horario. En este artículo, un maestro de Murcia explica:

“La Jornada Continua, a fecha de hoy, es una realidad en muchos colegios de la Región de Murcia y también en la localidad de El Pal­mar, porque: … “Quisieron los chiquillos, pues está claro, una vez más, fueron esos cómplices maravillosos que supieron transmitir a sus padres la tranquilidad necesaria (“noso­tros estamos preparados, parecían decirles”) para afrontar un cambio de esta envergadura.”

Fuente:  Educar en el 2000 – “La jornada continua en el Palmar”

En definitiva, los padres se indignan cuando se dan cuenta de que los maestros de sus hijos, están abusando de su confianza, les están engañando, manipulando y presionando para que voten a favor de la jornada continua, un horario que el profesorado reivindica para mejorar sus condiciones laborales, pero cuyos beneficios educativos para los niños, nadie puede demostrar.

Esta es la triste verdad de la jornada continua.

Lo siento mucho Ana, pero por todo lo que le explicado anteriormente, los docentes son los únicos responsables de “los vergonzosos casos de enfrentamientos directos entre familias y el profesorado” como usted dice.

En estos enlaces podrá leer los comentarios que escribieron unos compañeros suyos de la Comunidad Valenciana y de Aragón y entre otras cosas, descubrirá las razones por las cuales estos profesionales quieren que se implante la jornada continua:

Bien. Hablemos de las mejoras para la educación de los niños. Usted es directora de un colegio y el proyecto de jornada continua es un proyecto de “mejora pedagógica”. Por favor, ¿puede explicarnos en qué consisten las mejoras pedagógicas de la jornada continua?

Muchas gracias por su respuesta.

Un saludo

Cristina

.

———————————————————

Información relacionada:

Anuncios
18 comentarios leave one →
  1. libertadeduca permalink
    10 febrero 2011 18:27

    Todo el m. grupo de maestros aragoneses se están organizando para votar en masa la encuesta del periódico de Aragón. ¿Podéis alguien difundir la idea de que voten de forma que compense la convocatoria que han hecho en facebook?
    http://www.elperiodicodearagon.com/encuestas/encActual.asp?EncuestaID=21680

    • Jose permalink
      10 febrero 2011 18:51

      ¡Ya he votado! Gracias. De momento han votado menos de 500 persona y están justo a la mitad: 49,7% tanto a favor del sí como del no, y 0,61% Ns/Nc. Es decir que de los más de 1550 maestros de facebook solo han votado unos 250…

    • Ana permalink
      10 febrero 2011 19:09

      No me preocuparía por la encuesta, en realidad solo nos indicará cuantos de los más o menos 1580 maestros han votado, nada más, no es representativo. También he votado.

    • Gizmo permalink
      10 febrero 2011 20:15

      Sobre la encuesta: a esta hora han votado unas 570 personas y un poco más de la mitad está a favor. Es decir que en toda la comunidad autónoma menos de 300 personas quieren la jornada continua, cuando el grupo de Facebook tiene más de 1.500 miembros 😦

  2. Ana permalink
    10 febrero 2011 20:20

    Hola de nuevo,

    siento tardar en contestar, pero a pesar de lo que muchos opinen, el trabajo quita más horas de las que parece :), y lo digo sin ninguna acritud.

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expones, más que nada, porque no soy quien para juzgar las experiencias personales de cada uno y las relaciones de cada AMPA con su centro. Creo que mi post no fue en absoluto agresivo, sino todo lo contrario. Eso quería aclararlo en primer lugar porque el lenguaje escrito pierde las connotaciones de la comunicación verbal, y en ocasiones puede parecer lo que no es.

    Comprendo perfectamente todo lo que cuentas. Comprendo perfectamente que los padres/madres se sientan engañados. Pero también debes entender tú que no todos los centros son iguales, y que no todas las situaciones lo son. Dicho esto, voy a intentar responder y comentar lo que planteas.

    Sobre el exceso de horario para la Educación Infantil estoy de acuerdo. Antes, en los colegios empezábamos con 6 años, ahora con 3. Me parece que los horarios de infantil y primaria son absolutamente incompatibles, y no deberían ser iguales. Pero es que a día de hoy no entiendo por qué tienen que estar en el mismo centro. Ahí veo un error de la Administración Educativa, que debería diferenciar escuelas infantiles de escuelas primarias. Ahora, en las escuelas infantiles se atiende a alumnado de 0-3, y a partir de ahí ya van al cole con niños/as de hasta 11 años. Ahí está el primer error. Deberían estar en centros diferentes, con horarios diferentes, ya que sus necesidades son diferentes.

    Sobre que el debate sobre la jornada escolar es falso, comprendo leyendo todo lo que me envías que en esos lugares si lo es. Pero como podrás comprobar, en mi centro no es así porque yo misma estoy entrando aquí y en todos los enlaces que ofrecéis para poder ver más puntos de vista y ofrecérselos a mis padres/madres para que tomen una decisión. De hecho, me están siendo de gran ayuda. Yo no creo que mentir sirva de nada, porque, si consigues algo mintiendo, a la larga te saldrá más caro.

    Sobre lo que comentas de ofender, por mi parte, no me he sentido ofendida en absoluto, porque no me identifico con el tipo de profesorado que describes. Así que, tranquila). Supongo que se ofenderá quien si cumpla el rol que tú describes, el cual yo personalmente no comparto.

    En mi centro los padres/madres han solicitado la jornada continuada por tres motivos principales:

    1. Porque tenemos alumnado desde Educación Infantil hasta Educación Secundaria, y principalmente los padres/madres de estos últimos ven que sus hijos/as tienen poco tiempo para los estudios por la tarde. Esto es comprensible, porque el nivel de exigencia de la ESO es mucho más alto que el de los niveles anteriores.

    2. Aquellos cuyos hijos realizan actividades fuera del pueblo, tienen que realizar largos desplazamientos para llevarles a actividades deportivas y de otra índole, y ven que apenas les da tiempo.

    3. Muchas familias han vuelto al modelo tradicional de familia donde sólo trabaja un progenitor, y les gustaría poder pasar más tiempo con sus hijos/as por las tardes.

    Esto lo extraigo de las encuestas que realiza el centro anualmente a final de curso, donde se evalúan aspectos académicos y de organización del centro. Las propuestas de jornada continuada las indican los padres en el apartado que dejamos libre para que escriban lo que quieran.

    Sobre lo que comentas sobre la poca rigurosidad de los proyectos de modificación de jornada, estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo misma los he leído por internet, y dejan mucho que desear. Desde aquí me comprometo a enviarte el nuestro cuando esté terminado para que lo podáis examinar y, por supuesto, criticar. Porque yo no entiendo la crítica como algo negativo, sino como un punto de vista que yo no he llegado a ver.

    Sobre las estadísticas podemos hablar largo y tendido…Es increíble la cantidad de ellas que hay por la red que venden las bondades de uno u otro modelo. Nosotros no usamos ninguna, ya que hay tantas en ambos sentidos que no las consideramos objetivas. El otro día ví un interminable proyecto de un centro (creo que eran unas 200 páginas) donde había un montón de gráficos de barras donde hablaba de las mejoras en el rendimiento académico…Como docente que soy, sé perfectamente que las estadísticas pueden tener muchas lecturas según lo que queramos ver.

    Sobre la mejora del horario laboral, mi caso no es representativo. Porque debido al cargo que ostento paso muchas más horas en el centro de las que debería. Y, aunque la jornada varíe, seguiré estando esa misma cantidad de horas. No me importa quien lo crea o no, como dije en mi anterior post, entre mis compañeros hay de todo como en todas las profesiones; los que echamos más horas de la cuenta, y los que están esperando a que toque la sirena para salir corriendo.

    He estado leyendo los comentarios de otros profesores acerca del tema, siguiendo el enlace que me has indicado. Quizá me repita, pero yo esos no los puedo llamar compañeros. Ejercerán mi profesión, pero no son compañeros mios. Es totalmente normal que os indignéis, yo también lo haría en vuestro lugar. Y si algún maestro que lee esto se ofende, lo siento, pero no estoy por la labor de apuntarme al cooperativismo y renunciar a mis principios.

    Sobre lo que incluye un proyecto de mejora pedagógica, eso debes preguntárselo a los docentes de la Comunidad de Madrid que, si no recuerdo mal, es donde nace ese nombre. En mi comunidad se denominan Proyectos de modificación de jornada escolar, tal cual. No puedo hablarte de los de los demás, pero sí del mio. En mi centro se propone jornada continuada, mantener el servicio de comedor para todo el alumnado que tenga beca y para el que quiera utilizarlo; actividades extraescolares gratuitas impartidas por el profesorado (que obviamente no cobra por ellas) después de comer durante dos sesiones. Por si no me he explicado bien, el alumnado finaliza el periodo lectivo a las 14:00 horas, come hasta las 15:00 horas y tiene diferentes ofertas de actividades en dos turnos; un turno de 15:00 a 15:45 y otro de 15:45 a 16:30, para garantizar que todo el mundo pueda acceder a ellas. Es así porque al concentrar toda la actividad lectiva por la mañana, la oferta lúdica de la tarde debe ser amplia.

    Te repito que, si deseas ver el proyecto donde podrás comprobar tú misma todo lo que expongo, no tienes más que decírmelo. Obviamente, Ana es un pseudónimo y no voy a decir el nombre de mi centro en un foro público, pero en privado te daré toda la información que requieras.

    Un saludo.

    • Cristina para Ana permalink
      11 febrero 2011 9:31

      Buenos días Ana,

      Tal vez no me he expresado correctamente, pero me parece que usted no ha entendido del todo lo que cuento en el post, porque en realidad, no es que los padres se sienten engañados por le profesorado, sino que el profesorado está engañando a los padres, es una afirmación.

      Es verdad que no todos los centros son iguales, todo depende de la dirección del centro, pero lamentablemente, los proyectos son siempre igual de engañosos y el debate es siempre igual de falso, entre otras cosas, porque el profesorado insiste en negar que la jornada continua mejoraría sus condiciones laborales y siempre intenta convencer a las familias de lo contrario.

      Y lo siento mucho, pero usted también lo hizo. En su primer comentario escribió:
      “Pero lo mismo que digo esto, debo comentar que me duele ver como se comenta una y otra vez que los docentes buscan una mejora de sus condiciones laborales; lo único que se cambia es la organización del horario, pero no la cantidad de horas que se trabaja. Y lo digo con conocimiento de causa, porque me he hartado a escuchar en diferentes centros que “los profesores quieren trabajar menos e irse antes a su casa”. Solo quiero dejar claro que, las pongan como las pongan, las horas son las mismas, 25 lectivas y 5 de dedicación exclusiva al centro, además de 7 horas de trabajo personal en casa.”

      Se mire por donde se mire, cuando un centro aprueba el cambio de horario, los maestros de este centro consiguen la jornada laboral continua: trabajarán las mismas cantidades de horas, pero la distribución de estas horas será muy diferente y mejorarán considerablemente sus condiciones laborales: sólo trabajarán por las mañanas, podrán disfrutar de las tardes libres y conciliar su vida familiar y laboral, como los demás funcionarios.
      Por tanto, mientras usted insiste en afirmar que el cambio de horario no mejoraría las condiciones laborales de los docentes y que ustedes han iniciado el cambio de jornada solo porque lo han solicitado unos padres, lo siento, pero en su centro, el debate también será falso.

      Estoy de acuerdo con usted en que se debiera diferenciar la educación infantil y la educación primaria, con horarios diferentes porque las necesidades de los niños son diferentes. Pero la situación actual es que los menores están juntos en las escuelas y que el cambio de horario escolar les afectaría a todos.
      Me dice que está de acuerdo con todo lo que expongo en el post, por tanto, para usted, la prioridad es también el bienestar de los niños y su educación, por encima de los intereses personales de los padres y del profesorado. Mi pregunta es, ¿pueden ustedes demostrar que concentrar las cinco horas lectivas en una única sesión es un horario adecuado para unos menores de edad, tanto los de infantil como los de primaria? Y me refiero a obligar a unos niños de 3 a 11 años a soportar cinco horas lectivas en una sesión con media hora de descanso, en vez de repartir este tiempo en dos sesiones con dos horas y media de descanso.

      Respecto a los tres motivos principales por los cuales los padres de su centro han solicitado la jornada continua, a continuación sólo me referiré a los niños de primaria, los menores de 6 a 11 años.
      La jornada continua beneficiaría a los niños cuyos padres no trabajan o tienen la jornada laboral continua, tienen cierto nivel de formación y conocimientos para poder ayudar a sus hijos a hacer los deberes, y disponen de recursos económicos para pagarles actividades extraescolares por las tardes.
      ¿Es está la situación familiar de la mayoría de los niños de su centro?
      Estos niños serían unos privilegiados y, afortunadamente por ustedes, sería la situación de sus hijos si el profesorado de su centro consigue la jornada laboral continua.

      Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de las familias de este país trabajan por las tardes y por tanto, aunque les gustaría, no pueden pasarlas con sus hijos; no pueden estar con ellos en casa para motivarlos a estudiar en vez de mirar la televisión, jugar con el ordenador o salir a la calle con sus amigos, para ayudarles a hacer los deberes, muchos deberes, porque los niños con jornada continua tienen más deberes que los niños con jornada partida.
      También es cierto que muchos padres no tienen una formación suficiente para poder ayudar a sus hijos con los deberes ni enseñarles hábitos de estudios. Y si además estos padres no disponen de recursos económicos para pagar a sus hijos clases de refuerzo, ¿quién les explicará a estos niños lo que sus maestros no tuvieron tiempo de explicarles en clase por falta de tiempo a causa de la concentración horaria? ¿Quién les enseñará a ser constantes y a adquirir buenos hábitos de estudio si los padres no están en casa por las tardes? ¿Quién y cómo se evitará que la jornada continua perjudique a los niños que ya tienen dificultades, para que no se desmotiven y no se retrasen aún más respecto a sus compañeros, porque con la jornada continua tienen más deberes y no saben hacerlos solos?
      Y finalmente, también es cierto que no todas las familias disponen de recursos económicos para pagar actividades extraescolares a sus hijos.

      En definitiva, para que unos pocos niños privilegiados puedan disfrutar de las tardes libres en compañía de sus padres, a menos que ustedes puedan demostrar lo contrario, los demás menores tendrán que estudiar en peores condiciones y tendrán más dificultades en sus estudios: más deberes, más necesidad de apoyo extraescolar, lo que perjudicará a los alumnos que ya tienen dificultades y no reciben ninguna ayuda extraescolar. Y no debemos olvidar que el fracaso escolar empieza en primaria.

      Resulta muy desconcertante que usted, siendo una profesional de la educación y además la directora de un colegio, afirme que no usa las estadísticas porque no sirven para nada.
      Simplificando mucho, las estadísticas son unas herramientas indispensables para saber como van las cosas, digamos que son unos indicadores para saber si vamos bien o mal. Y si vamos mal, podemos reaccionar, analizar la situación, averiguar porque vamos mal y tomar las medidas correctivas y preventivas oportunas para solucionar los problemas.
      Si ninguna escuela en este país está utilizando estadísticas, creo que acabamos de encontrar una de las causas de los problemas de la Educación en España.

      Otra cosa es que usted prefiera negar la validez de los estudios que se basan en las estadísticas para concluir que el rendimiento de los alumnos no aumenta con la jornada continua, es decir, los estudios que contradicen las afirmaciones de sus compañeros y de sus sindicatos que aseguran lo contrario, pero nunca lo demuestran.

      No acabo de entender por qué razón afirma que “obviamente el profesorado no cobra por impartir actividades extraescolares”. La función del profesorado no es impartir actividades extraescolares y mucho menos sin cobrarlas, ¿por qué dice “obviamente”?

      Por favor, ¿puede precisar en qué consisten estas actividades extraescolares gratuitas para todo el mundo?

      Nos interesará leer su proyecto, aunque por lo que usted explica, no incluirá ninguna mejora educativa. Muchas gracias por hacernos llegar una copia en cuando esté terminado.

      Un saludo

      • Ana permalink
        11 febrero 2011 19:28

        Hola de nuevo,

        entiendo tu afirmación por los casos que aquí exponéis, pero sigo diciendo que no se puede generalizar a todos los centros y a todos los casos.

        Sobre la mejora de las condiciones laborales, voy a ver si esta vez me explico bien, pero creo que la falta de entendimiento es por la diferencia entre los proyectos que vosotros véis y aquí exponéis y lo que nosotros ofrecemos. En nuestro proyecto los profesores no se van todos los días a las 14:00 horas, que es la hora en que se van los alumnos/as. Los docentes se quedarían para realizar sus horas de trabajo personal y para reuniones del centro, por lo que, en nuestro caso, terminarían su trabajo dos tardes a las 16:30, dos tardes a las 15:00 y una a las 14:00. Así que, se mejora en que no se sale todos los días a las 16:30, pero..¿realmente crees que nos embarcamos en un cambio de jornada por tan ínfima diferencia horaria?Bueno, por pensar todos podemos pensar lo que queramos, solo faltaba. Supongo que no es lo que presentan en vuestros proyectos, porque yo también he visto algunos, donde el profesorado se va todos los días a las 15:00, ¿es así?.

        Sobre lo que me preguntas sobre si podemos demostrar que el alumnado puede soportar 5 horas lectivas seguidas, con el correspondiente recreo, te respondo de un modo muy sencillo: en junio y en septiembre, cuando tenemos la jornada solo de mañanas, mis alumnos rinden mucho más. Y en septiembre puede tener lógica, porque vienen de descansar en verano. Pero, ¿y en junio?. No soy pedagoga, ni psicóloga, soy maestra. Y he trabajado y estudiado en centros con ambas jornadas. Mi experiencia como alumna fue normal, siempre tuve buenass calificaciones y no recuerdo tener ninguna lipotimia (como he leído por algún sitio), ni me desconcentraba ni nada de nada. Y, por supuesto, mi experiencia puede no ser la de otro, yo te expongo la mía. Y como docente, la última hora de la mañana en jornada continuada es la que veo que se les hace más larga, pero es lógico ya que están deseando salir, al igual que tú en tu trabajo miras más el reloj durante la última hora que durante el resto del día. En mi centro entramos a clase actualmente a las 14:45 horas hasta las 16:30, y te aseguro que las tardes se les hacen muy difíciles. Te digo más, yo tengo la tutoría de 6º curso, aparte de la dirección del centro, y mis niños/as me dicen siempre: profe, ¿cuando ponéis la jornada de mañanas?, a lo que yo siempre les repondo que cuando sus padres/madres quieran, ya que no es mi decisión. Y a eso me remito…¿alguien le ha preguntado a los niños/as?A mi no me ha hecho falta, ya que me lo dicen ellos, es más, también nos lo han escrito en las encuestras del alumnado. Resumiento, y perdona por enrrollarme, puede que yo no te pueda presentar un gráfico de barras ni una estadística con barritas de colores, pero te aporto mi experiencia como profesional, el rendimiento es mejor cuando solo es de mañanas.

        Sobre la situación socio-económica de las familias de mi centro, en este caso no es relevante. Me explico, comentas que muchas familias deben ayudar a los niños/as en casa por las tardes, y que no todos pueden permitirse clases particulares. Totalmente de acuerdo. Pero eso sucede porque, debido a la masificación de las aulas, los docentes no pueden llegar al 100% a todos los chicos/as. Mi centro es rural, y tenemos muy pocos alumnos por aula, en ninguna hay más de 10. Es por eso que, afortunadamente, los docentes podemos llegar a todos los alumnos de un modo mucho más personalizado, porque supongo que estarás de acuerdo conmigo en que no es lo mismo dar clase a 6 que a 25.

        Hay un dato que proporcionas que no conocía, y me gustaría saber más sobre el tema. Es tu afirmación de que se mandan más deberes en los colegios de jornada continuada, me gustaría que me dieras algún enlace para leer o me explicaras de dónde sale la información. Más que nada porque no lo entiendo, en ningún caso pongo en duda tu información. Pero no encuentro el motivo de tener que mandar más deberes.

        Sobre el uso de las estadísticas es una valoración personal, ni es la valoración de mi centro ni la de mi equipo directivo. Me explico de nuevo; sobre las estadísticas no las valoro porque vayan en mi contra, de hecho, he visto estadísticas sobre los beneficios de la jornada continuada así que, si la razón fuera que no las usara porque no me vienen bien, usaría las que si me vienen bien. El caso es que las estadísticas no sirven en todo y para todo; una estadística es una selección de datos de una muestra que se extrapola a toda una población, pero en las estadísticas se pierden muchos matices como los que yo te estoy contando. Me gustaría que fueran más completas para poder analizarlas con objetividad; por ejemplo, tanto a favor o en contra de la jornada continuada, las estadísticas deberían incluir un estudio socioeconómico del entorno del centro, de las familias, etc… Si no lo hacen, no tiene sentido, porque no puedes extrapolar, por ejemplo, los datos de una estadística sobre la jornada escolar en Madrid centro a un colegio en un pueblo de Huesca, por ponerte un ejemplo.

        Cuando digo que obviamente no cobramos las clases es porque anteriormente he dicho que los alumnos no pagan por ellas; si los alumnos no pagan es porque los profesores no cobran. Las actividades extraescolares en mi centro varían en función de las peticiones de los padres y el alumnado; actualmente tenemos dibujo y pintura, baile, actividades musicales, informática, taller de manualidades e inglés para los alumn@s; y para los adultos tenemos gimnasia de mantenimiento e informática.

        Dime qué mejora educativa te gustaría encontrar en un proyecto, porque yo creo que en el nuestro doblamos las actividades extraescolares gratuitas que pasan de ser una hora de lunes a viernes a ser dos, la segunda de ellas sería Apoyo escolar. Y, por cierto, no sabes qué rabia me da que nuestro medio de comunicación sea escrito, porque sigo diciendo que en ocasiones no nos entendemos del todo bien, ya que falta el lenguaje corporal y los matices.

        Un saludo.

      • Cristina para Ana permalink
        11 febrero 2011 21:53

        Hola de nuevo Ana,

        Entiendo que sea incómodo para usted y sus compañeros que las familias sepan ahora la verdad sobre la jornada continua, que puedan demostrar que el profesorado desea implantar este modelo únicamente para mejorar sus condiciones laborales, que no existen razones pedagógicas que justifiquen el cambio de horario, que hay docentes que hacen cosas muy feas para poder disfrutar de las tardes libres y sobre todo, que una parte del profesorado de este país está jugando con la educación y el futuro de unos menores de edad.

        Entiendo que usted quiera intentar arreglar este desastre. Pero si cree que las familias cambiarán de opinión solamente porque usted niega que la jornada continua es una reivindicación del profesorado para mejorar sus condiciones laborales, cuando existen muchos documentos que demuestran lo contrario, porque niega la validez de los estudios, de los informes y de las estadísticas y menosprecia todo lo que es contrario a sus intereses, y pretende que creamos su opinión profesional simplemente porque usted lo dice sin demostrar nada de lo que afirma, está muy equivocada y subestimando la inteligencia de los padres.

        En dos años hemos publicado más de 200 posts en este blog, hemos desmontado la mayoría de los argumentos del profesorado y de sus sindicatos para justificar la implantación de la jornada continua. Ahora muchas familias de este país saben por qué razón sus comunidades educativas se fracturaron para siempre y porque perdieron la confianza en parte del profesorado.

        Es fácil afirmar desde el anonimato que su centro educativo es una maravilla y que no tiene nada que ver con otros centros donde ocurren cosas despreciables. Lo que ha ocurrido en muchas escuelas y sigue ocurriendo es muy grave por mucho que usted quiera restarle importancia.

        Como explico en el post, el debate ha cambiado, ahora los padres conocen la verdad sobre la jornada continua. Las familias no son tan ingenuas como piensa y si quiere que la crean, le invito a cambiar de discurso y a demostrar que sus afirmaciones son ciertas.

        Un saludo

  3. Ana permalink
    10 febrero 2011 21:36

    Corrección: Donde puse cooperativismo quería decir corporativismo.

  4. Grupo Jornada Escolar permalink*
    11 febrero 2011 22:43

    Hola a todos,

    Una vez más tenemos que moderar los comentarios antes de publicarlos.
    Os pedimos que por favor, argumentéis vuestras posturas.
    Los comentarios que contengan descalificaciones no serán publicados.

    Saludos

  5. libertad permalink
    11 febrero 2011 23:35

    la prensa sigue echando un capote a estos funcionarios de educacion

    http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=646425&

  6. Ana permalink
    12 febrero 2011 0:52

    Cristina, yo tengo exactamente el mismo anonimato que tú. Por tus palabras, demuestras un rencor hacia mi que no me he ganado, y pones palabras en boca de quien no las ha dicho: eres tú quien dice que yo pienso que las familias son ingenuas, eres tú quien dice que esto es incómodo para ti y eres tú quien dice que intento arreglar un desastre, y también eres tú la que dice que subestimo a los padres. Yo no he dicho nada de eso, tan sólo he dado mi opinión, que, como puedo ver, no te interesa en absoluto. Quizá tienes tan claro que todos los profesores pensamos así que no ves más allá de tus palabras. Creo que te estás convirtiendo en lo que no quieres ser, en vez de adoptar una actitud dialogante y “escuchar” (en este caso leer) las opiniones de los demás aunque no sean las tuyas. Si has visto en algunos de mis mensajes que esté intentando convencer a alguien, te invito a que los leas de nuevo. Sólo he contado mi experiencia personal. Es una lástima que no creas lo que te cuento sobre mi centro, porque yo no he puesto en duda nada de lo que me has contado. Y repito, demuestras mucho rencor que has acumulado por tu experiencia personal y lo viertes sobre mi, aunque no te preocupes que no me molesta en absoluto. Deberías leer los comentarios de otros padres que me han contestado, dando su opinión con respeto y preguntando aspectos que creen que les puedo contestar debido a mi conocimiento de mi profesión. Y creo que he contestado a todo lo que me has preguntado sin poner nada en duda en ningún momento, porque desde el momento en que entré en este foro para informarme y así informar a los padres/madres sobre la situación de la jornada escolar siempre he hablado con todo el respeto posible, sin atacar ni menospreciar a nadie. Si ha habido algún comentario que moderar te puedo asegurar que no han sido los mios.

    Yo no he entrado en este foro en ningún momento a convencer a nadie de nada, que todos somos adultos para formar nuestras propias opiniones. Pero parece que a ti te molesta enormemente que no tenga tu misma opinión. Como he repetido hasta la saciedad, hay informes a favor y en contra, y si tú dices que el profesorado no informa de los que están en contra y te creo porque no tengo ningún motivo para no hacerlo, pregúntate si tú has buscado y leído los que están a favor.

    Finalmente, decir que es triste que la experiencia de una docente para ti no tenga importancia, solo porque no soy pedagoga o socióloga o no he publicado un estudio con unos bonitos gráficos de barras. Supongo que sabes perfectamente que en este país nuestro la experiencia es muy valorada para cualquier empleo, y no pienso explicitar aquí mi curriculum porque no da lugar. Pero si te diré que todos los profesionales de la educación tenemos unos estudios a la espalda, así como la formación contínua y una oposición aprobada. Algo sabremos sobre educación si tenemos a vuestros hijos en nuestras manos. Y te digo una cosa, yo he sido crítica con mis compañeros maestros como podrás leer en mis mensajes, porque no soy una cínica y no niego lo que tengo alrededor, pero aún no he visto ninguna autocrítica por tu parte.

    No voy a contestar más mensajes tuyos, espero que no te sientas ofendida porque no lo hago como una ofensa. Te tomas esto como algo personal cuando no lo es, cuando solo soy una maestra con un cargo de responsabilidad que vierte sus opiniones en un foro libre y democrático, ya que en el título pone “intercambio de información sobre la jornada escolar continua y partida”, y parece que tú lo quieres convertir en “voy a demostrar lo malísimos que son los maestros”. Si no es así, te pido disculpas, pero esa es la impresión que da. Solo te digo una cosa, para mi las madres de mis alumnos son mis aliadas, no mis enemigas, no podemos educar a los niños de otra forma. E intuyo que tu relación con los docentes de tus hijos no es esa, y te invito a que la busques, por el bien de tus hijos que supongo serán lo más importante de tu vida.
    Un saludo, y espero que no te molesten mis palabras porque no van con esa intención.

    • Cristina para Ana permalink
      12 febrero 2011 9:26

      Ana, la gran diferencia entre usted y yo es que desde el anonimato yo he demostrado cada una de mis afirmaciones, mientras usted se limita a negar las evidencias sin demostrar nada y pretende que la creamos porque sí.

      Su opinión me interesa, interesa a las familias que leen este blog, y queremos escucharla, dialogar pero, por favor, demuestre que lo que afirma es cierto, porque lamentablemente usted se limita a mantener el mismo discurso que el que hay en todos los documentos impresentables que sus compañeros llevan más de una década copiando de un centro a otro y denominan “proyecto de mejora pedagógica” o “proyecto de jornada continua”, donde las mejoras pedagógicas brillan por su ausencia y cuyos argumentos hemos rebatido en numerosas entradas en este blog. Cuando un profesional como usted pretende que los padres la creamos sólo porque afirma cosas que no demuestra y encima niega la validez de los estudios y de las estadísticas que son contrarios a su punto de vista simplemente porque sí, lo siento mucho, pero está insultando nuestra inteligencia.

      Presente sus proyectos en cualquier empresa privada y con los mismos argumentos intente convencer de sus bondades a unos profesionales acostumbrados a tener que conseguir resultados porque de lo contrario sus empresas no sobrevivirán, y verá que se indignarán exactamente como lo hacen los padres de alumnos.

      Nadie empieza a construir un avión sin demostrar antes que podrá volar y no se caerá en pleno vuelo. Por favor, demuestre que la jornada continua no solamente beneficiará al profesorado, que no perjudicará a los niños, que favorecerá su aprendizaje, su educación y la creeremos. Andalucía leva 25 años experimentando la jornada continua y todos conocemos sus tristes resultados.

      Aquí no hay rencor ni nada por el estilo, sólo unos padres que quieren que todos nos comportemos como adultos responsables. Si ustedes como profesionales de la educación están convencidos de las bondades de la jornada continua y recomiendan este horario para mejorar el rendimiento y la educación de los niños, por favor, demuéstrenlo; si ustedes aportan argumentos sólidos, le aseguro que las familias votarán masivamente a favor del cambio de horario.

      Y en vez de hacerse la victima y salir del foro, ¿por qué no nos ha facilitado todos estos informes a favor de la jornada continua de los que habla, para demostrar que los padres estamos equivocados?

      Un saludo

    • Andres permalink
      14 febrero 2011 19:58

      Hola Ana,

      ¿Nos puedes dar el título o el link de los estudios favorables a la jornada continua, por favor?
      Gracias.

  7. Jose permalink
    18 junio 2011 15:10

    Muy interesante el comentario. Está claro que hay beneficios laborales para los docentes; sin embargo, creo que tu postura no es, claramente, objetiva.

    1º No hay investigaciones suficientes como para afirmar que la jornada continua sea negativa para el alumnado. Hay opiniones de “expertos” , que no han pisado un aula en su vida, contrarias a la jornada continua.
    2º Siempre se dice que no hay mejor investigador en el aula que el propio docente, ya que es el que observa diariamente la situación del alumnado. Esa relación docente-investigador. Sin embargo, destruyes la opinión que unos profesionales de la educación tienen sobre la jornada continua, dando más valor a los “expertos” que analizan la situación desde sus despachos, muy lejos de la realidad escolar.

    3º Consideras a los padres/madres como si fueran unos “idiotas” que se dejan engañar. Sinceramente, habrá padres que se dejen engañar. pero generalizar con todos los padres/madres no lo creo prudente.

    4º No valoras que el problema del cambio en la jornada escolar haya podido surgir porque “algunos padres”, debido a su situación laboral o lo que fuere, no pueden atender a sus hijos y el cambio les provoca grandes inconvenientes. Es decir, todo esto está originado porque la escuela debe cumplir el papel de guardería para que los padres se puedan “librar” de sus hijos.

    5º No planteas si resulta positivo que un alumno permaneza 8 horas diarias en la escuela y que no disponga de la tarde libre para divertirse o realizar cualquier actividad fuera de la escuela. La jornada continua supondría la permanencia de 5 horas para el alumando, mientras que la partida unas 8 horas. A eso añadir, que los niños también tienen deberes en la jornada partida de 8 horas.

    Por otro lado, quiero añadir que la escuela con horario partido o continuo, dispone de actividades extras que sirven para que el alumnado permanezca el mayor tiempo posible en la escuela. En colegios con jornada continua, un niño puede permaneces de lunes a viernes, de 9 a 6 de la tarde, 9 horas con sus descansos, comedor, etc. El debate debería orientarse sobre sí la escuela debe ser la guardería “gratuita”; también si es saludable que un niño entre a las 9 de la mañana y salga a las 17:50, llegando a casa a las 18:30 horas, no teniendo tiempo libre, ya que en invierno a las 18 horas es de noche. Por ahí debería orientarse el debate y dejar de llamar mentirosos, inútiles, tramposos, etc a los docentes, que al fin y al cabo son los que observan como los niños están destrozados, cansados, cuando regresan de comer a la escuela.

    Un saludo. Jose.

    • 22 junio 2011 14:48

      El mejor investigador en el aula, si, es el docente. Pero a menudo hace falta una visión transversal, ¿o no? Si a esto le añadimos una relación directa entre la falta de sinceridad con la que muchos informan u opinan del tema y los beneficios a obtener del cambio, quizás usar esa “visión transversal”, por supuesto sin olvidar la experiencia del maestro.
      En el punto 4ª, ya volvemos con la manida tontería de que el objetivo de los padres en endiñarles sus hijos a otros ¿No ve usted que ese es uno de los argumentos que les hacen perder cada vez más prestigio y credibilidad?
      ¿Que la escuela dispone de actividades para mantener a los niños en el colegio? si, todos los sabemos, aunque no todas la escuelas disponen de esas actividades ¿ah, no lo sabía usted? pues es así. Pero cuando existen casi siempre (donde vivo y amplios alrededores, siempre) cuestan dinero. La escuela pública española en la pocas cosas que en PISA sale bien es que es integradora y no diferenciadora. Pero, sepa usted que esto se va perdiendo, entre otras cosas con esto de las actividades que puede pagar quien puede. Y si no, los niños a casa con un hermano o vecino mayor ¿no conoce usted ningún caso de estos? yo, por desgracia, bastantes. Y si los niños deben permanecer tanto, tantísimo tiempo a veces en el colegio es por necesidad. Y tomarse eso con la poca seriedad que merece no hace más que seguir bajando el caché y la confianza en aquellos docentes que manejan esos ridículos argumentos.
      ¿Que los docentes están cansados? todos lo estamos. Imagínese la mayoría de los trabajadores con 21 días (laborables) de vacaciones al año y, a menudo, con dificultades.

      Es que jugar a ese juego que es el que juegan muchos docentes para justificar lo injustificable, no lleva a nada; y además perjudica su credibilidad.
      Yo no tengo que opinar ni votar el horario de los profesores. Y ahí empieza el problema. Y es aquí donde debería terminar. Pero eso no es posible. Los políticos pasan de este tema. Y los profesionales tienen demasiados intereses y, siento decir que, a menudo, poca vocación. Y cuando en otro sitio encontramos esa vocación (le puedo poner por ejemplo la Escuela de Música donde nuestra familia va a diferentes clases) comparamos. Y es inevitable hacerlo.

    • Antonio V. permalink
      23 junio 2011 0:51

      Hola Jose, soy padre y opino que estás desviando el tema:

      1º El proceso en sí es engañoso, sin ver las desventajas de la jornada partida se pretende que los padres vayamos a votar otro tipo de jornada porque los maestros dicen que es mejor y ese tipo de jornada mejor consiste en horario de mañana solamente. Esto para mi es tratar de engañar a los padres. Existen otras alterantivas que no se tienen en cuenta.

      2º En caso de que los padres se opongan los maestros empiezan un proceso de presiones, según se dice para presionar a padres, pero que lo sufren los niños. Por ejemplo no permitir que los padres asistan a ver a sus hijos en fiestas de fin de curso, no hacer regalos para el día del padre o de la madre y desprestigiar a todo el colectivo de padres que se oponga. Son actuaciones con un objetivo muy claro, que se repiten en todas las comunidades y que solo pretenden alcanzar la jornada continua de mañana, sin aclarar porque se quiere cambiar y sin importar a quien se lleven por delante.

      3º No tienes en cuenta que la escuela pública debe favorecer la igualdad entre alumnos, si dejas la tarde para actividades extraescolares de pago, irán a ellas los niños que puedan pagarlas.

      4º Todo docente sabe que cinco horas seguidas de mañana es demasiado para los niños y que un recreo de media hora es poco descanso. En jornada partida los niños disponen de dos descansos uno de media hora de mañana y otro después de comer que puede durar hora y media. Si un maestro tuviese que trabajar cinco horas seguidas sin despistarse un segundo e impartiendo todas las asignaturas el solo sin apoyo de otros compañeros que le tomen el relevo con otra asignatura para que el pudiese descansar seguro que vuestro sindicato protestaría. Pensad que los niños no tienen sindicato que les defienda.

      5º Los docentes también sabéis que a cuarta y quinta hora es donde más conflictos hay.

      6º La jornada continua no ofrece tardes libres, solo ofrece mañanas estresantes, tardes cargadas de deberes y actividades extraescolares a quien pueda pagarlas, el resultado de todo esto son desigualdades entre niños y abandono escolar por exceso de presión al concentrar tantas materias en tan poco tiempo.

      Otra cosa, los padres no queremos guarderías para nuestros hijos, el tiempo que podemos disfrutar de nuestros pequeños pasa demasiado deprisa y nos gusta disfrutar de su compañía el mayor tiempo posible, pero queremos tiempo de calidad con ellos y no dedicarnos a hacer deberes por las tardes ya que no pudieron terminarlos en clase, ni queremos verlos comer a las 14:30 h o a las 15:00h con la ansiedad con la que vienen ya que el recreo lo siguen utilizando para jugar por mucho que los maestros se empeñen en que lo usen para comerse el bocadillo.
      Esta idea de los docentes de que queremos guarderías solo la puedo comprender cuando viene de docentes que no tienen hijos, ya que de lo contrario ni se les pasaría por la cabeza.

      saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s